Aqualia
Connecting Waterpeople
Lee iAgua Magazine 34

La planificación hidrológica en tiempos de coronavirus

  • planificación hidrológica tiempos coronavirus

Sobre la Entidad

WWF
WWF
WWF está presente en más de 100 países y cuenta con el apoyo de 5 millones de personas de los 6 continentes.
ABB

La crisis sanitaria y social derivada de la pandemia del COVID-19 ha supuesto un duro golpe para todos y el confinamiento de millones de personas en sus casas. Esta insólita situación ha forzado a las administraciones públicas a adaptarse lo más rápido posible al escenario incierto que se les planteaba por delante. Un ejemplo es el que han llevado a cabo la Dirección General del Agua y las Confederaciones Hidrográficas intercomunitarias, en pleno proceso de revisión de los planes hidrológicos de las demarcaciones españolas, que deberá concluir antes del año 2021, de acuerdo con los plazos marcados por la Directiva Marco del Agua.

Según el enfoque de la administración, ahora mismo nos encontramos en la fase en la que se identifican y definen los principales problemas de las demarcaciones. Estos son aquellos que pueden comprometer la consecución de los objetivos de la planificación hidrológica, y las Autoridades del agua tienen la obligación de plantear alternativas para abordar estos problemas identificados, que finalmente se desarrollarán en detalle en el Programa de Medidas del correspondiente Plan Hidrológico.

La Dirección General del Agua ha decidido realizar 13 sesiones en línea para presentar el contenido de los Esquemas provisionales de Temas Importantes (EpTI) de las demarcaciones hidrográficas intercomunitarias en esta etapa de confinamiento. Desde WWF España hemos seguido la mayoría de estas sesiones desde nuestras casas. Uno de los aspectos que nos ha sorprendido es el elevado número de participantes en estas sesiones, que en algunos casos ha llegado a más de 400 personas. Sin duda, un número mucho mayor que en otras reuniones presenciales que han llevado a cabo las Autoridades del Agua anteriormente.

En todas las sesiones, los Presidentes de las distintas demarcaciones intercomunitarias y el propio Director General del Agua han insistido en que estas jornadas son un complemento a los debates presenciales en los que está previsto abordar esta fase clave de la planificación hidrológica, y que se realizarán una vez se supere el estado de alarma decretado por el Gobierno. La Directiva Marco del Agua en su artículo 14 requiere claramente la participación activa de las partes interesadas en la aplicación de la misma, y en particular en la elaboración, revisión y actualización de los planes hidrológicos de cuenca. En este sentido parece que la Dirección General del Agua esta decidida a avanzar en el cumplimiento de este requerimiento y favorecer la participación activa de todas las partes interesadas, al menos, en esta fase de consulta de los EpTI.

Desde WWF España esperamos que se cumpla este compromiso de la Administración, y estamos preparados para formar parte de estos debates. Así mismo queremos animar a todas las partes interesadas, como son las distintas entidades de la sociedad civil, las administraciones con competencias sectoriales, los representantes de los usuarios, etc., para que participen y aporten su visión, sus comentarios y su contribución al diseño de los planes hidrológicos. También, queremos recordar que tenemos el derecho y el deber como ciudadanos de participar y conocer estos elementos de gestión del agua, cada uno a su nivel, ya que todos somos receptores de las medidas y decisiones que se tomen en el marco de un plan hidrológico.

Esta participación ciudadana activa es si cabe más relevante en esta fase de los EpTI, ya que es el momento de revisar lo que se ha hecho hasta ahora y cuáles han sido los obstáculos que han impedido el avance de las medidas. Pero también es el momento para abordar de una vez por todas los problemas y establecer los distintos escenarios a debatir para cumplir los objetivos ambientales de los ríos, humedales, acuíferos y aguas costeras, tal y como requiere la Directiva Marco del Agua.En este sentido, en WWF España pensamos que estos seminarios virtuales no han servido para aclarar cómo se van a incorporar los resultados de estos procesos de participación a la versión definitiva de los Esquemas de Temas Importantes como posteriormente a los programas de medidas de los planes y su documento de normativa definitivo. Esto puede generar expectativas y frustraciones a los que participamos de este proceso.

