El Papa Francisco y el lobby ambiental

149
0

Sobre el blog

Andrés Martínez
Doctor por la Universidad de Alicante (PhD). Tesis en Gestión del Agua y gobiernos locales del Ecuador. #WaterLaw #Watergovernance #LocalGovernment
149

La serie dirigida y protagonizada por Kevin Spacey, “House of Cards”, es una buena recreación del manejo de las relaciones del poder, pues en ella se muestra como Frank Underwood, un congresista estadounidense rebasa todos los límites de la ética y la moral con el único propósito de ocupar la Casa Blanca, para lo cual se vale de la influencia que ejercen los lobbies en el Congreso Estadounidense. 

Desde empresas petroleras, tabacaleras, industria alimentaria, etc., todos los grupos industriales en el que el destino de su negocio pueda ser regulado por el legislativo, invierten grandes sumas de dinero para contratar a expertos del cabildeo o looby, usualmente despachos jurídicos, con verdaderos ejércitos de expertos en materia legal, que de manera directa (reuniones, oficios, sugerencias, etc.) o, indirecta (cócteles, divulgación de estudios científicos, congresos, publicaciones, apoyo a ONG, etc.) buscan ejercer presión para que el legislador redacte, reforme, o adapte la legislación de la mejor manera a favor de los intereses del “cliente”.

Si bien es cierto, parecería que el looby en los pasillos de los Congresos o Parlamentos alrededor del mundo se encontraría reñido por la Ley, la tradición anglosajona en lugar de prohibirlo, ha optado por regularlo, para lo cual existe un registro público de las personas que se dedican a esta actividad (35.000 en EE.UU).

Hasta el momento me he referido al cabildeo profesional y a quienes ejercen presión a cambio de una retribución económica, sin embargo, el 2015 ha tenido una connotación especial, pues el “cliente” en este caso ha sido el Medio Ambiente, respecto a los problemas derivados del cambio climático. Muestra de ello es que tanto el G-7, en su última reunión en Alemania adoptó decisiones especiales respecto al “Cambio Climático, la Energía, y el Medioambiente”; mientras que la Unión Europea, UE, y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC, acordaron en Bruselas un Plan de Acción, cuyo segundo punto se refiere al “Desarrollo sostenible; Medio Ambiente; Cambio climático; Biodiversidad; Energía”.

Sin embargo, el Medio Ambiente se ha aliado con un potente “lobbista”, se trata del máximo representante de la Iglesia Católica, el Papa Francisco, quien la semana pasada publicó su encíclica: “Laudato Si” (Alabado seas), en la cual a más de realizar un homenaje al Santo de los animales y la naturaleza, San Francisco de Asís, en su acostumbrada posición directa, e incluso políticamente incorrecta, a lo largo de sus VI Capítulos, hace un llamado de atención respecto a los riesgos que conlleva el cambio climático (se refiere al clima como bien común) e incluso impone responsabilidades de la contaminación ambiental del planeta, orando por el cuidado de la casa común.

En mi opinión, la religión y la fe, forman un compendio poderoso que a más de uno hará reaccionar en la Cumbre del Clima de Paris 2015, COP21, por lo que el Papa Francisco se convierte en un poderoso actor del “looby” en materia ambiental. Esperemos que esta presión se canalice en una posición más conciliadora por parte de los líderes mundiales en pro de un medio ambiente sano y un desarrollo sostenible e integral.

Comentarios