Aqualia
Connecting Waterpeople

El dilema de los recursos

  • dilema recursos

Sobre el blog

José Díaz Gandul
Consultor de Desarrollo de Negocio de CTA (Corporación Tecnológica de Andalucía)
Descargar artículo en PDF
Iniciar sesión

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
ABB

Dependiendo del punto de vista de cada uno, siempre se encontrará el vaso de agua medio lleno o medio vacío. Pero si el vaso se vacía más rápido de lo que se llena, el problema es evidente.

Este problema no es nada nuevo. En 2015, la ONU aprobó la Agenda 2030 en la que se especificaron los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Algunos de ellos, como el objetivo 6 “Agua limpia y saneamiento”, el objetivo 7 “Energía asequible y no contaminante” o el objetivo 12 “Producción y consumo responsable”, luchan directa o indirectamente contra este problema.

Cada uno de estos objetivos de forma aislada ya supondría un desafío en sí, pero todavía es mucho más complicado tener que combatirlos de forma conjunta. Durante mi trabajo de fin de máster (“Optimización mediante simulación con GAMS de un proceso híbrido de membranas para la recuperación de agua de corrientes de alta salinidad”), yo me encontré con este dilema de la lucha de recursos.

De manera muy resumida, mi trabajo consistió en realizar un modelo matemático que representase el comportamiento de un proceso de tratamiento de aguas de alta salinidad, de forma que, al introducirle una serie de variables de contorno y una variable objetivo, el modelo indicara las variables de operación y diseño óptimas del proceso. De esta forma, no solo se obtienen los parámetros necesarios para llevar a cabo la operación del proceso, sino que, además, se consigue diseñar los equipos a medida. Por otro lado, al realizar la simulación mediante un modelo matemático, una de las ventajas es que además de permitir obtener este tipo de variables también permite analizar en profundidad las variables que mayor impacto tienen en la variable objetivo.

Tarde o temprano, los sistemas requieren de innovación tecnológica diseñada específicamente para cumplir los objetivos propuestos

El dilema se encontraba en el hecho de que para conseguir una corriente de agua limpia se requería un gran consumo eléctrico. Para mi estudio, se estableció como variable objetivo el coste de producción de agua. De esta forma, se obtendría un sistema optimizado para producir agua al menor coste posible. Por otro lado, se podría establecer el consumo eléctrico como la variable objetivo y obtener un sistema de consumo energético mínimo. El sistema se puede optimizar según el objetivo que uno persiga, pero siempre teniendo en cuenta que no se puede conseguir todo.

Como se puede observar, al tener un presupuesto aún más finito que los recursos, luchar contra todos los objetivos al mismo tiempo resulta una tarea compleja. Y este dilema se encuentra en muchos de los proyectos encaminados a conseguir un desarrollo sostenible: ¿Quieres un biocombustible? Necesitas una gran cantidad de materia prima; ¿hidrógeno verde? No se encuentra en la naturaleza por lo que hay que producirlo, ya sea partir de agua con un alto coste energético o mediante gas natural lo que genera CO2.

Los avances tecnológicos están dando pie a monitorizar y controlar con gran precisión los sistemas, optimizándose para reducir los consumos y los costes, pero esta optimización es limitada. Tarde o temprano, los sistemas requieren de innovación tecnológica diseñada específicamente para cumplir los objetivos propuestos.

Una vez se llega al punto donde la innovación no es una opción sino una necesidad, esta no siempre llega a donde se necesita. La innovación debe tratarse de forma más abierta, ¿y qué quiero decir con esto? Si, por ejemplo, el departamento de I+D de una empresa lleva años tratando de resolver un problema con un contaminante en sus vertidos y son incapaces de resolverlo, quién dice que no haya otra empresa que haya tenido ese mismo problema y lo haya solucionado; o que haya un grupo de investigación que lleve años tratando con ese contaminante y sepan cómo tratarlo. El conocimiento no puede acumularse dentro de la universidad, debe transferirse a la empresa. Por su parte, las empresas deben estar abiertas a esa colaboración porque les ayudará a resolver dilemas como los que he planteado en este artículo y para los que busqué solución con mi TFM.

Redacción iAgua