Optimización de la gestión del patrimonio de las PTAR (II): Indicador de rendimiento económico

303
0
  • Autores: Jean-Pierre HANGOUËT, Zoubir AÏT MANSOUR, y Bénédicte GUY Degrémont, Centro Técnico de Gestión de Activos a nivel de Planta 
  • Segunda parte del artículo "Optimización de la gestión del patrimonio de las plantas de tratamiento de aguas"
  • Consulta aquí la parte I del artículo y aquí la III.

Sobre el blog

Degrémont
Degrémont Iberia surge a comienzos de 2009 fruto de la integración a nivel organizativo y operativo de Degrémont España y Degrémont Portugal, ambas pioneras en el sector del agua en sus respectivos mercados.
303

2.1 Indicador de rendimiento económico:

En el marco de este enfoque, un indicador económico resulta ineludible. Hemos optado por un indicador utilizado frecuentemente por la profesión, a saber, el ratio tipo E1, tal y como se define en la norma NF EN 15341 de junio de 2007:

Nota: Hemos decidido no considerar un indicador económico basado en los costes de mantenimiento en relación a la producción (€/m3 tratado, €/tonelada de residuos producidos, etc.) porque las plantas a nuestro cargo implementan procesos con equipos muy diferentes (tratamiento de agua potable, estaciones depuradoras, etc.) para los que la comparación de los resultados no habría sido pertinente. No obstante, este tipo de indicador es útil para seguir la evolución en el tiempo de los costes relacionados con el mantenimiento de una misma planta, especialmente cuando el nivel de producción varía significativamente.

El indicador que hemos retenido se utiliza desde hace tiempo para comparar diferentes industrias e identificar las más rentables. En los años 80, un estudio llevado a cabo por cuenta de DU PONT DE NEMOURS mostró que las políticas de mantenimiento más eficientes del mundo (BOB: acrónimo de Best Of the Best) permitían alcanzar un ratio comprendido entre el 2% y el 4%: 

Gráfico 1

Hemos calculado este indicador tanto en plantas de tratamiento de aguas que explotamos como en otras plantas que requieren nuestros servicios en el marco de trabajos de consultoría. El gráfico y la tabla que figuran a continuación muestran los resultados obtenidos en nueve plantas de producción de agua o de depuración en siete países:

Gráfico 2

Podemos constatar que en el caso de estas plantas de tratamiento de aguas, el indicador de rendimiento económico varía entre el 7,5% y el 13,7%, y que la más eficiente, con un porcentaje del 7,5%, está muy lejos de las plantas más eficientes del estudio realizado para DU PONT DE NEMOURS.

Para explicar esta diferencia, más allá de los treinta años que nos separan de dicho estudio, hemos identificado tres razones principales:

2.1.1 Fuente de diferencia n°1: El mantenimiento de las plantas estudiadas se puede optimizar

Por definición, una política de mantenimiento es susceptible de mejora, y para las plantas estudiadas, sobre todo las que muestran un porcentaje superior al 10%, tienen sin lugar a dudas un gran margen de mejora. En el caso de las más eficientes, seguramente podrían aún aportarse mejoras, sin embargo, otras razones explican la gran diferencia que existe.

2.1.2 Fuente de diferencia n° 2: Este indicador económico está sujeto a imprecisiones

Basta con empezar a calcular este indicador para darse cuenta de que la tarea no es tan simple como parece. De hecho, existen numerosas causas de incertidumbre. Por ejemplo, en el caso del denominador, no siempre es fácil de obtener el valor de los equipos instalados y su actualización. En el caso del numerador, las contabilidades analíticas no están todas estructuradas de la misma manera, por lo que la “reconstitución” de los costes es también una fuente de aproximaciones.

Por último, y a pesar de que el método de cálculo del indicador E1 se precisa en la norma, no tenemos la certeza de que los parámetros que se tienen en cuenta sean estrictamente comparables entre estudios. Por ejemplo, en nuestro cálculo, hemos optado por:

  • excluir el valor de la ingeniería civil, de tanques y tuberías que, en general, representan alrededor del 50% del coste de las plantas. En efecto, como las acciones de mantenimiento electromecánico tienen un impacto de gran importancia en los equipos, hemos considerado que era necesario centrarse en ellos. Además, con esto se logra que el indicador sea más sensible;
  • incluir los costes de renovación de los equipos en el coste total del mantenimiento. En las actividades del agua, a menudo se hace una distinción entre “mantenimiento” y “renovación”. Hemos considerado que esta distinción, que puede tener sentido por razones contractuales, no tiene ninguno desde un punto de vista técnico.

Estas dos opciones, que aumentan el valor del numerador y disminuyen el valor del denominador, pueden explicar los valores relativamente altos que hemos obtenido en comparación con los del estudio para DU PONT DE NEMOURS. Esto ilustra el hecho de que es posible comparar diferentes plantas entre ellas, siempre que el estudio se lleve a cabo utilizando los mismos métodos de cálculo y por la misma entidad evaluadora. Las comparaciones que no cumplan mínimamente estos dos criterios pueden llevar a conclusiones erróneas.

2.1.3 Fuente de diferencia n° 3: El indicador económico es incompleto

Para comparar de forma pertinente las diferentes organizaciones, el enfoque económico es necesario, pero no suficiente. Para delimitar correctamente la eficiencia de una política de mantenimiento, es necesario comprender otros factores vinculados a:

  • la propensión de la organización a ser eficaz,
  • la calidad del servicio prestado.

Comentarios