Aqualia
Connecting Waterpeople

David J. Vicente: "Formar parte de la red YWP Spain es una experiencia enormemente gratificante"

  • David J. Vicente: "Formar parte red YWP Spain es experiencia enormemente gratificante"

Sobre la Entidad

Young Water Professionals
YWP es la rama española de jóvenes profesionales de la IWA.
Global Omnium

Durante la celebración del Congreso YWP en pasado mes de noviembre en Madrid, si hubo una actividad que llamara especialmente la atención de los asistentes fue el Water Escape Room. Este juego de intrigas, deducción y lógica fue la estrella en los días del evento, gracias a la impagable labor de su creador David J. Vicente, Investigador Postdoctoral en el centro de investigación CIMNE.

Por ese motivo, hablamos con él de lo que supuso la organización y ejecución de un Escape Room que ha marcado un antes y un después en el ocio en el sector del agua.

Pregunta - Eres uno de los YWP más veteranos. ¿Cómo describirías tu paso por la red de jóvenes profesionales del sector del agua?

Respuesta - Ha sido una experiencia enormemente, gratificante que ha permitido desarrollarme mejor como profesional en este sector. Llevo perteneciendo a esta red más de 3 años y siempre he tratado de tener una participación muy activa. Inicialmente traté de poner mi granito de arena aportando mi experiencia en los campos de la ingeniería hidráulica y el desarrollo de proyectos de I+D+i. Así, recalé en el Comité de Innovación y Formación de esta red donde llevamos a cabo varias iniciativas orientadas a potenciar la I+D+i en el sector del agua. Más recientemente, he participado en la organización del último congreso YWP Spain.

Además de las acciones puramente ligadas a la asociación, mi pertenencia a la red me ha permitido conocer a grandes profesionales con los que he establecido estrechos vínculos tanto en el ámbito profesional como personal.​

Esta red es un entorno excepcional para mostrar tus proyectos, conocer los de otros y detectar líneas de interés común en las que colaborar.

P. - En este sentido, ¿por qué crees que unirse a YWP Spain es una oportunidad para las nuevas generaciones del sector? ¿Qué les dirías a aquellos jóvenes que están pensando en unirse a la red?

R. - Les diría que tienen ante ellos una oportunidad inmejorable para ampliar su perfil profesional y conocer gente con sus mismas inquietudes. Anteriormente participé en otras asociaciones de jóvenes, pero las dimensiones y relevancia que ha adquirido ésta, en tan poco tiempo, abren muchas posibilidades. Hay que recordar que actualmente más de 250 personas con distintos perfiles dentro del sector del agua componen esta asociación. La gran mayoría son jóvenes con gran iniciativa a la hora de proponer y llevar a cabo nuevas ideas. Esto confiere a esta red un entorno excepcional para mostrar tus proyectos, conocer los de otros y detectar líneas de interés común en las que colaborar.

Por otro lado, dentro del propio marco de la asociación se realizan actividades muy instructivas. En este contexto se puede ver cómo nace una idea en el propio seno de un grupo de jóvenes, se va desarrollando poco a poco gracias al trabajo en equipo y se obtienen resultados que puedan ser útiles para futuras generaciones. Un claro ejemplo de esto son los congresos nacionales YWP Spain.

P. - Hablando de los Congresos YWP, el pasado mes de noviembre se celebró el segundo de ámbito nacional ¿Cuáles han sido tus impresiones generales sobre el evento?

R. - Tomando como referencia los comentarios de los propios asistentes al evento, tengo la impresión de que ha sido un gran éxito; al menos así nos lo ha transmitido la mayoría. La gente disfrutó no solo de las sesiones técnicas, las cuales fueron de una calidad científico-técnica altísima, sino del resto de actividades programadas. Hubo talleres y concursos que aportaron un gran dinamismo al congreso, visitas técnicas a grandes infraestructuras hidráulicas, bastantes sorpresas… sin olvidarnos por supuesto de los encuentros organizados después de cada jornada que permitieron conocernos mejor en un contexto más personal.​

He tenido la suerte de vivir desde dentro la organización de este congreso como parte del Comité Organizador, y puedo asegurar que una de las claves del éxito ha sido el espíritu de trabajo en equipo que ha existido en todo momento

