Celebremos la Madre Tierra

92
0
  • Entrada firmada por Asunción Martínez, miembro del patronato de Fundación Aquae

Sobre el blog

Fundación Aquae
La Fundación Aquae nace con la voluntad de ser un foco de referencia nacional e internacional en torno al agua, desde una perspectiva holística. Creemos en el agua, y queremos compartirlo con la sociedad.
92

Hasta la década de los setenta, hace apenas cuarenta años, pocos pensaron y tomaron conciencia de que los seres humanos, viviendo en una extensión de tierra aparentemente sin límites y con agua abundante, podrían causar daños irreparables al medio ambiente. Hoy, esta mentalidad pasa factura: los desastres ambientales desplazan más gente que las guerras, desde 2008, 155 millones de personas han tenido que desplazarse a consecuencia de algún desastre natural.

Ante este escenario, comienza a desarrollarse una nueva mentalidad y una fuerte conciencia común: hoy en día es un hecho que gobiernos, instituciones y población mundial luchan contra las distintas alteraciones del planeta. Encontramos el origen de este esfuerzo en las diferentes campañas e iniciativas que Naciones Unidas viene lanzando desde hace años, para concienciar sobre la necesidad de realizar una labor coordinada y común en pro del desarrollo sostenible y el cuidado de nuestros recursos. Destacaré dos iniciativas fundamentales:

En el centro del desarrollo sostenible están las personas y el agua

En 1992 Naciones Unidas convoca en Río de Janeiro la Cumbre de la Tierra, donde se lanza por primera vez, el concepto de desarrollo sostenible, un desarrollo basado en la protección medioambiental, a la vez que asegura el desarrollo económico y social. A partir de este momento, se ha ido buscando establecer un enfoque más específico, con medidas concretas y metas cuantificables para hacer frente a las principales problemáticas que afronta el planeta entre ellos, el cambio climático, la escasez de agua y la destrucción de los recursos naturales.

La segunda tiene lugar diez años más tarde, en 2009, momento en el que la Asamblea General de la ONU decide fijar el 22 de abril, como el Día Mundial de la Madre Tierra, para crear una conciencia común en torno a las problemáticas medioambientales y con el fin de alcanzar un equilibrio justo entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras, así como para promover una mayor armonía entre los seres humanos con otras especies, con la naturaleza y el planeta.

Desde mi punto de vista, en el centro del desarrollo sostenible están las personas y el agua. El agua es uno de los elementos que más directamente tiene que ver con el desarrollo. Hoy, al igual que hace miles de años, el desarrollo de las ciudades, como entonces lo fue el asentamiento humano que dio origen a las civilizaciones, depende del desarrollo hídrico. Y hoy como antaño, el crecimiento económico, la equidad social y la sostenibilidad ambiental, siguen estando directamente vinculadas al acceso al agua. Hasta hace poco, se tendía a pensar que es uno de los recursos naturales que se encuentra en mayor cantidad, sin embargo, no podemos obviar que únicamente el 3% del total es agua dulce.

Hoy en día, más de la mitad de la población mundial vive en zonas urbanas y se espera que en 2050 el 90% de una población mundial formada por 9.000 millones de personas lo haga en ciudades. Este hecho incrementará en gran medida el consumo de este recurso vital, con el añadido de que en la ciudad los hábitos de consumo suelen ser superiores, además las industrias intensivas en uso del agua se localizan en zonas urbanas y periurbanas.

Las ciudades son dependientes de su entorno, del que toman el agua y en el que depositan sus aguas residuales

Hemos de tomar conciencia de que las ciudades son dependientes de su entorno, del que toman el agua y en el que depositan sus aguas residuales, produciendo impactos significativos más allá de los límites urbanos. Tenemos la responsabilidad de saber cuál es el valor del agua y no solamente el coste para ser capaces de respetar y cuidar este recurso tan preciado y a la vez limitado. La gestión eficiente e integrada de los recursos, y la que involucra y tiene en cuenta a todos los activos sociales, es la única forma de gestión que se acepta internacionalmente como el nuevo estándar para avanzar hacia un uso eficiente equitativo y sostenible.

Podemos decir que ya se está empezando a notar una capacidad concertada de respuesta. La aplicación de medidas de regulación directa, vigilancia y control, la existencia de incentivos financieros y económicos hacia aquellas empresas que de verdad sean sostenibles, el refuerzo del empoderamiento y la transparencia, o la planificación de los usos del suelo son medidas que se están aplicando y de las cuales ya se están obteniendo resultados altamente positivos. Los esfuerzos coordinados de los gobiernos nacionales, la comunidad internacional, la sociedad civil y el sector privado abren la puerta a la esperanza y crean oportunidades de futuro. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer para acelerar esos avances. Se necesitan acciones más audaces y específicas donde todavía existen brechas, y consolidar una mayor conciencia global, común.

Hemos vivido mucho tiempo obviando que los recursos son limitados. Hoy ya es un hecho que hemos de variar el rumbo hacia un desarrollo universal y sostenible, y sabemos que entre todos podemos cambiar las cosas. El trabajo de Fundación Aquae, por ejemplo, a través del Aquae Blog, es precisamente unir conciencias, sumar esfuerzos y hacer visibles iniciativas que hacen de este planeta un hogar compartido, de todos y para todos.

Desde estas páginas os invitamos a celebrar el Día Mundial de la Madre Tierra como realmente se merece: ¡es nuestra casa y como tal debemos cuidarla! 

Comentarios

La redacción recomienda