Ya lo digo yo

737
1

Sobre el blog

Jorge Chamorro
Ingeniero especialista en tratamiento y depuración de aguas y en desalación.
737

Llevo tiempo esperando a que alguien lo diga en voz alta.

Desde hace años los jefes de plantas, tanto de potables como residuales comentan, en privado, las dificultades para llevar a cabo su trabajo con la calidad y la competencia que necesitan este tipo de instalaciones.

Las asistencias técnicas, responsables del control de la operación y mantenimiento (O&M) de las mismas, ven incrementarse los incumplimientos año a año.

Los responsables de las ofertas de las empresas explotadores comentan, en voz baja, que las dotaciones presupuestarias para las renovaciones de los concursos son cada vez menores y con mayor nivel de exigencias.

A medida que ha pasado el tiempo, los directores generales de las empresas operadoras son los que muestran su preocupación por una situación que afecta seriamente a la imposibilidad de mantener la competencia profesional que les permite ser referentes en el mundo.

El deterioro que están sufriendo las infraestructuras hidráulicas, por falta de dotación presupuestaria adecuada, es alarmante e inadmisible

Por último, son los responsables técnicos de las administraciones públicas lo que, también, en privado, muestran su preocupación por la situación y sus consecuencias.

El silencio clamoroso de todos los colegios profesionales de los actores más comprometidos: ingenieros, químicos, biólogos, etc. resulta incomprensible.

¿Por qué ninguno de estos colectivos o máximos responsables dicen lo que es obvio?

Entiendo y comprendo la postura de los profesionales del sector, que no se pueden significar de forma individual so pena de ser objeto de potenciales represalias. Entiendo, pero no comprendo, a los máximos mandatarios de las empresas operadoras, ya que su responsabilidad es mayor.

Entiendo menos la postura de los responsables técnicos de la administración que, con su capacitación técnica y seguridad laboral, permiten y toleran una situación insostenible.

Lo de los colegios profesionales lo dejo a juicio de los profesionales que los componen.

En vista de la situación, ya lo digo yo: El deterioro que están sufriendo las infraestructuras hidráulicas, por falta de dotación presupuestaria adecuada, es alarmante e inadmisible.

No creo que nadie pueda explicar que los costes de O&M de este tipo de instalaciones sea cada año menor. Tanto la obra civil y, especialmente, los equipos electromecánicos necesitan mayores recursos económicos por razones obvias de desgaste y pérdida de vida útil.

Con este proceder, por gastar menos ahora, se tendrán que movilizar mayores recursos económicos a medio y largo plazo

Es más, ni siquiera la justificación económica es admisible. Los ahorros que se están registrando en la actualidad, como consecuencia del descenso de las dotaciones presupuestarias se están traduciendo en un descenso de los trabajos de mantenimiento y conservación.

Las consecuencias a medio y largo plazo son reducciones de la vida útil de los actuales equipos y, por consiguiente, necesidad de disponer de recursos económicos adicionales para reacondicionarlos y, en numerosas ocasiones, sustituirlos. Ni que decir tiene que los costes asociados a estas reparaciones o sustituciones son mayores que los que se hubiesen incurrido anualmente para garantizar una correcta manutención de los mismos.

Lo estamos viendo licitación a licitación, ocultos en la partida presupuestaria de mejoras se encuentran disfrazados gastos corrientes de manutención y conservación y, en numerosos casos, hasta reposición de equipos con vidas útiles menores de diez años.

Todos sabemos que, con este proceder, por gastar menos ahora, se tendrán que movilizar mayores recursos económicos a medio y largo plazo. Derivamos nuestra responsabilidad económica al futuro para que lo asuman las generaciones futuras. ¿Es justo?

En el caso de las depuradoras de aguas residuales el problema es aún más grave, pues afecta a la calidad de la depuración: Si, ya sé que todas las EDAR, sobre el papel, dan 25-25 (DBO5-SS), pero hasta que no veamos publicadas las producciones de fangos no se logrará disponer de unos ríos limpios.

Seamos sensatos, los técnicos sabemos que las presiones económicas actuales son fuertes e irracionales, pero debemos recuperar la importancia de nuestro trabajo y ponerlo en valor. Como colectivo tenemos que denunciar la actual situación por razones obvias de eficiencia económica. En caso contrario mucho me temo que nos veremos, en el futuro, desprestigiados y ninguneados por no haber levantado la voz cuando era necesario. 

Comentarios

La redacción recomienda

11 de Diciembre, 2017

Errores más comunes en el diseño de una EDAR, por Jorge Chamorro - MasterClass ingenio.xyz

27 de Noviembre, 2017
CIA y calidad