Aqualia
Connecting Waterpeople

Soluciones verdes, vistas a través del agua (I): Contra la listeria y otras pestes, pájaro en mano

1
87
  • Soluciones verdes, vistas través agua (I): listeria y otras pestes, pájaro mano
  • Soluciones verdes, vistas través agua (I): listeria y otras pestes, pájaro mano
  • Soluciones verdes, vistas través agua (I): listeria y otras pestes, pájaro mano

Sobre el blog

José María de Cuenca de la Cruz
Curioso, inquieto y creativo… aprendiz de escritor, e interesado también por las nuevas tecnologías y la educación. Me encanta asumir retos y compartir lo aprendido. Trabajando en lo que me apasiona…. me siento como un pez, en el agua claro.
Minsait
· 87
1

La listeria también está en el agua. De forma natural, junto a otras bacterias aún peores. Es fácil de eliminar: solo unas pocas bacterias pueden resistir el tratamiento de potabilización. Pero casi todas son especialistas de la re contaminación. Por ejemplo a través de las condensaciones que precipitan sobre la lámina de agua de un depósito; o por las salpicaduras desde una zona de drenaje encharcada. A menudo llegan hasta ahí aerotransportadas, cual brigada paracaidista. De ellas, los pájaros son muchas veces víctimas, y siempre aliados.

A pesar de ello, la amable visita de aves salvajes – acuáticas o no- a nuestras instalaciones, se asocia con nuestra capacidad para convivir con la naturaleza. Es percibida por los visitantes como la viva imagen de nuestro respeto medioambiental en las operaciones del servicio. Seguramente porque pocos saben que su presencia también supone un riesgo sanitario, en tanto son vectores de transmisión de enfermedades que pueden llegar a los humanos a través del abastecimiento.

Que el agua sea un vehículo de contagio de algunas afecciones es algo que se intuye desde Hipócrates. Aunque ha sido en los últimos 150 años cuando la relación se ha identificado con precisión, tras el desarrollo de la epidemiología, la ciencia dedicada al estudio de la interacción entre agente infeccioso, huésped y medio ambiente.

Más o menos también por esa época -mediados del siglo XIX-, se comprueba que el tratamiento del agua de consumo resulta esencial en la prevención de enfermedades hídricas. Afortunadamente ya poco nos acordamos, pero antaño las epidemias aparecían frecuentemente: tifus, disenterías, cólera… Desde que la mayor parte de los patógenos, incluida la listeria, se elimina con un filtrado y desinfección convencionales, la salud en general e incluso nuestra esperanza de vida han mejorado. Cuando hablamos del eslogan del DMA 2019, “Sin dejar a nadie atrás”, también debemos pensar en estas cosas.

Las vías de infección más habituales suelen ser la inhalación y el contacto con sus deyecciones

Porque no siempre puede ser posible eliminar todos los patógenos. La salmonela, una de las principales zoonosis, puede llegar a re contaminar el agua potable y sobrevivir en ella durante semanas. Otros, como el ántrax, probablemente durante meses o años. Y no siempre es necesaria la ingestión: las leptosporinas o la tularemia podrían contagiarse simplemente con nadar en aguas contaminadas. Ni tampoco hay que limitarse a las bacterias: algunos virus -como la hepatitis- pueden seguir activos incluso en aguas cloradas, libres de otros microorganismos. No hay que alarmarse, porque estas formas de contaminación son muy raras, pero tampoco podemos ignorarlas.

Si exceptuamos nuestras propias extremidades superiores, las aves son probablemente el principal vector de enfermedades infecciosas. Las vías de infección más habituales suelen ser la inhalación y el contacto con sus deyecciones. Pero también podrían producirse por contaminación del agua ya tratada, en caso que entren en los depósitos de abastecimiento; o de forma más remota, por la colonización de las plantas de tratamiento.

En las ciudades, las aves más abundantes son las palomas. Tanto que incluso comienzan a ser vistas como una plaga urbana. Cada vez más municipios intentan atajar el problema reduciendo la población de estas aves que invade sus comunidades. Por ejemplo Mérida, Sevilla, Pamplona o Guadalajara. Otro pájaros habituales en una ciudad son urracas y cigüeñas; y cuando las instalaciones del servicio están en zonas más alejadas, frecuentemente podemos encontrar ánades, gorriones, tordos, mirlos, o garzas.

Por el momento, no es muy usual que en los servicios de abastecimiento blindemos todas las instalaciones de suministro contra las aves. Aunque afortunadamente tras la entrada en vigor del RD140 al menos sí se suele hacer en aquellas que contienen el agua ya tratada. Conviene traer a colación de nuevo el DMA 2019, y la jornada celebrada entonces para difundir y promocionar el uso de soluciones basadas en la naturaleza para la gestión del agua.

Otra solución verde consiste es proporcionarles a las aves lugares más apropiados y apetecibles

Porque para protegernos, en primer lugar generalmente todos pensamos en soluciones grises, basadas en obras de hormigón o redes de acero: naves de cerramiento, cubrimiento de las instalaciones al aire libre, mallas anti pájaros en depósitos, etc. Pero no tanto en soluciones verdes, a las que sin embargo y sorprendentemente, se ha recurrido en otros ámbitos que identificamos como mucho más punteros.

Para este problema concreto pienso especialmente en el uso de especies animales que puedan ahuyentar con su presencia al resto, contribuyendo a reducir los riesgos de contaminación del agua. Como las rapaces. La idea no es nueva: sino de Félix Rodríguez de la Fuente. Fue consultado como experto cetrero por los norteamericanos en 1968, sobre la forma de evitar los choques de aves y aviones en los alrededores de la base de Torrejón. Y hoy los halcones son un componente más de muchos aeródromos y de casi todos los aeropuertos.

Otra solución verde que puede contribuir a reducir el riesgo asociado a la presencia de aves en las instalaciones de agua potable consiste es proporcionarles lugares más apropiados y apetecibles. Por ejemplo mediante la recuperación de humedales naturales reutilizando aguas depuradas convenientemente tratadas y circuladas.

Quizá no tengamos esa bella estampa de un pato posándose en el decantador de nuestra ETAP, pero con certeza evitaremos el riesgo asociado, que no por remoto deja de poder tener graves consecuencias.

Aprovechemos nuestros conocimientos, dejemos volar nuestra imaginación y encontraremos nuevas soluciones.

Comentarios