Hidroconta
Connecting Waterpeople
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
VisualNAcert
CAF
KISTERS
TEDAGUA
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Filtralite
Barmatec
NTT DATA
SCRATS
Fundación Botín
Ingeteam
Sacyr Agua
AMPHOS 21
Red Control
LACROIX
GS Inima Environment
Global Omnium
Hidroconta
Aqualia
Baseform
J. Huesa Water Technology
Kamstrup
Grupo Mejoras
ESAMUR
Fundación CONAMA
RENOLIT ALKORPLAN
Innovyze, an Autodesk company
Hach
Idrica
Rädlinger primus line GmbH
FENACORE
Confederación Hidrográfica del Segura
Aganova
Almar Water Solutions
Regaber
ICEX España Exportación e Inversiones
AECID
Schneider Electric
TecnoConverting
Lama Sistemas de Filtrado
Danfoss
Gestagua
Vector Energy
ADECAGUA
Catalan Water Partnership
Fundación Biodiversidad
MOLEAER
Sivortex Sistemes Integrals
Terranova
s::can Iberia Sistemas de Medición
AGS Water Solutions
Minsait
Molecor
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
ACCIONA
ONGAWA
Likitech
EPG Salinas
EMALSA
ISMedioambiente
TFS Grupo Amper
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Agencia Vasca del Agua
Xylem Water Solutions España
AGENDA 21500
Consorcio de Aguas de Asturias
STF
Asociación de Ciencias Ambientales
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Saint Gobain PAM
Amiblu
DATAKORUM
HRS Heat Exchangers
NSI Mobile Water Solutions

Se encuentra usted aquí

Las cáscaras de pistacho ayudan a limpiar las aguas residuales

Sobre la Entidad

Universidad de Extremadura
La Universidad de Extremadura es una universidad pública en la comunidad autónoma de Extremadura fundada en 1973. La Universidad de Extremadura está formada por 19 centros organizados en torno a campus: Badajoz, Cáceres, Mérida y Plasencia. 
  • cáscaras pistacho ayudan limpiar aguas residuales
  • Investigadores de las universidades de Extremadura y de Bath (Reino Unido) han desarrollado un filtro de carbón activado fabricado con cáscaras de pistacho. El dispositivo elimina contaminantes emergentes, como la cafeína, de las aguas residuales.

La polución del agua es una de las cuestiones que más preocupan en la actualidad, es por ello que el Departamento de Física Aplicada de la UEx, en colaboración con la Universidad de Bath, ha diseñado un filtro de carbón activado fabricado a partir de cáscara de pistacho, mediante un proceso novedoso y más sostenible que los métodos tradicionales, la hidrocarbonización.

El objetivo de esta investigación es producir filtros de carbón activo, material con alto contenido en carbono, elevada porosidad y química superficial específica para limpiar el agua de ciertos compuestos orgánicos (en particular, la cafeína, un contaminante emergente).

“El proyecto está dividido en dos secciones complementarias, una experimental, realizada en Badajoz, y otra de simulación, desarrollada en la sede de la Universidad de Bath”, declara Silvia Román, investigadora de la Universidad de Extremadura.

Por otra parte, en los últimos años los investigadores de este grupo han puesto su atención en aquella biomasa que es muy húmeda, por su potencial contaminante, por ejemplo el camalote, que además es una especia acuática invasiva prioritaria de especial relevancia en Extremadura. Aquí radica lo interesante de la investigación en hidrocarbonización, dado que otros métodos más tradicionales no funcionan si el material es húmedo.

La hidrocarbonización se basa en la trituración y disposición en condiciones homogéneas de la biomasa para después, introducidos en agua, someterla dentro de un reactor a un calentamiento en condiciones moderadas de temperatura (150 – 250 ºC), y presión (ésta se autogenera en el proceso). La acción de estas tres variantes: temperatura, presión y poder oxidante del agua da lugar a una degradación de esa biomasa para enriquecerse en carbono. El uso de los elementos biomásicos asegura la sostenibilidad ambiental de la técnica.

“En este estudio, hemos utilizado cáscaras de pistacho para este cometido por el poder calorífico que presenta este material, útil para generar energía, así como por su dureza, que en términos de adsorción es muy importante a la hora de aumentar la eficiencia del proceso”, explica Román. Además, los científicos han añadido ácidos y bases en diferentes proporciones, que aunque no consiguieron mejorar la porosidad del filtro de carbón activo, sí lo hicieron las propiedades de los grupos funcionales de la superficie, que también desempeñan un papel crucial en la adsorción.

Los buenos resultados obtenidos en la eliminación de la cafeína del agua a través de estos filtros biomásicos, animan al equipo de investigación a seguir explorando este mismo procedimiento para otros compuestos orgánicos que sean parecidos a la cafeína, así como continuar ensayando nuevas tácticas para mejorar directamente la porosidad del material del filtro, todavía una asignatura pendiente.

También esperan afianzar la cooperación con la universidad de Bath, de la que esperan recibir financiación a raíz de este éxito obtenido, sumándose así a la que ya reciben por parte del Ministerio y la Junta de Extremadura.