P. - ¿Cuál crees que ha sido la clave para este éxito?

R. - He tenido la suerte de vivir desde dentro la organización de este congreso como parte del Comité Organizador, y puedo asegurar que una de las claves del éxito ha sido el espíritu de trabajo en equipo que ha existido en todo momento y la pasión que todos hemos depositado. Tanto las personas que conformamos el comité como otros miembros de la asociación nos hemos volcado en todas las fases organizativas: búsqueda y gestión de patrocinadores y empresas de servicios externos, diseño y selección del programa científico, organización de actividades y talleres paralelos, logística, etc. Por el camino han surgido imprevistos y ha habido momentos de incertidumbre, pero trabajando en equipo y ayudándonos los unos a los otros se han ido solucionando todos los problemas. La necesidad y las ganas de trabajar de forma tan intensa, para que todo saliera perfecto, hizo que formáramos un equipo fuertemente unido y eso creo que se tradujo en el resultado final del congreso.

P. - Una de las actividades que mayor éxito cosechó durante el congreso fue el Water Escape Room que organizabas. ¿Podrías detallarnos en qué consistió y qué pruebas tenía?

R. - Los Escape Room son un tipo de actividad de ocio que se han popularizado enormemente en los últimos años. Estos fundamentalmente consisten en lograr escapar de una sala y alcanzar un objetivo resolviendo una serie de problemas de lógica y acertijos manuales que ponen a prueba la habilidad y la capacidad deductiva de los participantes. Para que la experiencia sea lo más auténtica posible, se suele dotar a la actividad de una historia, como por ejemplo desactivar una bomba, conseguir un antídoto para prevenir una pandemia mundial, etc. También aportan muchos aspectos positivos desde el punto de vista social al ser una forma amena de conocer otras personas a la vez que desarrolla las habilidades para comunicarse en grupo.

Para integrar todas estas pruebas en el contexto del congreso, al que asistieron personas de disciplinas muy heterogéneas dentro del mundo del agua, diseñé una historia en la que intervinieran distintas fases del ciclo integral del agua

Para integrar todas estas pruebas en el contexto del congreso, al que asistieron personas de disciplinas muy heterogéneas dentro del mundo del agua, diseñé una historia en la que intervinieran distintas fases del ciclo integral del agua. A los participantes se les asignó un rol en el que, como expertos en el ámbito del agua, debían ayudar a un inspector de policía llamado Zienkiewicz a detener a un ciberterrorista que amenazaba con atacar una serie de infraestructuras hidráulicasbajo un alegato moralista.

En cuanto a las pruebas, existía un gran número de acertijos de distinto nivel de complejidad, repartidos en cuatro zonas: un laboratorio químico, una zona de proyectos de ingeniería hidráulica, un centro de control de infraestructuras y un área personal. Cada sector constaba de una serie de pistas y mecanismos con los que los participantes debían descifrar códigos secretos para frenar la amenaza terrorista. Sin embargo, cuando finalmente se introducían todos los códigos en un software diseñado específicamente para esta actividad, la historia tomaba un giro de guion inesperado que dejaba atónitos a todos los asistentes… aunque prefiero no desvelar este aspecto por si vuelve a haber nuevas aventuras del inspector Zienkiewicz.

P. - Ahora que mencionas al inspector, ¿por qué este nombre tan peculiar?

R. - Bueno, se trata de un pequeño homenaje a O.C. Zienkiewicz, uno de los padres del “método de los elementos finitos” e inspiración en el centro de investigación en el que trabajo (CIMNE). En mi centro, entre otras disciplinas, estamos especializados en el desarrollo de métodos numéricos y su aplicación en el campo de la ingeniería. Además, me parecía que el nombre tenía una sonoridad suficientemente “exótica” para que fuera el personaje de una historia detectivesca como esta.

Tanto la historia como las pruebas las fui creando de cero y de forma progresiva durante los meses previos al congreso, tratando de visualizar y prever todos los posibles escenarios

P. - ¿En qué te inspiraste para llevar a cabo la actividad?

R. - La verdad que no tuve una inspiración directa. Nunca había afrontado un reto tan complejo desde el punto de vista creativo. Lo que sí que me ha apasionado desde muy pequeño han sido los acertijos y los problemas de lógica (cuanto más difíciles mejor). Tampoco he participado en demasiados Escape Room de los que pudiera tomar referencias, tan solo dos. Además, tuve que introducir bastantes cambios en relación al formato clásico de este tipo de eventos para ajustarlo a las particularidades y necesidades del congreso. Esto conllevó que surgieran dificultades adicionales, así que la incertidumbre sobre el resultado final era muy elevada.

