Aqualia
Connecting Waterpeople
Llega el evento de referencia sobre transformación digital

Retos en la conservación de los servicios ecosistémicos del regadío

  • Retos conservación servicios ecosistémicos regadío

Sobre el blog

C. Dionisio Pérez-Blanco
Investigador Distinguido, Universidad de Salamanca.

Blog asociado a:

Descargar artículo en PDF
Iniciar sesión

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
ABB

Temas

En diversas regiones del mundo, los retornos del riego hacia ríos y acuíferos contribuyen a la creación y conservación de humedales, áreas boscosas y otros ecosistemas que proporcionan valiosos servicios ecosistémicos a la sociedad. Los servicios ecosistémicos del regadío incluyen la conservación del hábitat (por ejemplo, para aves acuáticas migratorias), la regulación del clima (captura de carbono) y servicios culturales o recreativos (valor paisajístico), entre otros. Dado que estos servicios ecosistémicos están fuera del mercado, su valor no se incluye dentro de la producción agrícola, y su pérdida no es contabilizada cuando el ecosistema subyacente se degrada.

Los servicios ecosistémicos del regadío están amenazados por la creciente escasez de agua y las respuestas adaptativas de la agricultura a través de la modernización de regadíos. La modernización de regadíos (sistemas de riego por aspersión o por goteo, revestimiento de canales, etc.) aumenta la proporción de agua consumida, de manera productiva (transpiración de cultivos), por unidad de agua disponible. A medida que aumenta la escasez, esto permite a los regantes mitigar las pérdidas en la producción, que de otra manera se derivarían de una reducción en la disponibilidad de agua. Este mayor consumo productivo se obtiene, en parte, reduciendo las pérdidas de agua de riego (menor evaporación y menor consumo de plantas sin valor económico, tales como la maleza); pero la fuente predominante es una reducción en los retornos del riego (escorrentía e infiltración), que a menudo son reutilizados por los ecosistemas (u otros regantes) aguas abajo. El resultado es una reducción de los flujos de retorno, la degradación de los ecosistemas dependientes, y una menor provisión de servicios ecosistémicos del regadío.

Si bien los pagos por servicios ecosistémicos ofrecen beneficios al medioambiente y a los regantes, su adopción es todavía limitada

Publicidad

Frenar esta dinámica requiere de sistemas de incentivos que fomenten un mayor desempeño ambiental, como los pagos por servicios ecosistémicos (PSE). Los PSE son una compensación pecuniaria a los proveedores de un servicio ecosistémico que está fuera del mercado, y, por tanto, no es remunerado, a pesar de su valor económico. Los pagos por servicios ecosistémicos pueden llevarse a cabo entre agentes privados (este sería el caso del PSE entre la empresa Nestlé Waters y los regantes de Vittel, en Francia); si bien es más habitual que se articulen a través de acuerdos con el sector público, donde la financiación de los PSE corre a cargo de organismos supranacionales o de gobiernos (nacionales o regionales). Los PSE han recibido una atención y financiación cada vez mayores debido a su capacidad para mejorar el desempeño ambiental, sin menoscabo de la renta agrícola. En la actualidad existen más de cuatrocientos pagos por servicios ecosistémicos en ecosistemas de agua dulce en más de sesenta países, que han contribuido a rehabilitar una superficie de 1,5 veces el tamaño de la India, con una financiación total de 25.000 millones de dólares.

Si bien los pagos por servicios ecosistémicos existentes ofrecen importantes beneficios al medioambiente y a los regantes (ingresos similares, y más estables), su adopción es todavía limitada. La capacidad de los pagos por servicios ecosistémicos de liderar un cambio transformativo, sistémico y sostenible depende en gran medida del compromiso del sector público de reorientar el sector agrícola desde un rol focalizado exclusivamente en la producción hacia otro que compagina producción agrícola con la administración y gestión sostenible de los ecosistemas y sus servicios. Un primer paso necesario en esta dirección es la sustitución de incentivos a la modernización de regadíos en la Política Agraria Común (a través de pagos directos de entre el 40-90% del coste de la infraestructura) por incentivos a la producción de servicios ecosistémicos del regadío a través de pagos por servicios ecosistémicos.

Te puede interesar

Redacción iAgua