Aqualia
Connecting Waterpeople

Jorge Olcina: "Las inundaciones son el principal riesgo natural al que se enfrenta España"

4
504
  • Jorge Olcina: " inundaciones son  principal riesgo natural al que se enfrenta España"

Las inundaciones son la catástrofe natural que más daños genera en España. Los efectos del cambio climático no hacen sino empeorar las consecuencias de este fenómeno, cambiando los patrones climáticos, lo que podría derivar en unas inundaciones mucho más frecuentes y torrenciales.

En iAgua queremos conocer más sobre las inundaciones y cómo se gestiona este fenómeno en los diferentes escenarios urbanos, y por ello hemos contactado con expertos en la materia para que nos den su visión al respecto.

Hoy hablamos con Jorge Olcina, presidente de la Asociación Española de Geógrafos y director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de la Alicante.

Pregunta: ¿Cómo describiría la situación global que enfrentamos en el ámbito de las inundaciones?

Respuesta: En el mundo es uno de los peligros climáticos que más pérdidas económicas y de vidas humanas origina anualmente. En España es, sin duda, el principal riesgo natural al que se enfrenta el país.

Y el problema es que los modelos de cambio climático señalan que este tipo de eventos extremos, pueden incrementarse en los próximos años y décadas

P.- ¿Qué desafíos considera que enfrentan actualmente las grandes ciudades en relación a las inundaciones?

R.- Tienen que prepararse para la nueva manera de llover que ya se está registrando. Lluvias más intensas, en menos intervalo de tiempo. Por tanto, deben diseñar sistemas de evacuación de agua pluvial capacitados para recibir 100 litros en una hora, al menos.

Toda inversión en este tema es poca, porque estamos hablando de la salvaguarda de vidas humanas y de actividades económicas

P.- La magnitud y la potencia de las inundaciones parece estar aumentando en los últimos años, ¿cuál es el papel del cambio climático en este fenómeno?

R.- Está incidiendo en 2 procesos: la velocidad de la corriente en chorro de nuestras latitudes está siendo menor en los últimos años debido a que el calentamiento del Ártico resta diferencia térmica con latitudes medias y por tanto es más proclive a provocar ondulaciones en su recorrido, es decir, a generar más gotas frías. En segundo lugar, y como aspecto específico del litoral mediterráneo, el propio calentamiento que está experimentando el mar Mediterráneo, favorece los procesos de transferencia energética y de vapor de agua, cuando ocurren episodios de gota fría. Se forman nubes muy cargadas de agua y energía, que precipitan en corto intervalo de tiempo

P.- La intervención humana en la naturaleza también tiene sus consecuencias negativas, ¿existe una relación entre la evolución urbanística y el incremento de las inundaciones?

R.- Por supuesto. El ser humano ha invadido el territorio fluvial con impunidad en las últimas décadas y ello tiene consecuencias. Se han estrechado cauces, se han invadido, o se han utilizado como vertederos. Y cuando llueve fuerte, vienen las consecuencias.  Los cauces de ríos, barrancos y ramblas son dominio público hidráulico y deben respetarse. Si no, se incumple la ley.

P.- A menudo la prevención suele ser clave para evitar daños humanos y estructurales, ¿cómo puede prepararse España para una respuesta correcta ante una catástrofe natural de inundaciones?

R.- Tiene que asumir que es un problema importante y elaborar políticas integrales de investigación, gestión de territorios de riesgo y educación a la población. Así como tenemos el mejor sistema de gestión de las emergencias de Europa, en este caso, con participación coordinada de cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, bomberos, protección civil, UME, debe actuarse con la misma eficacia en la planificación del riesgo. Ello incluye la elaboración de planes y mapas de riesgo de escala urbanística, que sean realmente utilizados en los procesos de ordenación territorial. Si no, tendremos eventos como el ocurrido en la cuenca del Segura este mes de septiembre, con reiteración y gravedad de daños.

P.- Los planes de gestión del riesgo de inundación (PGRIs) son una herramienta básica para la disminución de los daños que producen las inundaciones. ¿En qué sentido pueden las confederaciones hidrográficas prevenir o reducir el impacto ante las inundaciones?

R.- Son un paso importante, pero deben complementarse en la escala local con la elaboración de planes municipales de gestión del riesgo de inundación. Esto es lo que falla en nuestro país. La escala local no termina de estar convencida de la necesidad de elaborar planes y dotar presupuesto para la gestión integral del riesgo de inundaciones, que incluye, obras estructurales, ordenación del territorio, educación para el riesgo y gestión de las emergencias.

El ser humano ha invadido el territorio fluvial con impunidad en las últimas décadas y ello tiene consecuencias

P.- Para acabar, ¿considera que se investiga lo suficiente en materia de inundaciones?

R.- Se investiga, pero nunca lo suficiente. Y además, en actual contexto de cambio climático, que ya está empezando a manifestar sus efectos en la circulación atmosférica y en elementos naturales (mar) hace que debamos revisar los métodos de trabajo y las propuesta de actuación para hacer más seguros nuestros territorios. Por tanto, toda inversión en este tema es poca, porque estamos hablando de la salvaguarda de vidas humanas y de actividades económicas.