Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
ESAMUR
s::can Iberia Sistemas de Medición
AMPHOS 21
ACCIONA
IAPsolutions
Vector Energy
Hidroglobal
Hidroconta
LACROIX
TEDAGUA
Aqualia
Barmatec
Hach
Fundación CONAMA
DATAKORUM
Filtralite
ISMedioambiente
Sacyr Agua
Kamstrup
Idrica
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Agencia Vasca del Agua
Catalan Water Partnership
MOLEAER
Aganova
Likitech
ONGAWA
Confederación Hidrográfica del Segura
FENACORE
ICEX España Exportación e Inversiones
J. Huesa Water Technology
Lama Sistemas de Filtrado
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Rädlinger primus line GmbH
Saint Gobain PAM
Asociación de Ciencias Ambientales
Grupo Mejoras
AECID
KISTERS
Fundación Botín
CAF
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
GS Inima Environment
AGS Water Solutions
EPG Salinas
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Schneider Electric
Almar Water Solutions
HRS Heat Exchangers
Cajamar Innova
Amiblu
Molecor
ADECAGUA
Ingeteam
Global Omnium
ADASA
Minsait
IRTA
Baseform
FLOVAC
Xylem Water Solutions España
Red Control
Innovyze, an Autodesk company
TRANSWATER
Fundación Biodiversidad
TecnoConverting
Sivortex Sistemes Integrals
RENOLIT ALKORPLAN
SCRATS

Se encuentra usted aquí

Las aguas residuales, una fuente renovable de energía para climatizar los edificios

  • aguas residuales, fuente renovable energía climatizar edificios
    Pablo González-Cebrián/ Fotos iAgua.
  • Investigadores de la UPM han analizado el potencial de las aguas residuales como fuente de energía térmica para climatizar los edificios y han demostrado que resulta más eficiente que los sistemas geotérmicos tanto para calentar como para refrigerar las instalaciones.

Sobre la Entidad

Universidad Politécnica de Madrid
La Universidad Politécnica de Madrid, es una universidad pública con sede en la Ciudad Universitaria de Madrid.

¿Y si las aguas residuales y las procedentes del agua de lluvia que fluyen por el alcantarillado de las ciudades pudieran utilizarse como fuente de energía para climatizar los edificios? Eso es lo que se ha planteado un equipo de investigadores de la Escuela Técnica Superior de Edificación (ETSEM) de la Universidad Politécnica de Madrid que ha analizado el impacto que podría tener este recurso, hasta ahora desaprovechado a la hora de proporcionar energía a los edificios.

Para ello, los investigadores de la UPM han tomado como modelo un edificio de oficinas con un modelo de baja energía situado en Madrid y han evaluado si la contribución energética de las aguas residuales puede ser o no suficiente para climatizarlo y refrigerarlo.

“El objetivo principal de esta investigación es estimar el potencial de las aguas residuales para cubrir la demanda térmica anual de calefacción y refrigeración. El objetivo secundario es determinar el impacto que tienen las aguas subterráneas y pluviales en la eficiencia térmica de un intercambiador de calor de aguas residuales para garantizar el confort térmico en el interior del edificio”, explica Inmaculada Martínez, investigadora de la ETSEM y una de las autoras de este trabajo.

El objetivo principal de esta investigación es estimar el potencial de las aguas residuales para cubrir la demanda térmica anual de calefacción y refrigeración

Para ello, se tuvieron en cuenta distintos factores que podían influir en los resultados como en qué periodo del año podría ser más efectivo utilizar este tipo de energía, el impacto de las aguas pluviales en el caudal y la temperatura del sistema de alcantarillado y, en consecuencia, cómo se ve afectada la eficiencia de las bombas de calor en función de la temperatura del lado de la fuente, la demanda del edificio y la ubicación del intercambiador de calor dentro del sistema de alcantarillado o la hipotética eficiencia del intercambio térmico de las aguas residuales que fluyen por los sistemas de alcantarillado en función de las mediciones reales de temperatura y caudal.

Una opción más efectiva que los sistemas geotérmicos

Los resultados obtenidos por los investigadores de la UPM demuestran que las aguas residuales del alcantarillado que fluyen a más de 5 l/s pueden proporcionar energía térmica suficiente para satisfacer las necesidades energéticas de un edificio de oficinas con una demanda de 45 kW (60 W/m²). La eficiencia, indican, es mayor si hablamos de calefactar los centros que en el caso de la refrigeración, aunque los datos son buenos en ambos casos.

“La contribución energética de las aguas residuales del alcantarillado es más favorable en los escenarios de calefacción que en los de refrigeración, mejorando el rendimiento del sistema en más de un 22% en comparación con el sistema geotérmico. Por su parte, el agua de lluvia mejora el rendimiento en refrigeración en más de un 14% en comparación con los sistemas geotérmicos”, explican los autores.

La investigación demostró que el caudal es el parámetro que afecta más directamente al cálculo de la potencia máxima disponible en la red de alcantarillado, manejando la hipótesis de que el salto térmico sea constante (2 °C).

La contribución energética de las aguas residuales del alcantarillado es más favorable en los escenarios de calefacción que en los de refrigeración, mejorando el rendimiento del sistema en más de un 22% en comparación con el sistema geotérmico

“La red de alcantarillado urbano garantiza caudales suficientes y una renovación continua del agua durante todo el año, por lo que, la rentabilidad de un intercambiador de calor instalado en la red de alcantarillado, adecuadamente dimensionado, sería mayor que la de otros sistemas geotérmicos, además de garantizar la cobertura de la demanda energética del edificio con el máximo rendimiento.

A su vez, el rendimiento del sistema está determinado por las características de los intercambiadores de calor y la temperatura de la fuente. “Las aguas residuales en el sistema de alcantarillado mantienen un rango de temperatura constante y favorable, 15 °C a 25 °C, a lo largo de todo el año, debido al aporte continuo de calor del agua caliente sanitaria, y al atemperamiento geotérmico de las infraestructuras subterráneas de saneamiento, lo que hace que se constituyan como una buena fuente alternativa de energía”, añaden.

Datos que permiten una mejor colocación de los intercambiadores

Para los investigadores, la importancia de este trabajo, recientemente publicado en la revista Buildings, radica en que aborda uno de los múltiples subproductos que se pueden obtener derivados de las aguas residuales entorno presentes en el entorno de las edificaciones: la energía térmica y ofrece datos suficientes para decidir dónde colocar y cómo dimensionar los intercambiadores de calor en los sistemas de alcantarillado.

“El objetivo es aprovechar estas aguas como fuente de energía renovable, rompiendo el paradigma de estas como un residuo a eliminar y, reconociéndolas como un recurso con gran potencial”, explica la investigadora de la UPM. “Los resultados también pueden  ayudar a establecer un método predictivo o unas directrices de diseño y de dimensionamiento para los intercambiadores de calor en los sistemas de alcantarillado, ya que aporta datos suficientes para decidir si es conveniente colocar el intercambiador antes o después del punto donde se vierte el agua de lluvia, en función de la demanda energética del edificio (si prevalece la calefacción o la refrigeración). En esta decisión deben tenerse en cuenta las características urbanas (zonas asfaltadas y zonas verdes naturales), las condiciones climáticas y la pluviometría”, concluye.

La recuperación y uso de estos recursos energéticos,  residuos energéticos que proceden de las transformaciones de energía en nuestras ciudades y se vierten incorporados al agua usada a las redes urbanas subterráneas, es una acción circular y eficiente con un importante potencial que este estudio contribuye a identificar, gestionar y explotar.

La redacción recomienda