La huella hídrica y el valor del agua, un tema prioritario en Perú

0
193
  • huella hídrica y valor agua, tema prioritario Perú
  • La Autoridad Nacional del Agua (ANA) de Perú, con el apoyo de UNOPS y el PNUMA,  organizó el Taller práctico sobre herramientas para  la eficiencia hídrica, el pasado 27 de noviembre.

Sobre la Entidad

ONU
ONU
La Organización de las Naciones Unidas es una organización internacional formada por 193 países independientes. 
193

El evento se realizó como parte del programa de capacitación del Estudio de factibilidad del proyecto: Rehabilitación y mejoramiento del canal principal Cumbaza, San Martín. Alrededor de 18 participantes, funcionarios de la ANA, del Ministerio de Ambiente de Perú y del programa Aquafondo y Aqualimpia, así como delegados de COSUDE y WWF, pudieron intercambiar información sobre las herramientas para implementar la eficiencia en el uso del agua, específicamente a través del cálculo de la huella hídrica y la productividad del agua.

“Es necesario preservar la salud de los ecosistemas, ya que los servicios que proporcionan son fundamentales para la economía y el bienestar humano, desde la provisión de agua y alimentos hasta la regulación del clima, el turismo y la recreación”, comentó Maite Aldaya, especialista en huella hídrica del PNUMA y conductora del taller. La expositora resaltó que se está analizando la huella hídrica para la evaluación de los diferentes paquetes tecnológicos propuestos en el Plan de Desarrollo Agrícola del Estudio de Factibilidad del canal Cumbaza.

La disponibilidad de agua dulce en Perú es muy desigual

“La huella hídrica es un análisis volumétrico y económico de la demanda de agua para diferentes usos que sirve para mejorar la eficiencia en la asignación del agua”, comentó Maite Aldaya. Perú ha avanzado en el uso de esta metodología y ha publicado este año el estudio “Huella hídrica del sector agropecuario”. Durante el taller, se revisaron las metodologías y tendencias internacionales en esta materia y se introdujeron términos como el de “huella verde, azul y gris”, para referirse a la cantidad de agua de lluvia consumida durante el proceso de producción, al consumo del flujo de escorrentía y al grado de contaminación del agua dulce, respectivamente.

“Para la ANA es muy importante implementar la huella hídrica a fin de evaluar el consumo del agua. También, es un instrumento de comunicación para informar a públicos no especializados sobre los impactos del uso del agua. Lo más importante de este tipo de talleres es contar con especialistas internacionales, ya que en el Perú no hay muchos especialistas en este tema. Por ello, la interacción con expertos nos ayuda a fortalecer las alianzas, el conocimiento y el intercambio de experiencias”, manifestó Fernando Chiock, responsable de Cambio Climático y Glaciares de la Dirección de Recursos Hídricos de la ANA.

La disponibilidad de agua dulce en Perú es muy desigual. La costa pacífica concentra más del 50% de la población y cuenta con menos del 2% del agua, mientras que la selva, que concentra el 26% de población, cuenta con el 90% del agua. Además, la contaminación y el mal uso de los recursos hídricos por parte de los diferentes sectores productivos, los efectos asociados al cambio climático y el aumento de la demanda de agua para cubrir las necesidades de consumo y productivas de la población han producido efectos negativos que dificultan el desarrollo sostenible del país.

La ANA y UNOPS, con la asistencia técnica del PNUMA, firmaron en 2012 un acuerdo de cooperación con el fin de fortalecer las capacidades institucionales para una gestión integral de los recursos hídricos. El PNUMA vela por la incorporación de las consideraciones ambientales en el diseño y evaluación de proyectos, con el fin de evitar la degradación o pérdida de los recursos naturales y determinar los efectos que la intervención puede causar en el ambiente, así como las medidas y mecanismos para evitar, reducir, corregir o compensar tales efectos.

Comentarios