Es obvio que no existen soluciones universales a la complejidad de la gestión del agua en España, pero desde WWF sí queremos, de cara a abordar los retos de este nuevo ciclo, resaltar que es ineludible reactivar las acciones de coordinación entre las distintas administraciones, dentro de sus competencias, en el marco del Comité de Autoridades Competentes. Las Autoridades del Agua han lanzado un claro mensaje pidiendo responsabilidad y compromisos reales de las distintas administraciones autonómicas y locales para trabajar coordinadamente y cumplir con los objetivos ambientales. Este elemento esencial para la integración de las diferentes políticas sectoriales ha sido infravalorado e infrautilizado por los poderes políticos en los anteriores ciclos de planificación.

Otro tema recurrente ha sido la necesidad de implantar el régimen de caudales ecológicos correcto en todas las masas de agua superficiales. No basta con realizar cálculos mínimos que permitan cumplir con esta obligación legal. Desde WWF España, hemos defendido con argumentos científicos la necesidad de abordar la revisión de los caudales ecológicos mínimos establecidos en los planes vigentes, ya que no responden a las necesidades reales para recuperar la funcionalidad hidromorfológica de los ríos, y su contribución a la mejora y conservación del buen estado de los ecosistemas acuáticos es muy limitada. 

Algunas demarcaciones han incluido en sus EpTI la posibilidad de la implantación de un régimen de caudales que considere variables como caudales máximos y tasas de cambio, para ir más allá hacia la mejora de los ecosistemas acuáticos. Sin embargo, la triste realidad es que en la mayoría de las demarcaciones el planteamiento esta enfocado solo a complementar estos caudales mínimos y no existen un planteamiento ambicioso para mejorar la funcionalidad ambiental del régimen de caudales ecológico para mejorar la funcionalidad y los servicios ecosistémicos de los ríos.

Así mismo alguno de los EpTI han destacado que las zonas de la Red Natura 2000 vinculadas a ecosistemas acuáticos, necesitan un régimen de caudales que permitan lograr el buen estado de conservación de hábitats y de las poblaciones de especies incluidas la Directiva 92/43/CEE relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres. Desde WWF España venimos reclamando una coordinación de las Autoridades del Agua con las Autoridades Ambientales de las Comunidades Autónomas, así como un trabajo conjunto para mejorar el conocimiento de cómo compaginar la explotación de los recursos con el cumplimiento de los objetivos ambientales. En este sentido, la voluntad de la Dirección General del Agua de reactivar la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos es un paso importante. Estas acciones de restauración ambiental basadas en la naturaleza deben coordinarse con los Programas de Medidas de los Planes de Gestión del Riesgo de Inundación, que además deberán ser revisados próximamente en paralelo con los Planes hidrológicos.

En WWF España nos ha alegrado comprobar que la consideración de los impactos del cambio climático en la gestión del agua también ha sido un tema recurrente en buena parte de los EpTI de las distintas demarcaciones. Las previsiones presentadas por el estudio sobre la Evaluación del Impacto del Cambio Climático en los recursos hídricos y las Sequías en España, desarrollado por el Centro de Estudios Hidrográficos del CEDEX en 2017, indican un aumento de las temperaturas y la evapotranspiración junto con una disminución de las precipitaciones, con efectos más acusados a medida que avance el siglo XXI. Estos factores se traducen en una mayor incertidumbre en relación con las aportaciones en los ríos, y que parece van a ser menores en buena parte de las cuencas españolas que ya tienen un grave problema de desequilibrio entre las demandas y los recursos disponibles para atenderlas. Así mismo parece que va a haber un aumento en la frecuencia y la intensidad de los fenómenos extremos de sequías e inundaciones. 

Para WWF España es evidente la necesidad de integrar estas previsiones en la gestión ordinaria de las Autoridades del Agua, tal y como hemos indicado en nuestro documento sobre seguridad hídrica. Sin embargo, nos preocupan los medios destinados a la adaptación al cambio climático que se proponen. En muchos casos mediante el aumento de la eficiencia en el regadío, su expansión o la regulación hidráulica.

