Aqualia
Connecting Waterpeople
Lee iAgua Magazine 34

Reflexiones sobre INVESTAGUA

  • Reflexiones INVESTAGUA

Sobre el blog

Jorge Chamorro
Ingeniero especialista en tratamiento y depuración de aguas y en desalación.
ABB

Tras el gran éxito de las jornadas de Investagua me gustaría hacer unas reflexiones a nivel personal.

Empezaron las jornadas con una visión del sector del agua del Estado y de las Comunidades Autónomas idílica. Tuve que mirar mi carnet de identidad para ver si se había cambiado el nombre de España por el de Utopía. Todos estaban contentos de la situación actual y se frotaban las manos con la venida de los fondos europeos y como esto iba a solucionar el problema del agua, especialmente del saneamiento y la depuración.

Como se notaba que ninguna de esas administraciones tienen competencias en saneamiento y depuración.

Menos mal que luego llegaron los operadores de los servicios y pusieron un poco de cordura denunciando:

  1. Déficit de agua para cubrir las necesidades de abastecimiento como consecuencia del cambio climático
  2. Empeoramiento de las fuentes de agua de abastecimiento que requieren procesos mas potentes en las estaciones de tratamiento de Agua potable (ETAP) como consecuencia del mal funcionamiento de las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR)
  3. Pérdidas en las redes de abastecimiento por ausencia de reposición de las mismas
  4. Redes de saneamiento con mas de cincuenta años de antigüedad.
  5. EDAR obsoletas, sobrepasadas en capacidad, mal diseñadas, etc.
  6. Y, por fin, han sido capaces de decirlo en público: es necesario aumentar las tarifas.

Lástima que todos los años se peguen por ver quién es el primero que anuncia, al principio de cada año, que van a congelar las tarifas del agua o, incluso, bajarlas. 

Todos, sin excepción, se frotaban las manos con los fondos europeos que nos van a llegar, sin tener en cuenta que:

  1. Los problemas del ciclo integral del agua (CIA) son estructurales no puntuales. Los fondos europeos son valiosos pero son solo un parche.
  2. Los fondos europeos no bastan para depurar: construir no es depurar. Pongo un ejemplo reciente de una administración pública que dice literalmente en este año 2021: “la EDAR de XXXXXXX… De acuerdo a los resultados de análisis de vertidos de las aguas residuales depuradas... del periodo que va del año 2011 hasta el 2020 (excepto del año 2012 pues no se tienen datos), aproximadamente un tercio de las muestras (estas se realizan mensualmente en la mayoría de los años) solamente se han cumplido los parámetros para el DBO5, DQO y Sólidos en Suspensión, lo que significa que la EDAR no está funcionando bien… Existe un problema serio de infiltraciones de aguas pluviales en las instalaciones, lo que incide negativamente en los distintos elementos que componen la depuradora. Además, se detectan problemas en todas las fases de tratamiento: línea de agua (pretratamiento, tratamiento primario, secundario) y por supuesto también en la línea de fangos. En relación a la EDAR de YYYYYYY… De acuerdo a los resultados de análisis de vertidos de las aguas residuales depuradas dentro del periodo que va del año 2010 hasta el 2019, solamente se han cumplido los parámetros para el DBO5, DQO y Sólidos en Suspensión los ejercicios 2011, 2013 y 2014, por lo que la EDAR no está funcionando bien tampoco” Y eso son dos ejemplos de más de veinte o treinta depuradoras construidas con fondos europeos y que casi nunca han funcionado correctamente.

El último día de las jornadas, diferentes operadores españolas insistían en la capacidad que tiene, el sector privado, para financiar proyectos en el ámbito del CIA y lamentándose de que en España no existen las condiciones adecuadas para lo que hacen, y muy bien, en el resto del mundo.

Decían que por cada euro público se tenían una capacidad de inversión de cuatro euros privados. Y es verdad, el problema es que esa inversiones nos vuelve al punto de partida. ¿Cómo se recuperan esas inversiones? Sencillo: subiendo las tarifas. Claro que eso no lo dijeron.

Y para terminar una clase magistral de mi amigo Gonzalo Delacámara. Su disertación me pareció sublime. Tan elevada como lejos de la realidad de España. Habló de la excelencia, cuando estamos de mierda, literal, hasta el cuello.