Confrontación política en la Comunidad de Madrid

33
0
33
La batalla del agua

Mabel Galaz

"Madrid tiene garantizado el consumo de agua para más de un año y medio. El Gobierno ha cumplido con su compromiso. La Comunidad puede disponer ya de 208 hectómetros cúbicos".

Cristina Narbona, ministra de Medio Ambiente, hace esta declaración en medio de la guerra de cifras y desmentidos. "El agua se ha convertido en un problema de confrontación política. Esperanza Aguirre quiere hacer de esta cuestión la batalla del agua y aquí sólo hay una verdad, los datos", añade.

El cambio climático provoca largas épocas de sequía. Las zonas más habitadas son las que sufren con más intensidad estos periodos. La Comunidad de Madrid vive desde hace meses pendiente de la lluvia y con restricciones, no en el consumo, pero sí en el riego de jardines y en la limpieza de las calles. El agua se ha convertido por este motivo y por el urbanismo desaforado en otro motivo para el enfrentamiento entre el Gobierno central y el Ejecutivo regional.

El ministerio de Medio Ambiente, a través de la Confederación Hidrográfica del Tajo, ha emprendido acciones para incrementar en 208 hectómetros cúbicos la disponibilidad de agua en Madrid. Durante los últimos tres meses ha desarrollado actuaciones en los ríos Alberche, Tajuña, Sorbe y Tajo para incrementar la disponibilidad. "A fecha de hoy", señala la ministra, "hemos cumplido todos los compromisos, de forma que esos 208 hectómetros cúbicos ya están a disposición del Canal de Isabel II para garantizar el abastecimiento a los ciudadanos de Madrid".

El Gobierno de Esperanza Aguirre asegura que el agua no está disponible y se niega a firmar el acuerdo entre las administraciones. "Lo que nosotros queremos es agua para beber", asegura Ildefonso de Miguel, gerente del Canal de Isabel II. "No es verdad que ya estén listos esos 208 hectómetros cúbicos, si fuera así, firmaríamos. Para poder utilizar el agua del Alberche necesitamos 12 meses de obras y lo mismo sucede con lo que nos dan del Tajo. En algunos casos es agua sin depurar. Nosotros hablamos de agua disponible y no hipotética".

Narbona responsabiliza a la Comunidad de no haber hecho los deberes que le corresponde: "Cerca de 170 hectómetros cúbicos podrían estar ya disponibles si el Canal de Isabel II hubiera finalizado las infraestructuras complementarias. Ya se están utilizando más de 50 hectómetros cúbicos, gracias a las actuaciones del ministerio, y el resto está pendiente de que el Canal concluya las obras que debe ejecutar". Y añade: "Respecto a los otros 30 hectómetros cúbicos, el Ministerio de Medio Ambiente los pondrá a disposición de los ciudadanos de Madrid, gracias a las obras de extracciones de pozos de la margen derecha del río Guadarrama que está ejecutando la Sociedad Estatal Aguas de la Cuenca del Tajo".

El agua se ha convertido en un bien preciado en la Comunidad porque las épocas de sequía son cada vez más frecuentes y por la explosión urbanística. El Ministerio de Medio Ambiente está dispuesto a actuar y, de hecho, ya ha comenzado a hacerlo al amparo de la ley.

La disposición final primera de la Ley 11/2005, de 22 de junio, del texto refundido de la Ley de Aguas dice:

"Las confederaciones hidrográficas emitirán informe previo, en el plazo y supuestos que reglamentariamente se determinen, sobre los actos y planes que las comunidades autónomas hayan de aprobar en el ejercicio de sus competencias, entre otras, en materia de medio ambiente, ordenación del territorio y urbanismo, espacios naturales, pesca, montes, regadíos y obras públicas de interés regional, siempre que tales actos y planes afecten al régimen de aprovechamiento de las aguas continentales o a los usos permitidos en terrenos de dominio público hidráulico y en sus zonas de servidumbre y policía, teniendo en cuenta a estos efectos lo previsto en las planificaciones hidráulicas y en las sectoriales aprobadas por el Gobierno".

El texto también indica que cuando los planes de las comunidades o de las entidades locales comporten nuevas demandas de recursos hídricos, el informe de la confederación hidrográfica se pronunciará expresamente sobre la existencia o no de recursos suficientes para satisfacer las demandas.

Desde el pasado mes de noviembre, se han presentado en la Confederación Hidrográfica del Tajo 34 expedientes, de los que 16 se han informado de manera desfavorable. Los restantes han sido favorables porque han justificado la procedencia de los recursos hídricos. De los desfavorables, cuatro eran urbanizaciones de Boadilla del Monte. Sin embargo, este municipio presentó posteriormente documentación justificando la procedencia de los recursos, por lo que los informes terminaron siendo favorables.

Los otros 12, con informes desfavorables, corresponden a Madrid (Urbanización la Dehesa), Torrejón de la Calzada, San Martín de Valdeiglesias, Sevilla la Nueva, Fuente el Saz, Ciempozuelos (14.000 viviendas), Colmenar de Oreja (17.000 viviendas), Villanueva de Perales, Villamantilla, Móstoles (15.000), Alcorcón (3.700) y Alcalá de Henares. Además de viviendas, se incluyen polígonos industriales.

En la actualidad, los embalses que abastecen a la región están al 54,9% de su capacidad. Hace un año, las reservas de agua embalsada eran del 60,4%. "El desmesurado e insostenible crecimiento que promueve la política urbanística del Gobierno regional está poniendo en grave riesgo el abastecimiento de agua al apoyar incondicionalmente nuevos desarrollos sin realizar estudios rigurosos de disponibilidades hídricas y demandas de agua", señala el secretario general del PSM, Rafael Simancas.

La Cámara de Cuentas de la Comunidad advierte en un informe oficial que el crecimiento de la población y el ritmo de desarrollo urbanístico de la región provocarán que, a medio y largo plazo, no haya agua suficiente para todos los madrileños. Y el Informe de fiscalización del ciclo urbano del agua en la Comunidad de Madrid arroja preocupantes conclusiones: en el presente año 2006, el nivel de garantía disminuirá gasta el 88%, es decir, sólo se podrá satisfacer la demanda de agua del 88% de la población. En 2015, el nivel de garantía bajará hasta el 70% y llegará a situarse por debajo del 60% cinco años después.

Según estas previsiones, uno de cada tres años habrá una situación de restricciones en la región, si no se toman medidas frente al objetivo de situar esta media en uno cada 25 años.

"La Ley del Suelo no invita al optimismo. La nueva normativa empeorará la situación, tanto desde el punto urbanístico como medioambiental y social. La aprobación y desarrollo de la Ley del Suelo propuesta por el PP generará acusados estrangulamientos en materia de insuficiencia de agua", denuncia Simancas.

Teniendo en cuenta unos parámetros de consumo de 350 litros por habitante
y día
, la demanda estimada para una población de 8,545 millones de personas (previsión poblacional de la Comunidad de Madrid para el año 2020) sería de 1.079 hectómetros cúbicos al año. Según algunos estudios que maneja el grupo socialista en la Asamblea, para el año 2035, con una población estimada de 11,33 millones de habitantes en la región, la previsión de consumo se sitúa en 1.447 hectómetros cúbicos anuales.

"Madrid necesita más agua. Y es competencia del Gobierno dársela", concluye Ildefonso de Miguel.

Vía El País

Comentarios