Una nueva metodología medirá el consumo de agua utilizado en el proceso de fabricación de tejidos

286
0
286

El Corte Inglés y la Fundación Botín, que lleva más de 15 años investigando cuestiones relacionados con el agua, han puesto en marcha un sistema de medición del consumo de agua en los procesos de elaboración y producción de tejidos, con el objetivo de establecer una metodología estandarizada de aplicación en la industria textil y poder optimizar el uso de éste recurso natural.

El proyecto, en el que también han participado Aitex (Instituto Tecnológico Textil, con sede en Alicante) y la empresa Tejidos Royo, fabricante de telas de algodón, analiza el ciclo completo de un pantalón vaquero, desde el cultivo de la materia prima hasta el producto final. Hasta ahora, sólo se ha medido la huella hídrica de la materia prima.

Es la primera vez que se estudia el proceso completo de confección de una pieza textil empleando la metodología de la huella hídrica. No hay precedentes que incluyan el análisis de consumo de agua de los diferentes procesos de tejido y tintado con este detalle. La metodología de la huella hídrica utilizada en el presente estudio sí permite esta contabilización.

El indicador de la huella hídrica evalúa cuánta agua se emplea en los productos de consumo, en este caso, unos pantalones vaqueros. La huella hídrica como tal no establece el impacto de estos consumos, sino que se concentra en medir el nivel de utilización de los recursos hídricos por parte del ser humano.

El siguiente paso de este proyecto será la elaboración de un estándar que permita medir la huella hídrica en todos los productos textiles, con el objeto de potenciar aquellos procesos que necesiten un menor aporte hídrico, reduciendo así el consumo de agua. Para ello se cuenta con la colaboración de Aitex, que aportará su experiencia para desarrollar una metodología aplicable a cualquier tipo de prenda, ya que actualmente no existe un sistema estandarizado para medir el consumo del agua en todo el ciclo completo, desde el cultivo de la materia prima hasta que la prenda llega a la tienda.

El proyecto se enmarca dentro de una política medioambiental que pretende promover el consumo responsable y sostenible de los recursos, y la adecuada gestión de los residuos.

En este sentido, El Corte Inglés redujo en 2010 un 12,9% las emisiones de gases de efecto invernadero y un 8,4% el consumo de agua, gracias a la mejora de las instalaciones y a los cursos de formación y sensibilización dirigidos al personal y a los clientes.

La Fundación Botín, la primera privada de España, trabaja desde 1998 en diversos aspectos relacionados con la gestión y el uso del agua, a través de su Observatorio del Agua que dirige el profesor Ramón Llamas. Centrado en su primera etapa en las aguas subterráneas -con un trabajo que es referencia internacional para los países semiáridos-, desde 2008 en que constituyó el Observatorio del Agua aborda la huella hídrica.

Fotografía: Wikipedia

Comentarios