Aqualia
Connecting Waterpeople

Pepa Velasco: "Las actuaciones realizadas no conllevan la mejora del estado ecológico del Segura"

1
99
  • Pepa Velasco: " actuaciones realizadas no conllevan mejora estado ecológico Segura"

El proyecto Murcia Río, una iniciativa impulsada por el Ayuntamiento de Murcia, no ha contentado a todos los actores implicados en la restauración de espacios fluviales, incluidos los habitantes de la capital de la Región. Las medidas tomadas para mejorar el cauce en su tramo urbano, calificadas como necesarias, distan de la verdadera necesidad de integrar el Segura en la vida diaria de los murcianos. 

Para conocer la opinión de todas las partes, en iAgua hemos hablado con varios expertos en la materia que conocen de cerca la realidad de las actuaciones, como Pepa Velasco, profesora del Departamento de Ecología de la Universidad de Murcia.

Pregunta: ¿En qué estado se encuentra el tramo urbano del río Segura?

Respuesta: El tramo urbano del río Segura se encuentra muy alterado a nivel morfológico, hidrológico y biológico. El río se encuentra encauzado por un malecón (defensa contra las inundaciones), que limita por ambos márgenes con vías urbanas y edificios en el centro de la ciudad, dejando un cauce constreñido y reforzado en su mayor parte con escollera y unas motas paralelas al cauce que sirven de camino de servicio (ver fotos). Su caudal es muy escaso y está totalmente regulado aguas arriba, recibiendo la mayor dotación de aguas residuales tratadas, siendo su calidad físico-química de las aguas relativamente buena. A pesar de su alto grado de artificialidad, la deposición de sedimentos transportados por la corriente, especialmente con las avenidas, conlleva con el tiempo la aparición de hábitats de orilla e islas en el cauce. Sobre estos sedimentos se pueden desarrollar carrizales, juncales, y otra vegetación acuática, que constituyen áreas de nidificación y refugio de muchas especies de aves y otros vertebrados, aumentando el grado de naturalidad del río y su biodiversidad, situación que se llegó a alcanzar en la primera década del siglo. Sin embargo, en 2014 la Confederación Hidrográfica del Segura realizó el mal denominado y criticado proyecto “Proyecto de Recuperación Ambiental del Río Segura en el tramo urbano de la ciudad de Murcia”, que consistió en dragar sedimentos del río (hasta 1 m de profundidad) para dar mayor capacidad hidráulica del cauce y satisfacer la demanda de piragüistas, convirtiendo el cauce del río en un canal uniforme, desprovisto de hábitats de orilla y ribera, y por tanto reduciendo significativamente su diversidad. En estas condiciones alteradas, se ven favorecidas las especies invasoras, como el galápago de Florida, el pez sol, la lucioperca, el alburno, o la gambusia, siendo algunas de estas especies de peces un atractivo para los concursos de pesca que se vienen realizando en los últimos años en el tramo.

El tramo urbano del río Segura se encuentra muy alterado a nivel morfológico, hidrológico y biológico

P.- ¿En qué ha consistido la última intervención sobre el río?

R.- Actualmente se están desarrollando diferentes actuaciones en el tramo urbano por parte del Ayuntamiento de Murcia dentro del marco del Proyecto Murcia-Río (Jardín de las Alamedas, paseo fluvial, adecuación motas derecha e izquierda) que pretenden aumentar los servicios sociales que aporta el río, especialmente el recreativo, mediante la mejora de la accesibilidad al río, creación de paseo fluvial, carril bici, ajardinamiento, áreas de juegos, etc.). Desde el punto de vista ambiental, al menos se ha recuperado un pequeño reducto de alameda.

P.- En relación a este proyecto, ¿cómo evaluaría la actuación del Ayuntamiento?

R.- Constituyen unas actuaciones meramente de jardinería y arquitectónicas con un elevado coste económico y grado de artificialidad. Desde el punto de vista de paisaje urbano, ha primado la estética arquitectónica frente a la estética natural propuesta por diferentes foros profesionales relacionados con la restauración de ríos (1,2) así como de diferentes colectivos ciudadanos. Las actuaciones realizadas hasta ahora y pendientes de ejecución no conllevan en ningún caso la mejora del estado ecológico del río ni de otros servicios ecosistémicos de abastecimiento, de regulación y otros culturales aparte de los recreativos que ofrece el río. Se ha desaprovechado una gran oportunidad de recuperar ambientalmente el río, ya que a pesar de sus grandes limitaciones estructurales se podría haber conseguido con actuaciones mas blandas y sin mucho esfuerzo económico lo que se está consiguiendo con el río Manzanares en la ciudad de Madrid.

  1. WORKSHOP: “Rehabilitación ambiental de ríos urbanos”. Ayuntamiento de Murcia, 20/9/2016
  2. III Congreso Ibérico de Restauración Fluvial. CHS y CIREF, Murcia del 12-14/6/2019.

