Historia de dos camaroneros: ¿Cómo afecta el cambio climático al delta del río Mekong?

123
0
  • Historia dos camaroneros: ¿Cómo afecta cambio climático al delta río Mekong?
    Este año, Nguyen Van Khuyen (derecha), que es dueño de 6 hectáreas de estanques de acuicultura en la provincia de Ca Mau en Vietnam, no podía levantar camarones como de costumbre debido a una grave sequía. Usando un modelo de granja de camarón, To Hoai Thuong (izquierda), quien ha dividido su granja en tres estanques - una contiene camarones, otra peces, y la tercera de agua dulce - podría cosechar alrededor de 10 toneladas, en línea con producción normal.
  • Una sequía reciente puso en evidencia la vulnerabilidad del delta del río Mekong al cambio climático.
  • El Grupo Banco Mundial y sus asociados ayudan a Viet Nam a aumentar la capacidad de adaptación de los medios de subsistencia.
  • Enfoques agrícolas innovadores y mejores flujos de información pueden ayudar a las comunidades a enfrentar las condiciones meteorológicas extremas y planificar en tiempos inciertos.

Sobre la Entidad

Banco Mundial
El Banco Mundial es uno de los organismos especializados de las Naciones Unidas, que se define como una fuente de asistencia financiera y técnica para los países en desarrollo.

El delta del río Mekong en Viet Nam es famoso por sus campos de arroz, estanques de camarones, diques y canales. Este fértil mosaico sostiene los medios de subsistencia de más de 17 millones de personas. Pero el cambio climático, la escasez de agua y la contaminación deterioran la estructura de la vida económica en la zona. Se necesitan nuevos enfoques para gestionar la tierra y el agua en tiempos de incertidumbre.

La vulnerabilidad del delta del Mekong se hizo evidente este año, cuando se registró una sequía histórica. Las condiciones meteorológicas extremas se combinaron con bajos caudales del río, junto con el desarrollo de los países situados en el nivel superior de la desembocadura. Muchos agricultores se quedaron con poca agua dulce y tuvieron que buscar maneras de adaptarse.

En una visita reciente a la provincia de Ca Mau, en el extremo meridional de Viet Nam, expertos agrícolas describieron cómo se había marchitado el arroz y se habían muerto los camarones y los peces.

Las condiciones meteorológicas extremas se combinaron con bajos caudales del río, junto con el desarrollo de los países situados en el nivel superior de la desembocadura

Para Nguyen Van Khuyen, dueño de seis hectáreas de estanques acuícolas almítrofe un canal de agua salobre en el distrito de Tran Van Thoi, la estación seca excepcionalmente larga y calurosa impidió que pudiera criar camarones como de costumbre: “Probamos el agua y era demasiado salada, de manera que no pusimos camarones en ella. Perdimos ocho meses de producción”, dijo.

Cuando nos encontramos a principios de junio, la lluvia acababa de regresar. “Estamos esperando la ayuda del Gobierno para comprar nuevas semillas de camarón”, señaló Nguyen, de 65 años. Al perder su principal fuente de ingresos, no pudo devolver el dinero que le prestó el banco para invertir en el cultivo de camarón. Ninguno de sus hijos busca un futuro en la agricultura. “Cuando era adolescente la lluvia caía siempre en abril”, recordó Nguyen. “Hoy en día es difícil planificar a futuro”.

A una hora en automóvil de allí, en una granja camaronera modelo, los conocimientos técnicos ayudaron al agricultor To Hoai Thuong, de 53 años, a sobrellevar la sequía. Desde 2013, su granja se divide en tres estanques: uno con camarones, otro con peces, y el tercero con agua dulce. El agua dulce almacenada ayudó a diluir la salinidad en el estanque camaronero, mientras que los ventiladores que agitaban la superficie del estanque bajaban la temperatura del agua. To espera una cosecha de alrededor de 10 toneladas, en consonancia con la producción normal, a pesar del calor.

Para To, el modelo de tres estanques ha demostrado ser no solo más resiliente, sino también más sostenible y rentable que el modelo intensivo que empleó en el pasado. Los camarones están menos comprimidos, pero resultan más productivos. Los peces limpian las bacterias y reducen el riesgo de enfermedades mortales para el camarón, y el sistema de rotación disminuye la necesidad de cambiar y descargar el agua contaminada que puede afectar a las granjas vecinas. “He construido este templo dedicado a mis abuelos con el dinero proveniente de los camarones”, dijo con orgullo, señalando una gran estructura al lado de su casa. “Hay espacio para la próxima generación también”.

