Connecting Waterpeople
1 de Febrero en Isle Utilities Webinar Series

Problema del agua en España: los políticos no son los únicos culpables

  • Problema agua España: políticos no son únicos culpables

Sobre el blog

Jorge Chamorro
Ingeniero especialista en tratamiento y depuración de aguas y en desalación.

Si bien es cierto que el tema del Ciclo Integral del Agua (CIA) no está en la agenda de ningún partido político, no es menos cierto que no es el único mal que afecta al problema del agua en nuestro país.

Hay una parte importante de culpa en los técnicos del agua, especialmente en los de las administraciones públicas, que reiteradamente olvidan el valor que la ingeniería del agua tiene en las infraestructuras del CIA.

Cuando en los concursos de construcción, de nuevas infraestructuras, no se valoran las aportaciones técnicas, los menores costes de operación y mantenimiento (O&M), y todas aquellas medidas que benefician a largo plazo, algo estamos haciendo mal. Mientras se sobrevaloran aspectos corto placistas, irreales y que casi nunca se cumplen como:

  • Personal técnico que se comprometen a adscribir a la obra, en caso de adjudicación, con experiencias estratosféricas. Como si esos profesionales estuvieran sentados en un banquillo esperando que la empresa los destine a nuevas obras. ¿Para qué sirven la clasificación de las empresas?
  • Planes de obra que nunca se cumplen. Solo hay que ver la duración real de cualquier obra.
  • Rendimientos de maquinaria de libro y que, en muchos casos, están obsoletos o son irreales. Maquinaria que, por cierto, pocos licitadores tienen en propiedad.

Pero el colmo llega cuando el proyecto, que sirve de base al Concurso de Obra, tiene ineficiencias técnicas evidentes (es imposible hacer un buen proyecto con los precios actuales que se pagan en España (< 100.000 €) y que en la licitación no se valora su detección.

Pero lo peor sucede en la fase de construcción, nadie se atreve a corregir, por miedo a represalias administrativas, las deficiencias detectadas. La oferta económica es intocable. Si la infraestructura no funciona luego es lo de menos. Total, eso nos libra de la multa de Europa.

Por no hablar de los concursos de operación y mantenimiento (O&M) donde se valoran temas tan surrealistas como:

  • La realización de calendarios de turno en una instalación en servicio. Como si no existiera ya un calendario consensuado entre todas las partes y cuya modificación es inviable para la duración del contrato (cuatro años). Ventaja competitiva para la empresa que está operando.
  • Control de la operación con instalaciones que están, a tenor de lo recogido en la información entregada para la licitación, fuera de control. Con producciones de fangos un 50 % inferiores a las que deberían de tener, sequedades del fango inferiores al 15 % tras la deshidratación, depuradoras que no generan ni residuos sólidos ni arenas, equipos e instalaciones fuera de servicio producto de un mantenimiento defectuoso.
  • Mayor cantidad de análisis de laboratorio cuando, con el personal adscrito al servicio, o trabajan 24 horas al día o es imposible realizar, por cuestión de tiempo de dedicación, en una jornada laboral. Análisis que, en las futuras convocatorias, no se aportan como documentación, de donde se deduce que...
  • Mejoras a problemáticas que no han sabido resolver en años anteriores y que cuando analizan suelen ignoran las últimas aportaciones tecnológicas.
  • Mejoras en la conciliación laboral con teletrabajo para operadores de planta. Esto sí que es surrealismo puro.

Luego no miremos a los políticos y digamos que son el problema del agua en España. Forman parte del problema, pero si los técnicos seguimos menospreciando nuestra labor seremos tan culpables o más que ellos.