Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
RENOLIT ALKORPLAN
Schneider Electric
DATAKORUM
Prefabricados Delta
Hidroglobal
Vector Energy
HRS Heat Exchangers
Smagua
Molecor
Consorcio de Aguas de Asturias
Cajamar Innova
FLOVAC
Kamstrup
Grupo Mejoras
Agencia Vasca del Agua
Lama Sistemas de Filtrado
ISMedioambiente
CAF
TecnoConverting
ICEX España Exportación e Inversiones
Innovyze, an Autodesk company
Almar Water Solutions
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
AMPHOS 21
Filtralite
IAPsolutions
Catalan Water Partnership
SCRATS
Aqualia
ONGAWA
Baseform
Sivortex Sistemes Integrals
MOLEAER
AECID
Red Control
Sacyr Agua
Fundación CONAMA
Confederación Hidrográfica del Segura
IRTA
NTT DATA
LABFERRER
FENACORE
Fundación Botín
TEDAGUA
ADECAGUA
Minsait
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Rädlinger primus line GmbH
Hidroconta
Ingeteam
ACCIONA
Amiblu
MonoM by Grupo Álava
Laboratorios Tecnológicos de Levante
ADASA
Saint Gobain PAM
EPG Salinas
Hach
GS Inima Environment
ESAMUR
AGENDA 21500
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
KISTERS
J. Huesa Water Technology
Asociación de Ciencias Ambientales
Xylem Water Solutions España
Global Omnium
Barmatec
Idrica
LACROIX
Likitech
Aganova
Fundación Biodiversidad
AGS Water Solutions
TRANSWATER
s::can Iberia Sistemas de Medición

Se encuentra usted aquí

El uso del suelo agrava la crisis del agua en Bogotá

  • uso suelo agrava crisis agua Bogotá
    Expertos advierten sobre el impacto del uso del suelo en la capacidad de retención y recarga de los acuíferos.
    Unimedios
  • Los expertos advierten del impacto del uso del suelo en la capacidad de retención y recarga de los acuíferos. Los cambios en el paisaje, especialmente en las cuencas hidrográficas, están alterando la tasa de infiltración de la precipitación, afectando directamente la cantidad y calidad del agua disponible para consumo humano y otros usos.

Sobre la Entidad

La crisis del agua en Bogotá es un problema complejo con múltiples causas y consecuencias. Dentro de los factores que han contribuido a esta situación está la escasez de lluvias por el fenómeno de El Niño, la disminución de los niveles de los embalses (entre ellos Chingaza, San Rafael y Chuza que abastecen a la ciudad), así como el aumento de la demanda y el deterioro ambiental.

Por eso, el pasado jueves inició el racionamiento de agua en Bogotá, implementado por la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB), una medida temporal que busca ahorrar al menos 2m3/seg de agua y así abastecer equitativamente el agua disponible. Por eso la ciudad se ha dividido en sectores que se turnan en la suspensión del servicio durante 24 horas.

En medio de esta preocupación por la disponibilidad de agua, el profesor Conrado de Jesús Tobón Marín, de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín, puntualiza que los cambios en el paisaje, especialmente en las cuencas hidrográficas, están alterando la tasa de infiltración de la precipitación, afectando directamente la cantidad y calidad del agua disponible para consumo humano y otros usos.

El experto indica que el uso del suelo altera la “tasa de infiltración” de la precipitación en las cuencas hidrográficas, la cual hace referencia a la velocidad a la que el agua lluvia penetra en el suelo.

“Como esta tasa de infiltración es la encargada de distribuir el agua, una fracción se va al suelo, lo drena y recarga los acuíferos. La otra fracción se va como drenaje superficial. Cuando se altera la tasa de infiltración se aumenta la tasa de escorrentía superficial y por ende se genera una mayor carga de sedimentos en cualquier parte, entre ellos los embalses”, precisa el profesor.

A partir del pasado jueves Bogotá y algunos municipios aledaños tendrán suspensiones alternadas de agua debido al bajo nivel de los embalses. Foto: archivo Unimedios.

Con esto, el experto quiere decir que cuando el suelo está sano y cubierto de vegetación, la tasa de infiltración es alta; esto significa que el agua se absorbe por el suelo y no se escurre por la superficie. Sin embargo, el problema ocurre cuando el suelo está degradado por prácticas agrícolas o ganaderas inadecuadas, pues el agua no se absorbe por el suelo y se escurre por la superficie. Esto significa que se pierde más agua en vez de ser almacenada en los embalses.

Agrega que, “la historia de la disponibilidad del agua está relacionada con usos inapropiados que dañan las propiedades del suelo, entre ellos la infiltración. A largo plazo esto genera múltiples problemas, entre ellos una disminución en la recarga de los acuíferos que finalmente no se recuperan”.

Ante este panorama surge la necesidad de aplicar medidas inmediatas y a largo plazo para enfrentar el desafío. El profesor dice que en el corto plazo está en manos de las autoridades y empresas de servicios de agua revisar y evaluar la capacidad de sus infraestructuras actuales, pero que además otras entidades busquen la forma de implementar prácticas sostenibles en la ganadería y agricultura intensiva para reducir el impacto en el suelo.

A largo plazo se destaca la importancia de la reforestación y la implementación de cultivos sostenibles para mejorar la infiltración y la retención del agua en el suelo. Expertos enfatizan que estas medidas no solo son cruciales para garantizar la disponibilidad de agua a largo plazo, sino que también fortalecen la resiliencia de los ecosistemas frente al cambio climático.

“Se deben abrir la mirada hacia esos ecosistemas y evaluar cuáles de ellos ofrecerán su materia prima, su capital, y por ende invertir en ellos hacia la conservación. Esa es la estrategia inmediata a seguir”.

Por su parte, el biólogo Federico Mosquera, miembro del grupo de investigación y docencia en Ecología del Paisaje y Modelación de Ecosistemas (Ecolmod) de la UNAL. manifiesta que la mirada a esta crítica situación se ha dado mayoritariamente a enfoques hidráulicos y se ha descuidado la comprensión de las interconexiones entre las diferentes regiones del país. Por ejemplo, la Orinoquia y otras regiones contribuyen significativamente a los embalses aledaños a Bogotá.

Por eso reitera que “es crucial que entendamos la dependencia de las grandes ciudades, como Bogotá, de otras regiones para su abastecimiento de agua y otros servicios ecosistémicos. Las ciudades densamente pobladas ejercen una presión considerable sobre los sistemas naturales, lo que puede llevar a problemas como la escasez de agua, la contaminación y los incendios forestales”, concluyó el experto.

La redacción recomienda