Un tema común en todas las demarcaciones ha girado en torno a la necesidad de asegurar los recursos financieros y humanos de la Administración del Agua para abordar los retos de la gestión del agua que tenemos por delante. Como destacamos en nuestro documento “Quién paga el agua en España”, avanzar en la recuperación de costes de los servicios del agua, tal y como requiere el artículo 9 de la Directiva Marco del Agua, es un elemento esencial para abordar esta cuestión y como incentivo para el uso racional del recurso.

Pese a que las alternativas planteadas en muchos de los EpTI en este sentido apuntan a cambios en la legislación básica que sobrepasan las competencias propias de un Plan hidrológico, es igualmente importante pedir a las Autoridades del Agua un esfuerzo mayor en mejorar el análisis económico del uso del agua (de acuerdo con el artículo 5 de la Directiva Marco del Agua) y la estimación de todos los costes de los servicios del agua. Este cálculo tiene que incluir no solo los costes financieros, sino todos los costes ambientales y del recurso como punto de partida para establecer una política de precios del agua adecuada. Esto sigue siendo una asignatura pendiente para esta revisión de los planes hidrológicos, y un elemento clave para asegurar la sostenibilidad de la gestión del agua y el cumplimiento de los objetivos ambientales de acuerdo con el principio de “quien contamina (deteriora), paga”

También una buena parte de los EpTI han identificado la contaminación difusa como un problema muy importante. La Comisión Europea ha notificado a España un dictamen motivado por el incumplimiento de la Directiva de Nitratos. La decisión de la Comisión Europea viene motivada por no identificar las zonas vulnerables y por no establecer planes de actuación para tales zonas. Las medidas que se han tomado hasta ahora para abordar esta presión sobre los ríos y acuíferos han sido de aplicación voluntaria y su eficacia muy limitada. Es necesario una compromiso real por parte de las autoridades agrarias y las medidas contempladas por el futuro Plan Estratégico de España para la PAC post 2020 de reducir el uso de agroquímicos para contribuir a la mejora y conservación de las masas de agua.

Así mismo, muchos de los EpTI han identificado los problemas relacionados con la depuración de aguas residuales urbanas y el incumplimiento de España de la Directiva 91/271/CEE por el que España esta pagando multas millonarias a la Comisión Europea. Las Autoridades han establecido claramente que esta cuestión va a ser prioritaria en materia de inversiones, y que estarán recogidas en el marco del futuro Plan Nacional de Depuración, Saneamiento, Eficiencia, Ahorro y Reutilización (Plan DSEAR).

La revisión de los planes hidrológicos vigentes muestra claramente una inversión insuficiente en las medidas para alcanzar los objetivos ambientales. No se ha llegado a alcanzar ni el 15% de la inversión prevista en los Programas de Medidas (datos oficiales a Diciembre de 2018) . Además, de acuerdo con las previsiones de la administración, el 40% de las inversiones se dirige a medidas orientadas a la satisfacción de las demandas y otros usos del agua frente a un 52% que se dedica al cumplimiento de los objetivos ambientales, un 5% a medidas orientadas a la gestión de fenómenos extremos y un 3% a medidas de gobernanza y conocimiento. Esta situación tiene que cambiar en planes hidrológicos para el ciclo 2021-2027 si la Administración quiere para cumplir con los objetivos ambientales de las masas de agua en España, y de una vez por todas, y establecer las base de una gestión sostenible del agua en la que la satisfacción de las demandas no ponga en riesgo la salud de los ríos, humedales y acuíferos.

La Comisión Europea además de los incumplimientos de la Directiva de depuración de aguas residuales y de la Directiva de Nitratos, ha indicado a España los puntos en los que debe mejorar los próximos Planes Hidrológicos en su informe de implementación de la Directiva Marco del Agua y la Directiva de Inundaciones. Algunas de estos puntos se han incluido en los EpTI, pero otros no se han abordado. Las Autoridades del Agua tienen mucho por hacer, y aunque siete años no es mucho tiempo, están ante la oportunidad de cumplir con los compromisos europeos que hemos asumido. Ojalá la Administración tenga el empuje necesario para cumplir sus intenciones.

Te puede interesar

Redacción iAgua

La redacción recomienda

14/01/2020 · Gestión del Agua · 154 1

Enfoque ambiental de la gestión del agua en Europa