P.- ¿Qué problemas ha conllevado esta restauración?

R.- En las actuaciones realizadas en las motas del río, los problemas han derivado fundamentalmente de la utilización de especies exóticas y variedades de jardinería (Ulmus pumila y Populus bolleana o variedades ornamentales de baladre) para las plantaciones en lugar de las especies nativas típicas de las formaciones ribereñas del río Segura en su tramo bajo que fueron recomendadas por parte de un equipo de profesionales de la Universidad de Murcia y de la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) en un informe previo solicitado por el Ayuntamiento. La utilización de planta nativa de origen certificado para la revegetación de ríos es un principio básico que se debe cumplir, dado el elevado riesgo de propagación de estas especies exóticas por la corriente y de contaminación genética por hibridación con las nativas. Dichas variedades no están adaptadas a las rigurosas condiciones climáticas de la zona y dependen en gran medida para su supervivencia de riego continuado. Dadas las prisas en terminar las actuaciones con fines electoralistas, las plantaciones se están realizando en verano, la época mas desaconsejada por las elevadas temperaturas y fuerte evapotranspiración, lo que conlleva un gran riesgo para la supervivencia de las plantas. Creo que ha habido una mala coordinación y ejecución del proyecto por parte de la Concejalía de Urbanismo, Medio Ambiente y Huerta. Tras una fuerte crítica se han sustituido por especies autóctonas.

Desde el punto de vista de paisaje urbano, ha primado la estética arquitectónica frente a la estética natural propuesta por diferentes foros profesionales relacionados con la restauración de ríos

P.- ¿Qué medidas se han propuesto desde la Universidad de Murcia para integrar el río en su tramo urbano?

R.- Con el fin de conseguir el mayor grado de naturalidad del río, se propuso eliminar las especies vegetales exóticas en el cauce (ej: palmeras Washingtonia), revegetar la escollera con especies arbustivas (tarays y baladres) y desarrollar un estrato arbóreo de álamo blanco, acompañado de otras especies arbóreas (almeces, olmos) y arbustivas (mirto y el sazgatillo) junto con alguna trepadora, como la madreselva (Lonicera biflora) y la tapizante Vinca difformis. Se debía evitar la excesiva linealidad y regularidad en las plantaciones, la introducción de especies exóticas o variedades ornamentales, así como de elementos o materiales artificiales como iluminación, pavimento impermeable, etc.

Con fines educativos, se propuso el diseño de algunos carteles situados en los accesos al río, con las especies vegetales ribereñas, destacando algunas de las funciones ecológicas que desempeñan en los ríos. Con fines recreativos, se propuso colocar algunos asientos volados en el muro, con un diseño que no interrumpiera el caudal del rio en caso de avenida, y preferiblemente de piedra o madera natural. Dichos bancos, colocados en puntos estratégicos, además de permitir el descanso, favorecerían la contemplación del paisaje y organismos en el entorno del río.

P.- ¿Qué entidades u organizaciones cree que deberían estar implicadas en este tipo de acciones sobre el río?

R.- Todos los proyectos de recuperación deberían contar siempre con un soporte científico-técnico y por otro con los ciudadanos como usuarios directos de las actuaciones. Mediante procesos de participación pública (encuestas, reuniones, grupos de trabajo) se puede recabar las necesidades y preferencias de los ciudadanos y diseñar proyectos acordes a estas y a la vez que conlleven una mejora del estado ecológico del río. Actualmente, en el marco del proyecto Murcia-Río se ha organizado un grupo de trabajo con profesionales de las universidades de la región (UM y la UPC) asociaciones naturalistas y conservacionistas, técnicos del ayuntamiento y de la Confederación Hidrográfica del Segura para realizar propuestas de recuperación ambiental y social del río y su entorno de huerta en zonas periurbanas del municipio. Paralelamente se ha creado un proceso de participación pública, al cual el Ayuntamiento no le ha dado mucha visibilidad.  Sin embargo, frente a estas interesantes iniciativas, en el tramo urbano se están ejecutando proyectos alejados de las recomendaciones realizadas.

No creo que se haya valorado el proyecto desde el punto de vista de recuperación ambiental del río

P.- Murcia Río ha recibido recientemente el premio a la mejor obra hidráulica y de medio ambiente. ¿Qué opinión le merece esta distinción?

R.- Este premio promovido por la Comunidad Autónoma de Murcia y el Colegio de Ingenieros de Caminos, refleja el carácter fundamentalmente arquitectónico de los proyectos ejecutados, desde un punto de vista de obra de ingeniería civil. Aunque lleva la coletilla de “medio ambiente”, no creo que se haya valorado el proyecto desde el punto de vista de recuperación ambiental del río.