Chunta Aragonesista quiere que la energía reservada al Estado repercuta en el territorio con saltos hidroeléctricos

51
0
51
  • Central Hidroeléctrica en el Ebro
  • La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) comenzó el pasado octubre el procedimiento administrativo para reclamar a las empresas del sector energético el cumplimiento de la cláusula incluida en algunas concesiones de saltos hidroeléctricos por la que deben reservar para el Estado una parte de la energía generada.

Chunta Aragonesista (CHA) ha registrado en las Cortes una iniciativa, con el objetivo de que el Gobierno de Aragón respalde que la energía reservada para el Estado repercuta preferentemente en los territorios donde se ubican los saltos hidroeléctricos que la producen.

Esta reserva se traduce en la mayoría de los casos en el 25 por ciento de la energía producida en los aprovechamientos a precio de coste

"Es una gran oportunidad para ayudar a unos territorios que han pagado un peaje histórico por la construcción de determinados proyectos hidráulicos que han afectado a su desarrollo sin haber recibido ninguna compensación ni Plan de Restitución", ha afirmado en una nota de prensa el diputado de Medio Ambiente de CHA en las Cortes, Joaquín Palacín. destacando como beneficiarias las comarcas aragonesas de Ribagorza, Sobrarbe, Somontano o Bajo Aragón-Caspe.

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) comenzó el pasado octubre el procedimiento administrativo para reclamar a las empresas del sector energético el cumplimiento de la cláusula incluida en algunas concesiones de saltos hidroeléctricos por la que deben reservar para el Estado una parte de la energía generada. Hoy, su presidente, Xavier de Pedro, ha avanzado que el proceso se resolverá este mes.

"Lo que no ha dicho es si será o no favorable, porque tal y como ha reconocido, las empresas no han colaborado porque están en desacuerdo", ha explicado Palacín, para quien, por ello, "un pronunciamiento de las Cortes de Aragón sería muy importante".

Esta reserva se traduce en la mayoría de los casos en el 25 por ciento de la energía producida en los aprovechamientos a precio de coste, mientras que en otros, se considera una cantidad concreta de la energía o bien, en la propia concesión se plantea la recompra por parte de la empresa de la energía reservada que finalmente no se llegue a entregar al Estado.

La reserva supone disponer de energía a bajo coste que debe destinarse a fines de servicio público de gestión del agua, o destinarla al mercado energético recibiendo unos ingresos que tendrán que ser destinados a los objetivos recogidos en el proyecto del nuevo Plan Hidrológico del Ebro, el desarrollo de los territorios que lo generan, la restauración ambiental o a la eficiencia y modernización de regadíos.

Comentarios