Aireaciones prolongadas: ¿Es oro todo lo que reluce?

567
2
(1)

Sobre el blog

Jorge Chamorro
Ingeniero especialista en tratamiento y depuración de aguas y en desalación.
567
  • Aireaciones prolongadas: ¿Es oro todo lo que reluce?
    (Wikipedia/CC)

Para mi sorpresa, algunos de mis colegas me han señalado mi animadversión por las aireaciones prolongada. Como creo que he transmitido una idea errónea, voy a matizar por qué no soy un fan de las aireaciones prolongadas, aunque si de los fangos activos y, especialmente, de los procesos de biomasa fija (lechos bacterianos y biodiscos).

Los defensores de las aireaciones prolongadas señalan como ventajas determinantes:

  • Proceso sencillo de operar
  • Proceso sencillo de automatizar
  • Ideal para la reducción del nitrógeno

No puedo estar más de acuerdo. Pero ahora hablemos de sus inconvenientes:

  • Altos consumos de energía
  • Mayor consumo de reactivos en los secados mecánicos
  • Altos costes de operación y mantenimiento (O&M)
  • Propenso a fenómenos de bulking.

En general, los consumos de energía de las aireaciones prolongadas se sitúan entre el 200 % y el 300 % de un proceso de biomasa fija y entre un 120 %-150 % de un proceso de fangos activos con reducción de nutrientes:

Los fangos estabilizados por vía aerobia suelen generar fangos con menor facilidad para su secado mecánico. Esto se traduce en unos consumos de reactivos (polielectrolito) entre el 125 % y el 150 % de los fangos estabilizados por vía anaerobia.

Los costes de O&M son mayores que los propios de procesos de biomasa fija por dos razones bien claras:

  • Los consumos energéticos
  • Los consumos de reactivos
  • Los equipos asociados. Mientras en el caso de la biomasa jifa se reducen a bombas sumergibles y motores eléctricos convencionales. Las aireaciones prolongadas (los fangos activos también) utilizan soplantes, cepillos aireadores, turbinas, domos difusores, etc., que son equipos que requieren inversiones elevadas en mantenimiento preventivo y correctivo.

Los procesos de bulking, asociados a bacterias filamentosas, suelen proliferar cuanta mas alta es la edad del fango.

Si a todo ello sumamos que los costes de personal se disparan para EDAR de tamaños inferiores a los 2.000 habitantes, haciendo que los costes de O&M se sitúen por encima de 1,0 €/m3 de agua depurada (frente a los 0,5-0,75 €/m3 de la biomasa fija), se comprenderá mi animadversión al uso de la aireación prolongada de forma indiscriminada.

Desde mi punto de vista, solo hay una justificación al uso de aireaciones prolongadas para poblaciones de menos de 10.000 habitantes: Que se gestionen con otras EDAR de mayor tamaño de tal forma que los costes se distribuyan entre todos las EDAR mediante un coste unitario uniforme por m3 (o mejor aún, por Tn. de biosólido producido) para todas las EDAR.

PD: Las tecnologías actuales permiten que los procesos de biomasa fija sean tan eficientes, como los fangos activos, en la reducción del nitrógeno por vía biológica.

Comentarios