Escuelas de Negocios y profesionales en búsqueda de formación

0
170
  • Reflexiones de obligada lectura para todos aquellos que buscan nuevas oportunidades formativas

Sobre el blog

Santiago Molina Cruzate
Director de Programas Executive en Instituto Superior del Medio Ambiente, ISM.

Publicado en:

iAgua Magazine Nº 2

Personalidades

Este artículo fue publicado originalmente en el segundo número de iAgua Magazine. Consulta este y otros contenidos premium en www.iagua.es/magazine

  • La cada vez mayor masificación de la oferta formativa requiere un esfuerzo a la hora de seleccionar la alternativa de mayor calidad y que más se ajuste a las necesidades del alumno.

En un momento como el actual, en el que el acceso a la información y el acceso a la formación son absolutamente ilimitados y en donde a menudo resulta más complejo seleccionar que encontrar, elegir bien se ha convertido en tarea complicada cuando uno habla de formación. Las nuevas tecnologías, la posibilidad de interacción directa con potenciales clientes y la búsqueda de oportunidades en un ámbito profesional que ofrece a día de hoy pocas barreras han dado lugar a un muy considerable incremento de la oferta formativa dentro del sector ambiental.

Con el deseo de que puedan servir de referencia para profesionales y futuros profesionales, me permito aprovechar este espacio para recoger algunas reflexiones concentradas en cuatro aspectos que creo son imprescindibles antes de decantarse. A saber:

Resulta imprescindible conocer en qué medida se alinea la visión de cada Escuela de Negocios con nuestros objetivos

Metodología

La visión de cada Escuela de Negocios o empresa es distinta y resulta imprescindible conocer en qué medida dicha visión se alinea con nuestros objetivos. Desde el Instituto Superior del Medio Ambiente hemos hecho una apuesta clara por dar visibilidad al conocimiento de profesionales y por la posibilidad de que a través de esta entidad diseñen y definan los contenidos y casos prácticos que forman la base de cada programa. Un método de aprendizaje basado en la reflexión, el análisis, la acción y la evaluación nos permite establecer las características de cada acción formativa, orientada siempre a fomentar la creatividad e innovación y lograr la adquisición de conocimientos aplicados a la toma de decisiones.

Profesorado

Resulta imprescindible conocer con detalle la trayectoria de quien va a impartir la formación y comprobar además que su experiencia profesional se circunscribe a la temática del curso en cuestión. O somos capaces de incorporar a profesionales con experiencia en el mismo ámbito y temática que participan como docentes o no estaremos cubriendo los requisitos mínimos exigibles. Necesitamos que el docente sea capaz de trasladar al aula, física o virtual, las dificultades a las que se enfrenta en el desarrollo diario de su labor y que el alumno pueda así abordar los mismos problemas a los que previsiblemente tendrá que enfrentarse en el futuro desarrollo de su actividad.

Compañeros

Si no soy capaz de identificar cuál es el valor añadido del curso al que estoy optando muy probablemente sea porque no estoy buscando en el sitio adecuado

A menudo le prestamos poca atención pero si pensamos realizar un curso deberíamos tener una idea clara de quién va a acompañarnos en este viaje. No sólo porque su trayectoria y experiencia puede aportar un valor añadido en foros, debates y potenciales consultas sino porque en el siglo XXI la formación se ha convertido en la base del networking. Bien a través de un curso de Especialista, bien asistiendo a un taller práctico o un seminario sobre una temática concreta, la formación supone una inmejorable oportunidad para ampliar nuestra red de contactos.

Valores

Más allá de la organización de cursos, existe toda una serie de actividades y propuestas adicionales que pueden ser factor determinante. Antes mencionaba la red de contactos -imprescindible y básica en cualquier Escuela de Negocios-, pero las oportunidades que ofrecen están Entidades deberían ir en todos los casos mucho más allá. Desde la orientación laboral hasta las posibilidades de colaboración futura, el asesoramiento en materia de emprendimiento o la invitación a participar en seminarios o talleres, el abanico de oportunidades es enorme y resulta imprescindible conocerlas e intentar aprovecharlas cada vez que uno se interesa por un programa formativo.

El análisis es sencillo. Y si no hay nada más o no soy capaz de identificar cuál es el valor añadido del curso al que estoy optando muy probablemente sea porque no estoy buscando en el sitio adecuado. Keep looking, que diría Steve Jobs.

Comentarios

La redacción recomienda