Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Confederación Hidrográfica del Segura
ESAMUR
ADECAGUA
Idrica
Fundación CONAMA
s::can Iberia Sistemas de Medición
MonoM by Grupo Álava
MOLEAER
Asociación de Ciencias Ambientales
KISTERS
J. Huesa Water Technology
SCRATS
Hidroconta
Cajamar Innova
Minsait
Agencia Vasca del Agua
TRANSWATER
Amiblu
AGENDA 21500
ADASA
EPG Salinas
ONGAWA
TFS Grupo Amper
Arup
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Saint Gobain PAM
Ingeteam
DATAKORUM
Sivortex Sistemes Integrals
Esri
Baseform
Almar Water Solutions
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú
GS Inima Environment
Fundación Biodiversidad
Red Control
Terranova
TEDAGUA
Sacyr Agua
LACROIX
SDG Group
Rädlinger primus line GmbH
Aganova
Smagua
Autodesk Water
HRS Heat Exchangers
Barmatec
Fundación Botín
Gestagua
Vector Energy
ISMedioambiente
AGS Water Solutions
FLOVAC
CAF
Global Omnium
Hidroglobal
ICEX España Exportación e Inversiones
IRTA
Ens d'Abastament d'Aigua Ter-Llobregat (ATL)
Schneider Electric
Lama Sistemas de Filtrado
Hach
Siemens
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Kamstrup
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
AECID
IAPsolutions
Grupo Mejoras
RENOLIT ALKORPLAN
Aqualia
Likitech
Filtralite
Xylem Water Solutions España
LABFERRER
TecnoConverting
Molecor
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Consorcio de Aguas de Asturias
Prefabricados Delta
AMPHOS 21
Catalan Water Partnership
NTT DATA
FENACORE
ACCIONA
EMALSA

Se encuentra usted aquí

Las inundaciones en Colombia se estarían dando en mayor porcentaje del que se creía, según la UNAL

  • inundaciones Colombia se estarían dando mayor porcentaje que se creía, UNAL
    Las inundaciones en el país cubren un mayor porcentaje del que se creía; la clave estaría en las rondas hídricas de los ríos. Foto: Jeimi Villamizar, Unimedios.
  • Desde 2014 se ha pensado que la magnitud de las inundaciones es de un 27 % del territorio cada año, pero este porcentaje sería de hasta el 40 %, un desfase que según expertos de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) se deberían a la falta de comprensión sobre cómo funcionan las rondas hídricas —franjas de terreno aledaño a un río o quebrada— en regiones como la Amazonia, ya que no han sido medidas con exactitud y harían más difícil temas como la gestión de riesgo ante algún desastre.

Sobre la Entidad

En Colombia existe el Decreto 2811 de 1974, el cual establece el uso de rondas hídricas para construir viviendas y conservar los ríos. Aunque es un documento muy completo, en la práctica tiene dificultades, pues plantea que estas zonas tengan una distancia de 30 m a lado y lado del río o afluente, pero no considera los cambios que se presentan según el momento del año, o las épocas de sequía y lluvia intensa.

Así lo asegura el biólogo Santiago Duque, profesor de la UNAL Sede Amazonia, quien ha seguido de cerca el tema ambiental en esta región, en donde ha adelantado investigaciones y proyectos en los que se han medido estos fragmentos aledaños a los ríos. Así, encontró lugares en donde la ronda puede tener 1 km o 900 m, lo cual lleva a pensar en que es una zona con una alta probabilidad de inundación y se debe tener precaución.

Añade que desastres como el de Mocoa (Putumayo), ocurrido el 1 de abril de 2017 a causa de una grave inundación y que dejó alrededor de 1.400 muertos y 15.000 damnificados, se pudo prever teniendo en cuenta las rondas de los ríos, un aspecto ignorado por las autoridades locales, regionales y nacionales al hablar de estos temas en los territorios, por lo que hay vacíos e imprecisiones al respecto.

El profesor Duque ha participado en proyectos con la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Sur de la Amazonia, en los que han mejorado la capacidad para identificar estas zonas —ríos, quebradas y arroyuelos de Leticia, Florencia y Putumayo— utilizando escalas geográficas más precisas, esto quiere decir que en imágenes amplias del terreno se puede determinar qué tanto se acotan las rondas de los ríos en cada momento del año.

Para el experto, “la estrategia de poner muros en los ríos para que no se presenten inundaciones no sirve; por ejemplo, hoy el río Amazonas está retirando su cauce y se está desplazando a territorio peruano, por lo que es necesario cambiar los límites fronterizos y entender mejor los procesos de cambio de estos ecosistemas”.

La reforestación, un tema de nunca acabar

En la misma línea, el experto, director del Laboratorio de Limnología Amazónica de la UNAL, se refirió a la deforestación, un problema que también incide en las inundaciones y los cambios ambientales en la Amazonia, un lugar en donde cada árbol nativo en pie puede liberar hasta 1.000 litros de agua al día, por lo que insiste en que “urgen mejores estrategias y políticas públicas que vayan más allá del discurso sobre el cambio climático, que no es el causante de fenómenos como El Niño y La Niña”.

“La estrategia de reforestación que se adelanta hoy no resuelve el problema y se estaría haciendo de una manera poco eficiente, pues los árboles plantados no tienen el mismo impacto en términos de agua que los que se han talado”, indicó.

Aunque cifras del Sistema de Monitoreo de Bosques y Carbono del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) muestran que en 2022 la deforestación en el país fue de 123.517 hectáreas, lo cual representó una disminución del 29,1 % si se contrasta con las 174.103 hectáreas en 2021, la cantidad aún sigue siendo muy alta.

Hoy se presenta el fenómeno del “síndrome de los bosques vacíos”, que son lugares en donde ha colapsado el ciclo natural de la regeneración de especies de árboles y animales, ya que no existe una interacción beneficiosa y natural entre todas las partes del ecosistema.

“Necesitamos llegar a tener cero porcentaje de deforestación, es preferible tener un bosque en pie que reforestado, y hay que dejar de hablar del cambio climático como el principal problema y empezar a mirar los cambios ambientales globales que generamos cuando dañamos los bosques proveedores de agua”, asegura.

Este punto es determinante, pues el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible ya indicó que su objetivo de reforestación para 2026 será de 750.000 hectáreas, y en el Plan Nacional de Desarrollo el Gobierno estimó que su meta es reducir hasta en un 20 % la deforestación. Por eso, revisar cómo que se lleve a cabo este proceso es fundamental, pues, como dice el profesor Duque, “la preservación es la clave real para solucionar el problema”.

La conferencia formó parte del tercer día del VII Congreso Internacional de Gestión Territorial para el Desarrollo Rural, que agrupa el XIV Foro Internacional de Desarrollo Territorial y celebra los 60 años de la Facultad de Ciencias Agrarias de UNAL.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.

La redacción recomienda