En definitiva, tanto la historia como las pruebas las fui creando de cero y de forma progresiva durante los meses previos al congreso, tratando de visualizar y prever todos los posibles escenarios. La inspiración me podía venir en cualquier momento: estando de vacaciones, en el metro de camino a casa… Incluso una vez me vino una idea a la cabeza para desarrollar un puzle mientras tomaba unas cañas con unos amigos… Así que cogí una servilleta y dibujé un croquis, ¡para que no se me olvidara! Durante unos cuantos meses no me separé de mi carpeta en la que iba anotando ideas y haciendo esquemas de las pruebas que quería confeccionar.

P. - Comentas que tuviste que enfrentarte a una serie de dificultades. ¿A qué te refiere? ¿Cuáles fueron los mayores retos?

R. - En primer lugar, el número de participantes. Lo habitual en un Escape Room es que una sesión dure aproximadamente una hora y participen entre 4-8 personas. En nuestro caso el gran reto era poder ofertarlo al mayor número posible de asistentes al congreso, en tan solo una tarde, que era el hueco que teníamos programado. Así que diseñé la actividad para que en cada sesión (un total de tres) pudieran participar hasta 25 personas, con lo que pudieron disfrutarlo unas 75 personas en total. Para poder introducir a tantas personas en una misma sesión, estructuramos el espacio habilitado en cuatro áreas. Lo más fácil hubiera sido replicar en cada zona los mismos acertijos, pero corría el riesgo de que un grupo acabara antes que el resto y desvelara la solución de los acertijos al resto. Así que al final opté por crear pruebas y puzles totalmente diferentes en cada grupo, con lo que el número de acertijos a diseñar se multiplicó enormemente.​

El segundo gran reto y más importante era que todos estuvieran entretenidos durante al menos una hora. Por un lado, las pruebas debían resultar atractivas y entretenidas

El segundo gran reto era que todos estuvieran entretenidos durante al menos una hora. Por un lado, las pruebas debían resultar atractivas y entretenidas. Para ello, utilicé todo tipo de elementos que llamaran la atención y despertaran curiosidad: experimentos químicos, mecanismos hidráulicos, juegos de luces, candados complejos, búsquedas de objetos escondidos, interpretación de mapas, diseño y montaje de vídeos, creación de software específico, giros inesperados en la historia, etc. Por otro lado, el nivel de dificultad de las pruebas tenía que estar equilibrado para que lo disfrutaran desde los que se iniciaban en este tipo de actividad hasta los más expertos (algunas personas me confesaron haber participado en más de 10 o 15 anteriormente a éste). Para los casos en los que detectábamos algún grupo totalmente atascado en alguna prueba, infiltramos a varios ayudantes como “falsos” participantes para que echaran una mano en momentos críticos; creo que esto último lo estarán descubriendo muchos participantes en esta entrevista.

P. - ¿Cuál fue el feedback por parte de los participantes en la actividad?

R. - La respuesta de la gente superó todas mis expectativas; sinceramente no pudo ser mejor. Durante toda la prueba, tanto las personas que me ayudaban como infiltrados y yo mismo pudimos observar a los participantes y sus reacciones. Todos ellos estaban muy metidos en el papel, se estrujaban el cerebro, trabajaban en equipo, celebraban (a veces ruidosamente) la resolución de los acertijos más complejos… en definitiva, se les veía disfrutar enormemente. Al acabar cada sesión, la mayoría de personas nos felicitaron y nos confesaron que era uno de los Escape Room más divertidos y complejos a los que habían asistido. Estas reacciones reconozco que me emocionaron mucho por todo el esfuerzo y dedicación que había detrás.

P. - ¿Consiguieron resolver el reto que se planteaba?

R. - Hubo un poco de todo. Había varias fases que tenían que ir completando y en cada sesión se llegó a diferentes puntos de la historia. En la primera sesión tan solo se llegó a resolver la primera fase en la que todos los grupos conseguían introducir sus códigos en un software de seguridad para desbaratar el ciberataque (o al menos, eso es lo que creían los participantes); en la segunda sesión se dio un paso más consiguiendo atrapar al terrorista resolviendo una exigente prueba en la que debían analizar cientos de grabaciones de cámaras de seguridad y reconstruir sus pasos previos; la última sesión fue la única en la que consiguieron resolver completamente el juego y por tanto desbaratar (esta vez sí) el perverso plan.​

