Palop, en El País

15
0
15

¿Hay inconsciencia en los planes de expansión del regadío teniendo un recurso limitado?

Digamos que lo ha habido. El sector regante no es alocado, es bastante sensato. En el Guadalquivir se está modernizando muchísima superficie agrícola y se está ahorrando muchísimo. Aquí existe una inteligencia colectiva y la percepción de que el agua no es del Estado sino un bien colectivo. Son los regantes quienes dicen que no caben más invitados, si meten más comensales no hay suficientes platos en la mesa y vamos a tener crisis, conflictos sociales y problemas económicos.

¿Tiene que limitarse el crecimiento urbanístico según sus necesidades de agua?

Los usos del agua necesitan garantía. No podemos permitirnos como país gastar más de la que realmente hay, sea cual sea el uso. No puede ser indefinido el crecimiento de la agricultura ni el urbano. ¿Cuál será el límite? Que no sobrepasemos las disponibilidades de agua. Hay un desarrollo sostenible que tenemos que alcanzar.

La entrevista íntegra

Comentarios