Isle Utilities
Connecting Waterpeople
DuPont Water Solutions
AECID
s::can Iberia Sistemas de Medición
DAM-Aguas
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Aganova
Minsait
Aqualia
Cajamar Innova
Red Control
Ingeteam
Fundación Botín
NaanDanJain Ibérica
HANNA instruments
biv Innova
BACCARA
Regaber
Insituform
VisualNAcert
Hach
Agencia Vasca del Agua
CAF
BELGICAST by TALIS
STF
SCRATS
Sacyr Agua
TecnoConverting
Hidroconta
Schneider Electric
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Aigües Segarra Garrigues
ITC Dosing Pumps
ABB
Redexia network
AMPHOS 21
FENACORE
EPG Salinas
AZUD
Prefabricados Delta
ESAMUR
Xylem Water Solutions España
Control Techniques
CALAF GRUP
EMALSA
Elmasa Tecnología del Agua
GS Inima Environment
Consorcio de Aguas de Asturias
Filtralite
Saleplas
IAPsolutions
Gestagua
Smagua
Kurita - Fracta
TEDAGUA
Likitech
TFS Grupo Amper
Elliot Cloud
LACROIX
Lama Sistemas de Filtrado
Saint Gobain PAM
Asociación de Ciencias Ambientales
UPM Water
ADECAGUA
Grupo Mejoras
AGENDA 21500
ISMedioambiente
ICEX España Exportación e Inversiones
Grundfos
Idrica
Terranova
ACCIONA
NOVAGRIC
Isle Utilities
Ulbios
Rädlinger primus line GmbH
UNOPS
Fundación CONAMA
Danfoss
Almar Water Solutions
Kamstrup
Molecor
Fundación Biodiversidad
Cibernos
Baseform
Bentley Systems
Catalan Water Partnership
Innovyze, an Autodesk company
Fundación We Are Water
Vector Motor Control
Confederación Hidrográfica del Segura
IIAMA
J. Huesa Water Technology
FLOVAC
Barmatec
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Global Omnium
Blue Gold
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
1 de Febrero en Isle Utilities Webinar Series

La interacción entre plantas se ve afectada por la variación del clima seco y húmedo

  • interacción plantas se ve afectada variación clima seco y húmedo
    Comunidad de estudio en Belinchón (Cuenca) en una mañana de helada.
  • Estos cambios alterarán la composición de las comunidades vegetales en zonas semiáridas, donde se prevé una acentuación de las sequías.
  • Los resultados de esta investigación apuntan a que las tasas vitales de las especies vegetales se ven afectadas por el comportamiento demográfico de otras especies con las que interaccionan y conviven.

Sobre la Entidad

Molecor

El estudio, desarrollado por investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos, la Universidad de Valladolid y la University of Central Florida (Estados Unidos), evalúa las relaciones entre dos especies de pequeños arbustos dominantes de zonas semiáridas a lo largo de casi una década. Los investigadores demuestran que las tasas vitales de ambas especies fluctúan de acuerdo con las variaciones poblacionales de la otra especie y que estas fluctuaciones dependen del contexto climático de cada año. Destacan que esta es la primera vez que se modeliza la dinámica de una población teniendo en cuenta la de otra especie con la que convive e indican que las variaciones a lo largo del tiempo permiten la coexistencia de ambas.

Este estudio, liderado por Ana García-Cervigón, investigadora de la URJC, ha sido desarrollado durante 9 años en las inmediaciones de la localidad conquense de Belinchón. El estudio ha analizado las variaciones demográficas de dos especies de pequeños arbustos que crecen sobre suelos con un alto contenido en yeso. Los resultados de esta investigación, publicada recientemente en la revista científica Scientific Reports, señalan que el modo en que las plantas interaccionan entre sí depende del clima y que esta interdependencia podría terminar alterando la composición futura de las comunidades vegetales. Gracias a este esfuerzo conjunto, los investigadores han podido estudiar la dinámica poblacional de las dos especies. “El trabajo con este equipo ha sido clave para registrar, modelizar e interpretar la enorme cantidad de datos de que disponíamos. Hemos observado que, a pesar de estar bien adaptadas a las condiciones semiáridas y a los suelos de yeso, cada especie respondía de forma un tanto diferente ante un escenario climático común, lo que a su vez condicionaba las respuestas de la otra especie”, asegura García-Cervigón.

El seguimiento a largo plazo permite registrar eventos extremos y poco frecuentes

Los investigadores han realizado un seguimiento demográfico de las poblaciones de dos pequeños arbustos, Helianthemum squamatum y Lepidium subulatum, a lo largo de 9 años. Este rastreo ha implicado visitas periódicas a la zona de estudio durante dos veces al año, en primavera y a finales del verano, para evaluar la supervivencia, el crecimiento y la reproducción de las plantas. El encargado de liderar este seguimiento ha sido José Miguel Olano, investigador de la Universidad de Valladolid. “Los años húmedos germinaban miles de plantas nuevas de ambas especies, que además sobrevivían muy bien al primer verano, pero hubo otros años en los que no germinó ni una”, señala Olano.

La importancia de este seguimiento a largo plazo radica en que los investigadores han tenido la oportunidad de observar y registrar algunos eventos extremos que de otro modo habrían pasado desapercibidos. Así, en la primavera del año 2010, la tasa de reclutamiento de nuevos individuos multiplicó por 10 las cifras de los años anteriores. “Estos pulsos de reclutamiento masivo de individuos son típicos de ecosistemas de zonas áridas y semiáridas y son los que permiten que las poblaciones se recuperen”, matiza Adrián Escudero, investigador de la URJC y coautor del trabajo.

Los modelos estadísticos son clave para predecir los efectos del cambio climático

Los autores del trabajo han aplicado unos modelos estadísticos avanzados denominados Modelos de Proyección Integral para estudiar la dinámica poblacional de sus dos especies. “Estos modelos nos ayudan a interpretar el significado de los datos a nivel demográfico y, además, nos permiten realizar simulaciones para tratar de predecir cómo evolucionarán las plantas ante el cambio climático”, aclara Pedro Quintana-Ascencio, coautor del trabajo e investigador de la University of Central Florida. La aplicación de estos modelos ha permitido averiguar que mientras una de las especies, la jarilla de escamas (H. squamatum), perjudica a la población de la otra especie, sobre todo en años con buen clima, el efecto recíproco es prácticamente inexistente.

Redacción iAgua

La redacción recomienda