Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
FLOVAC
FENACORE
MonoM by Grupo Álava
Smagua
Fundación CONAMA
Idrica
Cajamar Innova
ADASA
J. Huesa Water Technology
Filtralite
AGS Water Solutions
Xylem Water Solutions España
Siemens
Consorcio de Aguas de Asturias
Prefabricados Delta
Almar Water Solutions
TEDAGUA
Minsait
Catalan Water Partnership
Hidroconta
Hidroglobal
GS Inima Environment
AGENDA 21500
NTT DATA
ESAMUR
ISMedioambiente
Saint Gobain PAM
ACCIONA
Ingeteam
SDG Group
Sacyr Agua
TFS Grupo Amper
KISTERS
Agencia Vasca del Agua
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Gestagua
AECID
Fundación Botín
Grupo Mejoras
ICEX España Exportación e Inversiones
Likitech
Esri
Schneider Electric
Sivortex Sistemes Integrals
Asociación de Ciencias Ambientales
Fundación Biodiversidad
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Aqualia
Molecor
TRANSWATER
Red Control
Terranova
Ens d'Abastament d'Aigua Ter-Llobregat (ATL)
Amiblu
Aganova
Confederación Hidrográfica del Segura
Rädlinger primus line GmbH
IRTA
LACROIX
Global Omnium
Arup
Hach
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
EPG Salinas
IAPsolutions
s::can Iberia Sistemas de Medición
ONGAWA
TecnoConverting
Vector Energy
RENOLIT ALKORPLAN
LABFERRER
Autodesk Water
Kamstrup
Laboratorios Tecnológicos de Levante
ADECAGUA
SCRATS
CAF
MOLEAER
AMPHOS 21
HRS Heat Exchangers
Baseform
Lama Sistemas de Filtrado
Barmatec
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú
DATAKORUM
EMALSA

Se encuentra usted aquí

Investigadores de la UAM demuestran que las cianobacterias son bioindicadores del cambio climático

  • Investigadores UAM demuestran que cianobacterias son bioindicadores cambio climático
  • En un trabajo reciente, biólogos de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) argumentan que el actual cambio climático afectará a los microorganismos de suelos, principalmente cianobacterias, produciendo un reemplazo de las especies adaptadas a bajas temperaturas por aquellas mejor adaptadas a altas temperaturas, con una repercusión impredecible en la fertilidad de los suelos y la erosión.

Sobre la Entidad

Universidad Autónoma de Madrid
La Universidad Autónoma de Madrid (UAM) es una universidad pública que se fundó en 1968,2 momento en que sus facultades estaban dispersas por diversos edificios de la capital española. Es una de las seis universidades públicas de la Comunidad de...

El cambio climático es en la actualidad una realidad inequívoca. Los científicos han registrado aumentos significativos de la temperatura tanto a escala mundial como regional, con una repercusión clara en la respuesta de distintos grupos de organismos.

En un trabajo recientemente publicado en la revista New Phytologyst, biólogos la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) evidenciaron cómo el cambio climático puede afectar a las cianobacterias, unos microorganismos del suelo fundamentales para su fertilidad y mantenimiento en zonas áridas y semiáridas en la región mediterránea.

El trabajo fue llevado a cabo en biocostras de ecosistemas mediterráneos en un gradiente latitudinal y climático en España, a través de técnicas de secuenciación masiva de ADN y cultivos de especies aisladas.

La evaluación de la vulnerabilidad de las cianobacterias puede facilitar la propuesta de estrategias de gestión para minimizar el impacto del cambio climático 

“Esto nos permitió identificar las cianobacterias más abundantes y que crecen mejor con temperaturas más frías y aquellas que, sin embargo, ven potenciado su crecimiento cuando las temperaturas se incrementan, siendo más competitivas en estas condiciones”, describen los autores.

Temperaturas límite

Según la investigación, el establecimiento de los rangos de temperatura a los cuales crecen cada una de las cianobacterias analizadas fue de gran utilidad para determinar su vulnerabilidad frente al cambio climático.

Es previsible que incrementos en la temperatura tendrán un efecto sobre las poblaciones de cianobacterias que se verán reflejados en cambios en la abundancia y distribución de las especies, con sustituciones de especies dominantes y alteraciones latitudinales y altitudinales”, argumentan los científicos.

“El conocimiento de los límites de temperatura es esencial y nos permitirá desarrollar una herramienta, a través de la identificación de especies indicadoras, que facilitará la detección de cambios tempranos. Se favorecerá así una gestión adaptativa acorde a dichos cambios”, añaden.

El estudio argumenta que la evaluación de la vulnerabilidad de las cianobacterias analizadas puede facilitar la propuesta de estrategias de gestión que permitan minimizar el impacto del cambio climático sobre las especies.

Por otro lado, “la disposición de cultivos de cianobacterias y el conocimiento detallado de sus condiciones de crecimiento puede permitir utilizarlos en procesos de restauración de suelos degradados, evitando así la erosión y pérdida de suelos, así como en fertilización de campos de cultivo en lugar de fertilizantes químicos”, agregan los investigadores.

Los microrganismos que viven en el suelo mantienen esta cohesión o cimentación del suelo, evitando así su erosión

Habitantes de biocostras

Cuando viajamos por gran parte de España nos encontramos con abundantes zonas semiáridas, donde la lluvia y el agua escasean la mayor parte del año. En esos paisajes la vegetación es escasa y está formada principalmente por arbustos y algunos matojos de hierbas aisladas, que dejan al descubierto, sobre todo en verano y en invierno, zonas de suelo sin vegetación alguna.

Si paseamos por esos lugares un día de lluvia podemos ver cómo la tierra, antes sin ningún atisbo de vida, se pone de color verde. Si nos fijamos bien, estas zonas de suelo no son arena suelta, sino que tiene una especie de cementación, de manera que si intentamos levantar un poco de tierra nos llevamos un trozo más o menos grande.

En realidad muchas de estas zonas están habitadas por microorganismos. Son lo que llamamos costras biológicas de suelo o biocostras, y son los microrganismos que viven en el suelo los que mantienen esta cohesión o cimentación del suelo, evitando así su erosión.

Unos de estos microorganismos que viven en las biocostras son las cianobacterias, microorganismos pioneros que pueden colonizar suelos en zonas donde el suelo se ha degradado de forma natural o artificial, o donde la insolación y la falta de agua no son suficientes para que crezcan plantas.


Espacios naturales áridos y muestras de suelo analizadas en la investigación. / UAM

Muchas de estas cianobacterias forman filamentos y redes que estabilizan el suelo, también secretan sustancias polisacáridas pegajosas que, además de protegerlas a ellas mismas, proporcionan cohesión al suelo evitando su erosión. Además, otras producen pigmentos que proporcionan sombra al suelo disminuyendo la insolación.

Todos estos cambios provocan que el suelo también retenga más agua de las lluvias, el rocío o la niebla, y que pueda ser colonizado por hongos, musgos y líquenes, así como por pequeños protozoos y nematodos que forman parte de las biocostras. Posteriormente, si las condiciones lo permiten, también germinarán plantas vasculares.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.

La redacción recomienda