Optimización de la gestión del patrimonio de PTAR (VI): Claves del enfoque objetivo y transparente

63
0
  • Optimización gestión patrimonio PTAR (VI): Claves enfoque objetivo y transparente

Sobre el blog

Degrémont
Degrémont Iberia surge a comienzos de 2009 fruto de la integración a nivel organizativo y operativo de Degrémont España y Degrémont Portugal, ambas pioneras en el sector del agua en sus respectivos mercados.
63

Una vez que el cliente y el proveedor están obligados por un contrato, les conviene establecer una relación de confianza que garantice una cooperación fructífera y por lo tanto sostenible en beneficio de ambas partes. Para que este tipo de relación no sea tan solo una declaración de intenciones, deben emplearse medios adecuados y medir regularmente los efectos.

La demanda legítima de cualquier cliente es recibir el mejor servicio posible al mejor precio. El mejor precio se puede obtener a través de un procedimiento de licitación. Por el contrario, en cuanto a la calidad del servicio, el cliente no puede confiar únicamente en el asesoramiento técnico de su proveedor, incluso si se trata de un actor clave de la gestión del patrimonio confiado.

En estas condiciones, tenemos que encontrar una manera de garantizar objetivamente que:

La demanda legítima de cualquier cliente es recibir el mejor servicio posible al mejor precio

  • La estrategia y los medios empleados se adaptan.
  • El servicio prestado permite conservar el patrimonio en el estado deseado por el cliente.

La idea retenida es la creación de indicadores sintéticos a nivel de planta sobre la base de los comúnmente utilizados a nivel de equipos.

Nota: se ha decidido no utilizar un indicador muy clásico como la tasa de rendimiento sintético (TRS). De hecho, el diseño de las plantas de tratamiento de aguas incluye numerosas redundancias: la TRS no es lo suficientemente sensible a nivel global como para reflejar la disponibilidad real de cada equipo. Además, en muchos casos, y en particular en el caso del tratamiento de aguas residuales, la cantidad realmente tratada no depende necesariamente de la disponibilidad de los equipos o de su rendimiento. Por ejemplo, un periodo de sequía basta para reducir dicha cantidad, sin que por ello haya que cuestionarse la calidad de la función de mantenimiento.

La tasa de disponibilidad sintética

Lo ideal sería disponer de un indicador de medición objetivo del nivel de conservación del patrimonio. La objetividad indiscutible de este indicador es probablemente inalcanzable, pero dada su importancia, es esencial tratar de acercarse.

También es necesario que se pueda calcular de forma automática y producirlo tantas veces como sea necesario para seguir su evolución y comprobar la conveniencia de la política implementada.

Teniendo en cuenta que el principal propósito de la función de mantenimiento es hacer que los equipos estén disponibles para la función de producción, recomendamos el seguimiento de una “tasa de disponibilidad sintética” (TDS) de la planta. Para dar peso a los equipos estratégicos de la planta, esta TDS se puede calcular como la media ponderada de la disponibilidad de cada equipo por su valor y su nivel de criticidad. Esta ponderación permite, asimismo, hacer que la TDS sea más sensible que una simple media.

Donde Di, Ci y Vi son respectivamente la disponibilidad, la criticidad y el valor de cada uno de los n equipos de la planta.

Cabe señalar que este indicador incluye dos aspectos:

  • El nivel de conservación de la planta (cuanto más esté la planta en “buen estado”, más estará disponible).
  • La calidad del servicio prestado por la organización en relación con la función de mantenimiento (cuanto más eficaz es la organización, la disponibilidad de la planta será mayor).

Hasta cierto punto, es posible disociar estos dos aspectos completando la TDS de la planta con otros dos indicadores sintéticos ponderados del mismo modo, a saber:

  • El TMS ED: “Tiempo medio sintético entre dos fallos” (aspecto del nivel de conservación de la planta):

Donde TMEDi, Ci y Vi son respectivamente el tiempo medio entre dos fallos, la criticidad y el valor de cada uno de los n equipos de la planta.

  • El TMS PR: “Tiempo medio sintético para reparar” (aspecto de la eficacia de la organización):

Donde TMPRi, Ci y Vi son respectivamente el tiempo medio para reparar, la criticidad y el valor de cada uno de los n equipos de la planta.

Nota: teniendo en cuenta que los equipos en una planta son muy numerosos, es esencial el uso el sistema de información de la planta para realizar estos cálculos de forma automática. Cualquier enfoque manual sería demasiado tedioso y requeriría mucho tiempo, porque el objetivo es visualizar la evolución de estos indicadores en diferentes escalas de tiempo (anual, mensual, etc.).

Con estos tres indicadores sintéticos, el cliente y el proveedor disponen de indicadores automatizables y objetivos para seguir la evolución de la planta en relación con los objetivos fijados en común. El valor absoluto de estos indicadores es secundario, ya que hay pocas posibilidades de que la comparación con otras plantas sea pertinente dadas las características específicas de cada una de ellas.

De este modo se dispone de indicadores de resultados objetivos, por tanto, queda por establecer los valores que deben alcanzarse en el marco de un enfoque coherente de gestión del patrimonio.

Comentarios