La granja de demostración, respaldada por el Proyecto de Recursos Costeros para el Desarrollo Sostenible, forma parte de una búsqueda de buenas prácticas que puedan poner a la acuicultura en un camino más sostenible y con capacidad de adaptación al cambio climático, garantizando al mismo tiempo mayores beneficios para los agricultores. Las autoridades vietnamitas, con el apoyo de asociados como el Banco Mundial, están reconsiderando el desarrollo rural en el delta para sostener los medios de subsistencia y el crecimiento a largo plazo en un entorno difícil.

El delta del río Mekong aporta el 50 % de la producción de arroz, el 70 % de la acuicultura y un tercio del producto interno bruto (PIB) de Viet Nam, pero los resultados en materia de productividad se han estancado. En particular, existe la sensación de que el fuerte enfoque de los últimos 20 años en aumentar la producción arrocera ha alcanzado límites en términos ambientales y económicos. La calidad del arroz es baja y la productividad está disminuyendo en las zonas cada vez más afectadas por la intrusión de agua salada debido al aumento del nivel del mar y el hundimiento del suelo.

Las autoridades vietnamitas, con el apoyo de asociados como el Banco Mundial, están reconsiderando el desarrollo rural en el delta para sostener los medios de subsistencia y el crecimiento a largo plazo en un entorno difícil

La salinidad representa, además, un problema para la producción de camarones, que crecen más lentamente o mueren cuando los niveles de sal son demasiado altos. El drenaje de humedales para la expansión de la agricultura y la extensa infraestructura de control del agua diseñada para permitir múltiples cosechas de arroz han tenido un impacto negativo en la conectividad ecológica, la biodiversidad, y en última instancia, la productividad del delta al interrumpir los flujos de agua que transportan sedimentos y nutrientes.

Las autoridades tratan de resolver cómo usar de mejor manera el agua para el desarrollo sostenible en un momento en que la cantidad y la disponibilidad de este recurso son cada vez más inestables debido a factores climáticos y factores en países vecinos que no pueden controlar. Las inundaciones ocurridas en 2000 y 2011 fueron mucho mayores de lo normal. En los últimos tres años, las inundaciones han sido mínimas. “Esto está cambiando totalmente los modelos de producción. Todo lo que podemos hacer es seguir probando diferentes modelos para reducir los riesgos y aumentar los ingresos de los agricultores”, dijo Lu Cam Khuong, subdirector del Departamento de Agricultura y Desarrollo Rural de An Giang, una provincia del delta superior, el primer lugar donde el río Mekong entra a Viet Nam.

La falta de pronósticos e información confiables obstaculiza los esfuerzos actuales de planificación y gestión. Durante la reciente sequía, los agricultores como Nguyen no recibieron ninguna alerta temprana que les permitiera prevenir las pérdidas.

El Proyecto de integración de los medios de subsistencia sostenibles y la resiliencia climática en el delta del río Mekong, que fue recientemente aprobado y respaldado por un crédito de la Asociación Internacional de Fomento por un monto de USD 310 millones otorgado a Viet Nam, permitirá mejorar el seguimiento, el análisis y el intercambio de información en dicha zona para apoyar la toma de decisiones en condiciones de incertidumbre. El proyecto multisectorial ayudará, además, a reunir a las autoridades de planificación, agricultura y medio ambiente para que identifiquen inversiones resistentes al clima, integren el cambio climático en la planificación local y coordinen mejor sus esfuerzos. Sobre la base de un Plan para el delta del río Mekong formulado en 2013 con el apoyo de los Países Bajos, el proyecto también invertirá en medidas que han sido eficaces en el control de las inundaciones, la resiliencia a la salinidad y la protección de las zonas costeras en diferentes subregiones vulnerables ubicadas en la desembocadura.

Comentarios

La redacción recomienda

10/11/2017

Los impactos de la sequía son de gran alcance y duraderos

28/09/2017

¿Caminarías cinco horas para conseguir agua?