La Laguna de la Salada Grande ha experimentado una pérdida de cota de 3’5 metros en el nivel de agua en los últimos 20 años

73
0
73
  • El Patronato de la Reserva Natural de las Saladas de Chiprana informa sobre el aporte de agua a la Salada Grande.
  • El presupuesto para actuaciones dentro del año 2013 en este humedal del Bajo Aragón, protegido como Reserva Natural, asciende a 112.894 euros.

(Aragón) Esta mañana ha tenido lugar, en el Ayuntamiento de Chiprana (Zaragoza), la primera reunión del año del Patronato de la Reserva Natural Dirigida de las Saladas de Chiprana, que ha contado con la presencia del director general de Conservación del Medio Natural, Pablo Munilla, el director general de Ordenación del Territorio, Javier Gamón, el director general de Relaciones Institucionales, Javier Allué, y ha estado presidida por Francisco Javier Nicolás, alcalde del municipio de Chiprana.

En dicho encuentro, en el que también han estado presentes diversos agentes sociales como administraciones públicas, científicos, ecologistas, propietarios… además de los municipios que aportan territorio a la Reserva Natural, se han abordado temas como la aprobación de la Memoria Anual del año 2012 y la presentación del Plan de Inversión de 2013.

La memoria anual de gestión de la Reserva Natural de las Saladas de Chiprana recopila y analiza la información más importante del año anterior, realizando una síntesis de las actuaciones llevadas a cabo. Así, en el documento referente a 2012 se recogen aspectos como el seguimiento de hábitats de interés comunitario, la red de muestreos permanente de flora o el estudio efectuado sobre la comunidad de murciélagos de la Reserva.

En lo que respecta al Plan de Inversiones para 2013 en la Reserva Natural de las Saladas de Chiprana se contempla un incremento en la inversión del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón hasta 112.894 euros, parte de ellos dedicados a la conservación del humedal bajoaragonés mediante proyectos como es el estudio de fitobentos y tapetes microbianos, la aplicación de un modelo de custodia del territorio o la actualización de la base de datos sobre seguimiento hídrico, amén de otras actuaciones habituales de funcionamiento general como pueden ser la contratación de una asistencia técnica, la participación en el programa educativo de los centros de interpretación de la naturaleza de Aragón –realizado a través de la empresa pública SARGA- o el reparto de subvenciones a ayuntamientos para el desarrollo socioeconómico del entorno.

Así mismo, y dentro de estas partidas, hay un nuevo importe previsto de 30.000 euros para la adecuación de fogones en el área recreativa de San Marcos, y que se enmarca dentro de las actuaciones contempladas en el convenio firmado entre el Gobierno de Aragón y la Diputación Provincial de Zaragoza para la conservación de espacios naturales protegidos en esta provincia.

Un punto importante de la reunión del Patronato ha sido el informe presentado sobre las actuaciones de aporte de agua a la Salada Grande, ya que el descenso detectado desde el año 1993 en los aportes hídricos a las lagunas podría estar generando algunas consecuencias como el envejecimiento y regresión de los tapices bacterianos, la disminución en extensión y profundidad de Salada Grande, la colmatación de sedimentos en cubetas menores… o un incremento de salinidad, aspectos todos ellos que conllevan una modificación del hábitat natural que se pretende conservar.

Para recuperar progresivamente el nivel de agua de las saladas y frenar el deterioro de la fauna y flora invertebrada, especialmente del tapiz bacteriano -o tapete microbiano-, un informe técnico del Servicio Provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón recomienda realizar aportes de agua en invierno y primavera, de forma discontinua e indirecta, con caudales elevados desde los sobrantes de las acequias de Civán y del Regallo, hasta alcanzar de 1’5 a 2 m de cota sobre el nivel actual, y llegar así a una salinidad óptima. Dichos aportes, realizados en colaboración con la Comunidad de Regantes y con los propietarios agrícolas de la zona, serán revisados semanalmente por los Agentes de Protección de la Naturaleza y, en la medida de lo posible, se realizarán muestreos de calidad del agua aportada y de la de las saladas, sobretodo en lo que respecta a la concentración de productos fitosanitarios.

La Reserva Natural de las Saladas de Chiprana

La Reserva Natural Dirigida las Saladas de Chiprana es un ecosistema único a nivel europeo que depende de la acción antrópica, resultado de la interacción y dinámica natural de la litología, el relieve y el clima, en conjunción con la intervención resultante de los aprovechamientos agrícolas, siendo la única laguna hipersalina de toda la Península Ibérica.

Situada en una zona semiárida de la comarca del Bajo Aragón-Caspe, el complejo lagunar de las Saladas de Chiprana –la Salada Grande, la de las Roces y el Prado del Farol– está incorporado también a la lista de Humedales de Importancia Internacional del Convenio RAMSAR.

En esta Reserva Natural destaca la existencia de doce ecosistemas de gran diversidad, donde sobresalen los de tipo acuático con agua salada y en los que se localiza una biodiversidad de gran importancia gracias a la presencia de especies animales como el tarro blanco, o plantas como Tamarix boveana, Ruppia maritima y Microcnemum coralloides. Es también lugar de cría del tarro blanco.

Los fondos de la Salada Grande –de hasta 5’6 m de profundidad- están cubiertos de tapetes microbianos que reproducen el origen de la vida en la Tierra.

Comentarios