Aqualia
Connecting Waterpeople

Explicando el cambio climático a los niños de Chad

62
  • Explicando cambio climático niños Chad
  • El cambio climático no solo afecta a los osos polares, sino también a las vidas de millones de niños de todo el mundo que están en peligro de sufrir los desastres ligados a este fenómeno.
  • Escrito por Badre Bahaji, Oficial de Comunicaciones de UNICEF Chad en Yamena.

Sobre la Entidad

UNICEF
UNICEF desempeña su labor en más de 190 países y territorios para proteger los derechos de todos los niños. UNICEF lleva 70 años trabajando para mejorar la vida de los niños y sus familias.
Minsait
· 62

A los niños de los países industrializados o ricos se les enseña a no dejar las luces o los aparatos eléctricos encendidos, a no desperdiciar el agua del grifo, a caminar o montar en bicicleta en lugar de utilizar coches. En Tagal (Chad) no hay electricidad, ni grifos ni coches y, a pesar de ello, los niños de la región del lago Chad serán los primeros afectados por el cambio climático.

Estudios recientes demuestran que, en los últimos 50 años, la superficie del lago se ha reducido de los 25.000 kilómetros cuadrados originales a menos de 2.500, debido, especialmente, a que se está secando. Los expertos en medio ambiente atribuyen esto a las crecientes temperaturas resultado del cambio climático, que han afectado enormemente a los 20 millones de personas cuyo medio de subsistencia depende del lago Chad.

Me fui de mi casa cuando Boko Haram atacó nuestro pueblo

Conforme te acercas al lago Chad, el aire se llena de polvo y no hay más vegetación que algunos matorrales. Las vidas de los habitantes de la región están al límite, con un lago que se está secando delante de sus ojos. Mencionamos el tema del encogimiento del lago Chad a Aïta, de 8 años, pero ella no había oído hablar de ello. Utilicé unos restos de paja, unos palos y unas hojas del suelo para explicarle qué el lago Chad que ella conoce está desapareciendo.

“Pero si el agua del lago desaparece, nos moriremos de sed y no habrá más peces”, contestó, preocupada.“No conozco otra cosa que mi isla, mi casa y la canoa de mi padre. La primera vez que me fui de mi casa fue cuando Boko Haram atacó nuestro pueblo. No sé si volveré algún día”, afirmó. 

Los jóvenes que había sentados a nuestro lado se rieron. Yo le pregunté si entendía por qué el lago se estaba haciendo cada vez más pequeño. Se quedó pensando unos instantes y contestó: “Tal vez sea porque en muchos pueblos perforan el suelo para construir puntos de agua y acaban con toda el agua”. Los jóvenes que se habían reído antes estaban ahora sorprendidos por la razón que llevaba la niña con su comentario.

Semana del agua: "Quiero que el lago exista siempre"

También estuvimos hablando sobre el calentamiento global y el hecho de que la temperatura se incrementará en los próximos años. Ella me cortó: “aquí ya hace demasiado calor; necesitamos agua. Yo ayudo a mi hermana todos los días a recoger agua de la única fuente que hay en el pueblo. En cuanto a mí, me dedico sobre todo a lavar los platos y la ropa”.

Le pregunté si se le ocurría alguna solución, ya que dependerá de los niños, que son los adultos de mañana, encontrar las soluciones. Ella se me quedó mirando y exclamó: “Pero… ¡No es justo! Ustedes tienen que ayudarnos. Quiero que el lago exista siempre”.

Cuando nos despedimos de Aïta, me di cuenta de la importancia de enseñar a los niños a ser ciudadanos comprometidos, así como de demostrarles, sin que se asusten, que todavía estamos a tiempo de hacer algo contra el cambio climático.

La redacción recomienda

08/09/2017 · Vídeos · 71

Hurácan Irma: UNICEF protege a los niños en el Caribe