P. - ¿Qué es lo que más te gustaría destacar de esta experiencia y cómo la valorarías?

R. - Sin duda, lo que más destacaría son todas las personas que me ayudaron durante esta aventura. En primer lugar, los miembros del comité del Congreso, que confiaron en mí ciegamente y no dudaron ni un instante en que sería capaz de sacar este reto adelante a pesar de mi falta de experiencia. Y en segundo lugar y más importante, me gustaría destacar a cuatro personas que se involucraron enormemente y me ayudaron durante todo el proceso de forma desinteresada: tres alumnos de la ETS de Industriales (Héctor, Marie Alice y Eddy) y un compañero de trabajo de CIMNE (André Conde). Tanto las semanas previas como el día de la actividad estas cuatro personas, sin tener por qué hacerlo, trabajaron sin parar hasta altas horas para pulir todos los detalles. Creo que de algún modo conseguí que la pasión con la que desarrollé esta actividad la sintieran ellos también. Así que, sin duda, este éxito no es solo mío sino también de cada uno de ellos.

Aunque no pretendo dedicarme profesionalmente a desarrollar este tipo de actividades, no descarto volver a repetirlo puntualmente. Quizás el próximo congreso de YWP Spain

En cuanto a la valoración global de esta experiencia, he de decir que por un lado fue bastante dura. Hay que tener en cuenta que no me dedico a esto, así que fue un trabajo desarrollado principalmente en mi tiempo libre. La carga de trabajo se fue intensificando según se acercaba el congreso, y fuimos encontrándonos problemas logísticos por el camino. Pero, por otro lado, todo fue muy gratificante al ver el resultado final y comprobar que los participantes disfrutaron de lo lindo. Hubo un momento muy emotivo al acabar la primera sesión en que las personas que he mencionado anteriormente y yo, nos miramos, nos abrazamos y pegamos un grito de alegría. Éramos conscientes que podían haber fallado muchas cosas, así que al finalizar esa sesión y ver que todo salió bien, todo el esfuerzo y la tensión acumuladas se transformaron de inmediato en emoción y alegría de satisfacción por el trabajo bien hecho. Sin duda, el esfuerzo mereció la pena.

P. - Por último, nos gustaría saber si tienes previsto repetir el Water Escape Room en el futuro, y qué cambios implementarías en el caso de querer mejorar la actividad.

R. - El tiempo dirá, pero ¿por qué no? Aunque no pretendo dedicarme profesionalmente a desarrollar este tipo de actividades, no descarto volver a repetirlo puntualmente. Quizás el próximo congreso de YWP Spain pueda ser un buen escenario para continuar las aventuras del inspector Zienkiewicz. Además, dado que me tengo que echar a un lado de la asociación por edad, sería una excusa perfecta para reencontrarme con los grandes amigos que he creado en el grupo.​

Te puede interesar

Redacción iAgua

La redacción recomienda

29/01/2020 · Waterpeople · 160 3

Así fue el Congreso YWP en Madrid

28/01/2020 · Digitalización · 89 2

YWP y programas digitales de agua

27/01/2020 · Digitalización · 504 5

Industria 4.0: de los sistemas de control a la Inteligencia Artificial

24/01/2020 · Vídeos · 56 1

MadYWat: Canalizando el conocimiento a los responsables políticos

23/01/2020 · Vídeos · 82 1

Evaluación de la ósmosis directa-fertirrigación para reutilización en áreas turísticas mediterráneas

22/01/2020 · Tratamiento del Agua · 168 1

Ozono como alternativa al tratamiento con cloro en la industria de productos frescos

21/01/2020 · Tratamiento del Agua · 201

Control de bioensuciamiento basado en la eliminación de nutrientes en membranas de ósmosis inversa

20/01/2020 · Tratamiento del Agua · 136 1

Ósmosis forzada para la producción de agua regenerada y residual para el tratamiento anaerobio

17/01/2020 · Tratamiento del Agua · 230 1

Combinación de membranas de nanofiltración y procesos electro-oxidativos como tratamiento terciario

16/01/2020 · Tratamiento del Agua · 200

Tecnologías emergentes en tratamientos de membranas

15/01/2020 · Tratamiento del Agua · 321 1

Gestión del riesgo de inundación de aguas superficiales y cómo implementar SUDS en las ciudades

14/01/2020 · Tratamiento del Agua · 56 1

Hacia el desarrollo de un sistema de ayuda a la decisión ambiental relacionado con MON para ETAP

13/01/2020 · Tratamiento del Agua · 130 1

DrinkIA: sistema de apoyo a la decisión para la gestión de plantas de tratamiento de agua potable