UPM Water
Connecting Waterpeople
ICEX España Exportación e Inversiones
NOVAGRIC
Vector Motor Control
Rädlinger primus line GmbH
Aigües Segarra Garrigues
FENACORE
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Molecor
Elmasa Tecnología del Agua
Insituform
Ulbios
Saint Gobain PAM
s::can Iberia Sistemas de Medición
BACCARA
ISMedioambiente
Fundación We Are Water
Aganova
EMALSA
Cibernos
UNOPS
J. Huesa Water Technology
Cajamar Innova
Catalan Water Partnership
Schneider Electric
ESAMUR
Global Omnium
Kurita - Fracta
Prefabricados Delta
IIAMA
Filtralite
Fundación CONAMA
Confederación Hidrográfica del Segura
Control Techniques
Innovyze, an Autodesk company
Consorcio de Aguas de Asturias
ACCIONA
Gestagua
Smagua
Isle Utilities
LACROIX
Red Control
Saleplas
Baseform
Idrica
Blue Gold
ABB
Barmatec
Lama Sistemas de Filtrado
NaanDanJain Ibérica
HANNA instruments
AZUD
DuPont Water Solutions
TecnoConverting
Likitech
Aqualia
Ingeteam
Regaber
AGENDA 21500
biv Innova
BELGICAST by TALIS
Grupo Mejoras
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Fundación Botín
IAPsolutions
Xylem Water Solutions España
AECID
Almar Water Solutions
STF
Hidroconta
Terranova
ITC Dosing Pumps
Fundación Biodiversidad
CALAF GRUP
GS Inima Environment
Grundfos
Elliot Cloud
Kamstrup
UPM Water
Hach
ADECAGUA
Asociación de Ciencias Ambientales
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
EPG Salinas
DAM-Aguas
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
CAF
Bentley Systems
Redexia network
FLOVAC
TEDAGUA
Minsait
Miya Water
SCRATS
Sacyr Agua
VisualNAcert
Agencia Vasca del Agua
8º Diálogos del Agua América Latina-España

Hace 700.000 años, en la Península Ibérica llovía el doble

  • Hace 700.000 años, Península Ibérica llovía doble

Sobre la Entidad

Universidad de Granada
La Universidad de Granada es una universidad pública española con sede en Granada y con campus en las ciudades de Granada, Ceuta y Melilla.

Un equipo internacional e interdisciplinar de científicos, en el que ha participado el prehistoriador de la Universidad de Granada (UGR) Juan Manuel Jiménez Arenas, ha estudiado la evolución climática durante el Pleistoceno Medio (hace 780.000-120.000 años) en la Península Ibérica utilizando los anfibios y reptiles que se han recuperado en los principales yacimientos con presencia humana en un intervalo temporal que va desde hace 850.000 de años hasta hace 150.000.

Gracias a esta investigación, sus autores han determinado que durante el Pleistoceno Medio llovía más que en la actualidad, con independencia de que la temperatura fuese más alta o más baja que la actual para un lugar concreto. En algunos casos, como los de los yacimientos estudiados de Cúllar-Baza 1 (Cúllar, Granada) y Cueva Victoria (Cartagena, Murcia), llovía en torno al doble de lo que lo hace hoy día.

En esta investigación, que lidera el paleontólogo Hugues-Alexandre Blain del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) de Tarragona, han participado también José Alberto Cruz Silva, de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (México), Vasiliki Margari del University College London (Reino Unido) y Katherine Roucoux de la University of Saint Andrews (Reino Unido).

Gracias a esta investigación, sus autores han determinado que durante el Pleistoceno Medio llovía más que en la actualidad, con independencia de que la temperatura fuese más alta o más baja que la actual

Jiménez Arenas destaca que “es bien conocido que los cambios climáticos han sido una constante a lo largo de la Historia de la Tierra. Concretamente, el periodo que nosotros estudiamos presenta una novedad importante: un enfriamiento global que se alterna con periodos más cálidos. Estas circunstancias van a condicionar de manera significativa, a veces dramática, el devenir de los seres vivos. Y de entre todas las especies de vertebrados, son las de pequeño tamaño, y especialmente las de sangre fría, como anfibios y reptiles, las más sensibles a las fluctuaciones de temperatura y precipitaciones”.

Las ranas del Pleistoceno eran como las de ahora

¿Cómo se puede reconstruir el paleoambiente a partir de ranas, lagartos, serpientes, etc.? Los anfibios y reptiles del Pleistoceno Medio son prácticamente iguales a los actuales. Lo único que varía es su distribución. Por tanto, resulta fundamental conocer dónde viven hoy, y bajo qué condiciones climáticas, estos singulares animales. A partir de aquí, los científicos establecen un rango de temperaturas y precipitaciones que se traslada al pasado.

Temperaturas superiores

Los autores de este trabajo han analizado también la diferencia de temperatura que existe entre el pasado y el presente. Y, nuevamente, el yacimiento cullarense cobra protagonismo. Efectivamente, hace 700.000 años en este punto de la cuenca de Guadix-Baza, la temperatura media anual era 4ºC superior a la actual; en el otro extremo se sitúa Cal Guardiola (Terrassa, Barcelona) donde 150.000 años antes era casi 4ºC inferior. Estas fluctuaciones se relacionan, obviamente, con las alternancias climáticas que caracterizan a este periodo temporal.

Por último, cabe destacar que la extensión de los bosques está relacionada tanto con las precipitaciones como con las temperaturas de los meses cálidos (a más lluvia y más frescor durante el verano, más cobertura arbórea). “Este hecho pone de manifiesto que una característica de los climas mediterráneos, la aridez veraniega como condicionante del retraimiento de las áreas forestales, nos viene acompañando por lo menos desde el Pleistoceno Medio”, señala Jiménez Arenas.

Sea como fuere, “nuestros antepasados pudieron y supieron adaptarse a un medio tremendamente cambiante ocupando regiones ciertamente hostiles. Y esto fue gracias a una cultura cada vez más compleja, donde los útiles llegaron a ser más especializados y eficientes y el uso y control del fuego más extendido, y a una sociabilidad heredada de nuestros antepasados y que se puede rastrear en el yacimiento de Dmanisi (Georgia) donde se registra la primera población que salió de África hace casi dos millones de años”, concluye el investigador de la UGR.

Redacción iAgua

La redacción recomienda