Innovyze, an Autodesk company
Connecting Waterpeople
Grupo Mejoras
J. Huesa Water Technology
Saint Gobain PAM
AGENDA 21500
Aqualia
HANNA instruments
Gestagua
Rädlinger primus line GmbH
EMALSA
FLOVAC
Blue Gold
Smagua
Consorcio de Aguas de Asturias
Filtralite
Innovyze, an Autodesk company
Confederación Hidrográfica del Segura
Saleplas
Hidroconta
Barmatec
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
ADECAGUA
Redexia network
Hach
NaanDanJain Ibérica
Prefabricados Delta
ISMedioambiente
Fundación CONAMA
biv Innova
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
IIAMA
Baseform
Global Omnium
Cibernos
Xylem Water Solutions España
Almar Water Solutions
UNOPS
Schneider Electric
Grundfos
NOVAGRIC
Terranova
s::can Iberia Sistemas de Medición
Elmasa Tecnología del Agua
Fundación Botín
ACCIONA
STF
TFS Grupo Amper
VisualNAcert
LACROIX
EPG Salinas
Molecor
Sacyr Agua
Vector Motor Control
ESAMUR
CAF
ICEX España Exportación e Inversiones
CALAF GRUP
Minsait
TEDAGUA
Regaber
Red Control
Kamstrup
Isle Utilities
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
SCRATS
IAPsolutions
Control Techniques
Idrica
Lama Sistemas de Filtrado
BELGICAST by TALIS
Catalan Water Partnership
Agencia Vasca del Agua
Likitech
AMPHOS 21
UPM Water
ABB
Kurita - Fracta
Aigües Segarra Garrigues
Fundación We Are Water
Elliot Cloud
Fundación Biodiversidad
Ulbios
FENACORE
AZUD
GS Inima Environment
Danfoss
DAM-Aguas
Cajamar Innova
DuPont Water Solutions
Insituform
Aganova
Asociación de Ciencias Ambientales
ITC Dosing Pumps
BACCARA
Bentley Systems
Laboratorios Tecnológicos de Levante
TecnoConverting
AECID
Ingeteam
1 de Febrero en Isle Utilities Webinar Series

Siempre que ha llovido, ha escampado

  • Siempre que ha llovido, ha escampado

Publicado en:

Portada iAgua Magazine

Sobre el blog

José María de Cuenca de la Cruz
Curioso, inquieto y creativo… aprendiz de escritor, e interesado también por las nuevas tecnologías y la educación. Me encanta asumir retos y compartir lo aprendido. Trabajando en lo que me apasiona…. me siento como un pez, en el agua claro.
ABB

Es fácil dejarse llevar por la inercia o la apatía cuando enfrentamos dos crisis, sanitaria y económica, en un contexto de cambios tecnológicos, medioambientales y sociales aún más profundos. Hoy es crítico mantener la lucidez, porque en las crisis la mayoría pierde –si no, no serían tal–, pero algunos salen fortalecidos. En nuestro sector del agua, también.

Estamos en un momento en el que:

  • La tecnología ya cambió nuestra forma de vivir y de trabajar. Debemos aceptarlo, averiguar cómo usarla mejor y seguir desarrollándola. Hoy he visto una situación paradójica: la cola media hora antes de abrir la oficina, con ciudadanos que esperan la atención presencial mirando su smartphone, frente al cartel de entrada anunciando la app y el teléfono de la oficina virtual.
  • Las ciudades, al crecer sobre sus infraestructuras y no con ellas, pierden eficiencia. Generalmente por falta de planificación y recursos, agotan su vida útil o su capacidad. O confían excesivamente en los hábitos, hasta impedirse adoptar nuevas soluciones. Así, las urbes pierden resiliencia y resultan vulnerables; por ejemplo ante las exigencias climáticas, en forma de inundaciones o sequías.
  • El foco se pierde entre las prisas y la aceptación social. La búsqueda de resultados inmediatos y la hipersensibilidad a opiniones compulsivamente expresadas en redes sociales, afectan y distorsionan las estrategias de gestión. Se postergan los proyectos más dilatados, con frecuencia son los destinados al cuidado de los recursos naturales –hídricos incluidos– que se van degradando.
  • La antropización del entorno probablemente alcanza ya todo el planeta, al menos a escala microscópica. En nuestras aguas residuales se puede encontrar cualquier cosa usada por el hombre, si se busca con la técnica analítica precisa. Y de ahí termina en ríos y océanos. Debemos buscar el equilibrio entre la ignorancia y el alarmismo al seleccionar los contaminantes, las fuentes y los tratamientos del agua.
  • El límite de nuestro progreso será energético. La disponibilidad y el coste de las fuentes de energía sostenibles condicionan cualquier actividad y su competitividad. En el futuro se acentuará cada vez más esta tendencia, cuanto peor sea la calidad de los recursos disponibles.
  • La innovación y la formación constante son dos caras de la misma herramienta, que moviliza y orienta el cambio. Ambas son imprescindibles, pero solo serán útiles si responden a desafíos reales, ya sean científicos y tecnológicos, u organizativos y de gestión. Evitando convertirse en un caro escaparate, y/o en un subsidio de actividades desconectadas de nuestras necesidades.
  • Es urgente renovar la forma de liderazgo en las organizaciones. Las personas empiezan a trabajar en red, a distancia, y tienen mucha más formación, expectativas y exigencias en su labor. Además se deberán reconcentrar los servicios en las empresas gestoras, facilitar la colaboración entre entidades municipales con problemas comunes, comprometer la participación en clústeres de todas ellas, e incluso fomentar iniciativas de colaboración al desarrollo.
  • Los costes por equivocarse de estrategia o tomar decisiones incorrectas no podrán soportarse. En nuestro marco, los ingresos se estresarán por las necesidades sociales, mientras los costes derivados del cambio crecen. Las revisiones de tasas y tarifas deberán justificarse exhaustivamente, transcendiendo la búsqueda del reequilibrio con un enfoque estratégico y de futuro.

Debemos buscar el equilibrio entre la ignorancia y el alarmismo al seleccionar los contaminantes, las fuentes y los tratamientos del agua

La pandemia ha revelado que la medicina preventiva es esencial. Para el sector del agua también, con medidas como adoptar sistemas técnicos de ayuda a la explotación, asegurar la continuidad de las operaciones, gestionar de forma responsable los activos y optimizar la eficiencia energética de los procesos. Tan técnicos –incluso normalizados ISO–, que la mayoría del público parece tenerlos alergia… Pero imprescindibles, junto con la movilización del conocimiento y la renovación del liderazgo.