Programa de Voluntariado en ríos en la cuenca del Duero

179
0
179

Once asociaciones sin ánimo de lucro han sido seleccionadas este año para participar en el Programa de Voluntariado en Ríos puesto en marcha por el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino (MARM), a través de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), en el territorio de la cuenca.

En total, el MARM va a invertir 250.776 euros en una decena de proyectos que tienen como objetivo común sensibilizar a la población sobre los valores socio-ambientales de los sistemas fluviales.

La Asociación Promoción Actividades Culturales y la Fundación Global Nature actuarán en la provincia de Palencia. La asociación APAS centrará sus esfuerzos en llevar a cabo labores de diagnóstico, sensibilización, conservación y mejora del río Pisuerga mientras que la Fundación Global Nature se encargará de la mejora de los humedales declarados Lugar de Interés Comunitario (LIC) del Canal de Castilla mediante la limpieza y recuperación vegetal de algunos tramos de las márgenes.

En la provincia de Valladolid desarrollarán sus proyectos la Asociación Crisca, que realizará una serie de trabajos para habilitar y señalizar una senda en la margen izquierda del río Duero a su paso por Quintanilla de Arriba; La Fundación Museo de la Cienca, que se encargará de la restauración del islote ubicado a la altura de la antigua fábrica de harinas de El Palero, y la Asociación de Amigos del Pisuerga, que recuperará tres de los diez manantiales asociados al Pisuerga a su paso por la capital y llevará a cabo labores de conservaciones en el nacimiento y la desembocadura del río.

En Burgos la fundación Oxígeno continuará la labor que comenzó en 2007, en la anterior convocatoria del Programa del Voluntariado, dirigida a sensibilizar a la población sobre la importancia de la buena conservación y mantenimiento de los ríos Arlanzón y Vena, a su paso el término municipal de Burgos.

También continuarán con la labor emprendida en 2007 las dos asociaciones que este año vuelven a trabajar en Salamanca, la fundación Tormes y la fundación de Iniciativas Locales-Universidad de Salamanca (FIL) que desarrollan sendos proyectos destinados a promover la participación activa de dos sectores tan dispares, como los universitarios y la población rural en la defensa del río Tormes como elemento fundamental del paisaje. En concreto, la fundación dirige un proyecto de recuperación y catalogación del patrimonio etnográfico ligado al río Tormes (molinos, fuentes, lavaderos, cigüeñales, puentes y oficios artesanos).

En Toro (Zamora), la asociación ProCulto llevará a cabo un conjunto de actividades destinadas a la recuperación, para la sociedad, de una serie de fuentes ligadas, hasta mediados del siglo pasado, a la vida diaria de sus habitantes.

Además, en Ávila la Unión de Pequeños Agricultores desarrollará un proyecto dirigido a la restauración fluvial de la comarca de Arévalo. El proyecto está dirigido a los estudiantes del último ciclo de primaria y secundaria de esta localidad que podrán reconocer y plantar en las riberas del río a su paso por Arévalo las especies propias de la zona así como reconocer la avifauna.

Por último, la organización Adeagua pondrá en marcha en distintos puntos del territorio de la cuenca un proyecto destinado a analizar la calidad de las aguas orientado a la sensibilización y educación ambiental.

En todos los casos los proyectos seleccionados tienen como objetivo prioritario la colaboración de la población, si en 2007 participaron en la primera convocatoria 1.800 voluntarios, se espera que en esta edición la cifra supere los 4.000.

El programa de Voluntariado en Ríos, como herramienta activa de la participación social en defensa del medio ambiente, forma parte de la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos cuya finalidad principal es la recuperación de las masas fluviales mediante la adopción de una serie de medidas destinadas a restaurar o mantener su comportamiento como ecosistemas.

En concreto, el Programa de Voluntariado en Ríos pretende reducir los problemas puntuales que existen a lo largo de todo el Dominio Público Hidráulico y convertirse en una herramienta activa que facilite la participación de la sociedad en defensa del medio ambiente.

El Programa arrancó el pasado año con un presupuesto en la cuenca del Duero de 100.000 euros que permitieron poner en marcha media docena de proyectos. En total, se pondrán en marcha en todo el país un total de 49 proyectos.

Comentarios