Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
TecnoConverting
GS Inima Environment
Terranova
ICEX España Exportación e Inversiones
Prefabricados Delta
SDG Group
Amiblu
Sacyr Agua
Filtralite
Cajamar Innova
ADECAGUA
TFS Grupo Amper
Sivortex Sistemes Integrals
Hach
AMPHOS 21
Global Omnium
AGS Water Solutions
Arup
LACROIX
Vector Energy
s::can Iberia Sistemas de Medición
RENOLIT ALKORPLAN
ACCIONA
Likitech
Saint Gobain PAM
Ingeteam
IRTA
Esri
MOLEAER
KISTERS
Fundación CONAMA
Laboratorios Tecnológicos de Levante
AECID
Barmatec
ISMedioambiente
DATAKORUM
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú
ONGAWA
Fundación Biodiversidad
FLOVAC
FENACORE
IAPsolutions
J. Huesa Water Technology
Molecor
ESAMUR
Xylem Water Solutions España
NTT DATA
Minsait
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Red Control
AGENDA 21500
Grupo Mejoras
Kamstrup
Consorcio de Aguas de Asturias
Ens d'Abastament d'Aigua Ter-Llobregat (ATL)
Agencia Vasca del Agua
Confederación Hidrográfica del Segura
Aqualia
Gestagua
CAF
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Idrica
Asociación de Ciencias Ambientales
Lama Sistemas de Filtrado
TRANSWATER
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Baseform
Rädlinger primus line GmbH
ADASA
Schneider Electric
HRS Heat Exchangers
Hidroconta
Siemens
MonoM by Grupo Álava
SCRATS
ANFAGUA
Hidroglobal
Autodesk Water
Aganova
EPG Salinas
Almar Water Solutions
EMALSA
LABFERRER
Fundación Botín
Catalan Water Partnership
TEDAGUA
Smagua

Se encuentra usted aquí

Bacterias eliminan cromo en las aguas residuales mediante un proceso de biorremediación

  • Bacterias eliminan cromo aguas residuales mediante proceso biorremediación
  • Con tres bacterias que se encargan de un proceso de biorremediación, investigadores de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín encontraron un sistema que ayuda a disminuir el problema de contaminación por cromo en una planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR) de Antioquia.

El ingeniero agronómico Juan Alberto Vélez Zuluaga, candidato a doctora en Ecología y autor del estudio, explicó que la investigación surgió después de una alerta que circuló en algunos medios de comunicación en la que se decía que en la planta de tratamiento había presencia de metales pesados.

“Investigamos lo que estaba pasando, y vimos que de los 10 metales pesados que reglamenta la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), 5 ni siquiera aparecían en los límites de detección de los equipos. Otros 4 estaban dentro del rango que permite la regulación, y solo 1, el cromo, aparecía con niveles altos en algunos meses del año, por lo que propusimos evaluar qué estaba pasando”, explicó.

En su forma hexavalente (Cr6+), el cromo causa daños en órganos y tejidos y puede llegar a ser mutagénico, teratogénico y carcinogénico, de ahí la preocupación por encontrar soluciones efectivas.

En la búsqueda, el equipo investigador encontró que el metal provenía de una curtiembre que usaba sales cromadas para darle color a los cueros en su fábrica de Itagüí. El ingeniero Vélez se fue hasta allá, les pidió a los propietarios que le permitieran hacer evaluaciones para intentar remediar el problema y ellos accedieron.

Observamos que el cromo discurría por unos canales desde hace muchos años y pensé: si encuentro algún organismo que sea capaz de vivir ahí, es posible entonces que haya microorganismos que usen el cromo para sus procesos y que puedan reducirlo a formas menos tóxicas”, agregó.

Recolección de muestras de aguas residuales con presencia de cromo. Foto: Juan Alberto Vélez.

Y tenía razón. Los primeros barridos arrojaron que había más de 32 esporulados bacteriales, que luego fueron aislados, estudiados y algunos purificados en el laboratorio. Luego, con ayuda de los docentes Sergio Orduz, Olga Montoya y Orlando Ruiz, y la asistencia de la estudiante de maestría Luisa Quiroz, se lograron perfilar 13 microorganismos (6 bacterias y 6 hongos) que tienen la capacidad de tomar el cromo tóxico (Cr+6) y convertirlo en cromo trivalente (Cr+3), un elemento vital.

“La diferencia entre la vida y la muerte son tres electrones. El cromo hexavalente es dañino y está muy disperso en el ambiente: se mueve de un cuerpo de agua a otro, se fija en el suelo, etc., y cuando pierde tres electrones (Cr+3) se hace más estable y se convierte en un elemento vital. Tres de esas bacterias hacen muy bien ese trabajo”, agregó el investigador.

Lo que más sorprendió al investigador de la UNAL fue la aparente simplicidad del proceso de biorremediación en la masa de biosólidos que, contrario a lo que pensaba, ocurre en cuestión de horas.

Cabe anotar que mientras la investigación se desarrolló, la empresa de curtiembres abandonó el Valle de Aburrá, por lo que el método aún no se ha aplicado en la PTAR de San Fernando, donde se realizó la investigación. Sin embargo, ya se adelanta un plan para implementarlo en una planta privada en el municipio de La Ceja, en el oriente de Antioquia.

“La ventaja es que es un método seguro, pues los microorganismos no afectan la salud humana”, concluye el investigador Vélez.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.

La redacción recomienda