Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Minsait
Schneider Electric
Vector Energy
ICEX España Exportación e Inversiones
Rädlinger primus line GmbH
HRS Heat Exchangers
Likitech
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Ingeteam
Lama Sistemas de Filtrado
Agencia Vasca del Agua
Grupo Mejoras
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Filtralite
TRANSWATER
SCRATS
Cajamar Innova
ADASA
IAPsolutions
Xylem Water Solutions España
Idrica
Amiblu
Almar Water Solutions
Baseform
AMPHOS 21
TecnoConverting
KISTERS
Red Control
J. Huesa Water Technology
TEDAGUA
AECID
Hach
Hidroconta
ACCIONA
Aqualia
s::can Iberia Sistemas de Medición
ADECAGUA
FLOVAC
Fundación Biodiversidad
Innovyze, an Autodesk company
IRTA
EPG Salinas
Saint Gobain PAM
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
AGS Water Solutions
FENACORE
Sacyr Agua
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Global Omnium
Catalan Water Partnership
Asociación de Ciencias Ambientales
LACROIX
GS Inima Environment
Barmatec
Fundación CONAMA
RENOLIT ALKORPLAN
ESAMUR
ONGAWA
ISMedioambiente
DATAKORUM
Fundación Botín
Molecor
Confederación Hidrográfica del Segura
CAF
Kamstrup
Sivortex Sistemes Integrals

Se encuentra usted aquí

Estudios interdisciplinarios del agua en el Ecuador

Sobre el blog

Andrés Martínez-Moscoso
Doctor por la Universidad de Alicante (PhD). Coordinador del Water Law and Management Lab - Universidad de Cuenca. Tesis en Gestión del Agua y gobiernos locales del Ecuador. #WaterLaw #Watergovernance #LocalGovernment #HumanRights
  • Estudios interdisciplinarios agua Ecuador

La Universidad tradicional estuvo marcada por dos situaciones, la primera relacionada con la separación en dos bandos entre ciencias duras y ciencias sociales; y, la segunda aquella que encasilló a la academia en el oscurantismo de la Edad Media, en la cual sólo los doctos podían acceder al conocimiento, mientras que el pueblo era apartado.

Por suerte, todas estas situaciones cambiaron, en el segundo caso gracias al componente de la vinculación con la sociedad y la empresa, tanto para que los conocimientos generados se pongan en beneficio de la población y que sean entendidos por ésta (divulgación científica), así como con la aplicación de los nuevos descubrimientos y estudios a la mejora en la producción y la industrialización de productos.

Sin embargo, en el caso relacionado con la disputa entre las “ciencias”, ha tenido que llegar una nueva generación de docentes e investigadores que comprendan que la academia no se trata de una competencia por conocer cuál rama de conocimiento es la mejor, sino que un fenómeno objeto de estudio puede ser abordado de mejor manera tanto de manera multidisciplinar o interdisciplinar; en el primer caso, cada profesional con su especialidad se encarga de emitir su criterio, sin que estos lleguen a mezclarse; y en el segundo, se permite la mezcla y la superposición de las disciplinas, saliéndose de los esquemas tradicionales y otorgando la posibilidad que distintas profesiones confluyan en el trabajo científico.

Por ello, hace algunas décadas era imposible pensar que dentro de la formación de un arquitecto, era fundamental conocimientos básicos sobre antropología, o que al abogado le estaba vetado totalmente conocer sobre finanzas y contabilidad. Tanto los nuevos programas de grado, así como los estudios de cuarto nivel, toman en cuenta el factor interdisciplinar dentro de la formación.

Bajo esta premisa, cuatro universidades de élite ecuatorianas: la Universidad de Cuenca, la Escuela Superior Politécnica del Litoral, la Escuela Politécnica Nacional, y la Universidad Técnica del Norte, dentro de la red “VLIR-network”, ofertan la Maestría en Ciencias de la Ingeniería para la Gestión de los Recursos Hídricos, la cual tiene por objetivo “ofrecer una educación del más alto nivel, basada en la investigación y en el entrenamiento en tecnologías, métodos y técnicas para una gestión sustentable del agua”.

En mí caso particular desde hace algunos meses tengo la suerte de ser parte de la planta docente de la Maestría, precisamente para otorgar esa interdisciplinariedad basada en el estudio de los aspectos institucionales, sociales, económicos y políticos de la gestión de los recursos hídricos. Situación que años atrás hubiese sido impensable, que alguien de las Ciencias Sociales colabore en un programa de posgrado de las ciencias duras.

En mi opinión, apuestas como la realizada por las universidades ecuatorianas ponen de relieve el nuevo concepto de educación que requiere el Ecuador, aquel que intente ser colaborativo, integral e interdisciplinario. Solamente así la Universidad volverá a ser protagonista de los cambios sociales y económicos del país.

La redacción recomienda

06/04/2020 · Legislación

Audiencia Publica Lhaka Honhat-Argentina Parte 1