Las Confederaciones siguen emitiendo informes negativos acerca de las nuevas urbanizaciones

3
0
3

Uno de los temas candentes en cuanto a la planificación es el desarrollo urbanístico, y en este sentido, parece que el Ministerio de Medio Ambiente, a través de las Confederaciones Hidrográficas, se ha decidido a tomar cartas en el asunto.
Si en otras ocasiones eran las confederaciones del Júcar y del Segura las que emitían informes negativos acerca de la disponibilidad de agua para nuevas urbanizaciones, ahora es la del Tajo la que ha emitido informes desfavorables sobre nueve grandes operaciones urbanísticas previstas en la Comunidad de Madrid porque no han justificado cómo y de dónde se abastecerán de agua. Aunque estos informes no son vinculantes, afectan a millares de viviendas de una zona recalificada en la capital y cuatro urbanizaciones en Boadilla, entre otras. El Canal de Isabel II, dependiente de Esperanza Aguirre, afirma que los informes son "una forma torticera de controlar el urbanismo".

Los informes del Tajo llegan en pleno conflicto entre la Comunidad de Madrid y el Gobierno de Rodríguez Zapatero. La presidenta regional, Esperanza Aguirre, del PP, le exige que aporte 200 nuevos hectómetros cúbicos de inmediato. La Confederación ya le ha trasladado ese aprovisionamiento, que aún no ha sido aceptado. Ildefonso Hernández, gerente del Canal de Isabel II, dependiente de Aguirre y que abastece los municipios de Madrid, afirma que los informes "son la manera torticera con la que el ministerio ha decidido controlar el urbanismo, pese a que no es su competencia". Los embalses que abastecen a Madrid están al 38,66% de su capacidad. Hace dos años tenían el doble.

Lo cuenta Rafael Méndez, en El País.

Comentarios