El caudal del Gállego facilita una buena temporada de aguas bravas en el prepirineo aragonés

63
0
63
  • Río Gállego.

El caudal del río Gállego ha facilitado una buena temporada para los deportes de aguas bravas en Murillo de Gállego, según ha explicado el presidente de la Asociación Gállego Activo, Gustavo Ortas, al subrayar que "la temporada de turismo da sus últimos coletazos con un balance global positivo".

Las empresas de servicios, restauración y los alojamientos, entre otros, se han beneficiado del "aumento de la afluencia de clientes, que ha propiciado a su vez que la contratación de los trabajadores se dilate en el tiempo".

El perfil de cliente está vinculado a la estación del año elegida para practicar deporte en estas aguas. Así, en primavera llegan alumnos de colegios de todo el país, mientras que en verano acuden familias, parejas y grupos de amigos.

Además, la afluencia de visitantes "no queda limitada a la población de Murillo de Gállego, sino que va más allá de la comarca y se amplía su presencia a todo el norte de la Comunidad aragonesa".

Regulación del Gállego

Por otra parte, Ortas ha recordado la principal reivindicación de la asociación: que la regulación de caudales del río "tenga en cuenta la realidad de la industria turística, que son las aguas bravas a su paso por Murillo de Gállego, permitiendo el mantenimiento e incluso la ampliación de la temporada y todos los beneficios que ello conlleva a todos los niveles, tanto económicos como sociales".

Ha concluido afirmando que "esta regulación de caudales en la que se tiene en cuenta las actividades de ocio y turismo activo de aguas bravas ya se produce en otros puntos de la geografía española y aragonesa mediante acuerdos entre todas las partes afectadas, redundando en la optimización de los recursos".

Comentarios