Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Vector Energy
Xylem Water Solutions España
RENOLIT ALKORPLAN
Minsait
Saint Gobain PAM
HRS Heat Exchangers
Molecor
Innovyze, an Autodesk company
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Sivortex Sistemes Integrals
AECID
ACCIONA
Baseform
LACROIX
J. Huesa Water Technology
ADASA
ICEX España Exportación e Inversiones
Schneider Electric
IRTA
Fundación CONAMA
Cajamar Innova
DATAKORUM
s::can Iberia Sistemas de Medición
Hach
Ingeteam
Filtralite
Fundación Biodiversidad
Fundación Botín
Confederación Hidrográfica del Segura
GS Inima Environment
Likitech
Grupo Mejoras
Red Control
Amiblu
KISTERS
AGS Water Solutions
Sacyr Agua
Almar Water Solutions
EPG Salinas
TRANSWATER
CAF
Hidroconta
Asociación de Ciencias Ambientales
IAPsolutions
TEDAGUA
Catalan Water Partnership
ADECAGUA
SCRATS
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Aqualia
Global Omnium
FENACORE
ONGAWA
Kamstrup
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Agencia Vasca del Agua
Idrica
ESAMUR
TecnoConverting
Rädlinger primus line GmbH
Barmatec
ISMedioambiente
FLOVAC
AMPHOS 21
Lama Sistemas de Filtrado

Se encuentra usted aquí

El proyecto ENVIROMICROB evalúa los efectos de la contaminación en microorganismos acuáticos

  • proyecto ENVIROMICROB evalúa efectos contaminación microorganismos acuáticos
    Marina Barbudo Lunar, José Alhama Carmona y Carmen Michán, del equipo de investigación de la UCO.
  • Contaminantes como microplásticos, compuestos farmacéuticos o productos de cuidado personal, entre otros, alteran la composición de los microorganismos presentes en sedimentos, aguas y en la coquina de fango.

Las bacterias, arqueobacterias, algas, hongos y virus son microorganismos que habitan en los océanos y mares. A pesar de su minúsculo tamaño, tienen un papel esencial en el equilibrio de los ecosistemas y del planeta al realizar funciones fundamentales para los ciclos del nitrógeno, del carbono o del fósforo, por ejemplo, y al constituir el primer eslabón de la cadena alimentaria. Ese papel principal, sin embargo, puede verse amenazado o suponer un peligro cuando entran en juego los contaminantes que llegan al Medio Ambiente. Estos contaminantes son cada vez más diversos. A los ya tradicionales hidrocarburos o metales se han sumado los más emergentes como microplásticos, compuestos farmacéuticos o productos de cuidado personal. Todos ellos son contaminantes que afectan en primer lugar a los microorganismos alterando la presencia o ausencia y abundancia de los mismos.

Así lo están comprobando el equipo de la Universidad de Córdoba y del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (ICMAN) con el proyecto ENVIROMICROB, con el que pretenden evaluar, a largo plazo, los efectos biológicos de los contaminantes en los microorganismos presentes en dos comunidades: los sedimentos y aguas, por un lado, y la coquina de fango (Scrobicularia plana) procedente de zonas del litoral andaluz, por otro lado. De esta forma se estudia la parte no viva (abiótica) y la viva (biótica).

Según la investigación, la contaminación disminuye la diversidad microbiana de las dos comunidades estudiadas. Por ejemplo, la exposición a los fármacos altera la biodiversidad bacteriana de la glándula digestiva de la coquina, afectando a su capacidad de degradar los contaminantes a los que está expuesta. El empleo de la técnica MALDI Imaging ha apuntado en la misma dirección. Gracias a esa técnica, el equipo ha conseguido obtener una imagen de coquinas procedentes de zonas relacionadas con mayores niveles de contaminación en las que se observan cambios moleculares en algunos de sus órganos, como el pie o la glándula digestiva.

Según la investigación, la contaminación disminuye la diversidad microbiana de las dos comunidades estudiadas

De esta forma, la exposición a los contaminantes cambia la composición, pero también la función de los microorganismos. A esto hay que añadir los procesos de biomagnificación y bioacumulación, esto es, que los contaminantes que los microorganismos no pueden degradar se van acumulando a lo largo del tiempo y se incrementan en la medida en que se sube en la cadena alimentaria.

Dado que dentro de esa cadena los contaminantes dañan en primer lugar a los microorganismos, su estudio es clave para poder tomar medidas y actuar. “Antes de afectarte a ti, un contaminante va a afectar a las cadenas tróficas inferiores. Si coges una muestra de campo y ves que los microorganismos están afectados, ya puedes ver que está pasando algo y puedes actuar antes de que afecte a los organismos superiores”, explica Carmen Michán, investigadora de la UCO en el grupo "Biología molecular de los mecanismos de respuesta a estrés". Así, el proyecto emplea los sedimentos, aguas y la coquina como centinelas que pueden ayudar a tomar las medidas necesarias para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 14 establecido por la ONU para reducir la contaminación en los océanos.

El proyecto “El microbioma ambiental: una herramienta para evaluar el impacto de los contaminantes clásicos y emergentes en áreas costeras (ENVIROMICROB)”, que cuenta con la colaboración del Servicio Central de Apoyo de la Investigación (SCAI) de la UCO, está financiado por el programa estatal “Proyectos I+D+i” de 2019 del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

La redacción recomienda

04/08/2023 · Agro

Emilio Camacho: “Los nutrientes en el agua pueden causar problemas de toxicidad y salinidad”

27/07/2022 · Agro

Julio Berbel: "La situación del regadío en la cuenca del Guadalquivir es bastante crítica"

22/07/2022 · Investigación

"La era digital y la transición digital nos ofrece grandes posibilidades en el regadío"