Aqualia
Connecting Waterpeople

Abordando la 'Laudato Si' desde la ciencia y la técnica

76
1
(1)
  • Abordando 'Laudato Si' ciencia y técnica

Sobre el blog

Mari Feli Fernández García
Arquitecta por la UPM, continua su formación trabajando en aspectos de ética medioambiental y del agua junto al prof. R. Llamas en la RAC. Ha sido la única arquitecta ponente en seminario internacional sobre el derecho humano al agua y al saneamiento
Sofrel

Tras mi reciente entrevista creo que lo más lógico será comenzar este blog con un breve resumen de la ponencia del Prof. Llamas y mía en el Seminario Internacional sobre el Derecho al Agua y al Saneamiento, que reunió en la Academia Pontificia de Ciencias a gran parte de las expertos del mundo del agua, entre científicos, técnicos, líderes espirituales, empresarios, y sindicatos entre otros.

Expondré un breve resumen del capítulo de ética de la ponencia, donde abordamos los aspectos teológicos, éticos y pastorales de la Laudato Si' desde la visión científica y técnica.

El tema principal del seminario versaba sobre el derecho humano al agua y a un mínimo de saneamiento de todo ser humano. Precisamente acaba de finalizar la semana del agua según Unicef recordando, una vez más, que el agua no es un lujo sino un derecho necesario para la vida. En cierta forma este derecho aprobado por la Asamblea de las Naciones Unidas en el año 2010, ya estaba implícito en la Declaración de Derechos Humanos, desde la Asamblea de las Naciones Unidas en 1948. Ahora bien, se consideró que valía la pena dicha aprobación explicita para lograr un más efectivo resultado, ya que se puede estimar que todavía en la actualidad un 10% de la población humana no tiene, de hecho, ni agua potable ni saneamiento, lo cual conduce a unas difíciles condiciones de vida.

El tema principal del seminario versaba sobre el derecho humano al agua y a un mínimo de saneamiento de todo ser humano

La Encíclica Laudato Si ́ (LS en adelante) ha tenido un gran impacto mediático, no sólo en el ámbito de la Iglesia Católica sino también en un amplio sector social interesado en los problemas ambientales. Éste es, en parte, su gran éxito. Tiene la particularidad de que no sólo se dirige a los católicos, sino a un público mucho más amplio de personas interesadas por los problemas medioambientales, de nuestra “Casa Común” . La LS no es solamente un documento filosófico-teológico teórico de las relaciones del hombre con la Naturaleza, sino que incluye, en muchos aspectos, sugerencias para ir edificando una nueva ética y/o moral ecológica.

Casi todas las grandes religiones se ocupan de las relaciones del hombre con la Naturaleza. Este interés ha aumentado sensiblemente desde hace medio siglo ante la evidencia de algunos desastres ecológicos provocados por la acción humana. Por ejemplo, cabe mencionar la desecación del Mar Aral en Asia Central, o el incencio de la superficie de algunos grandres lagos de los Estados Unidos debido a contaminantes combustibles que flotaban en su superficie.

El Papa resume nuestro grave problema de fondo, el cual se hace presente desde que existimos como hombres, pero que se hace especialmente visible y preocupante en los últimos años, desde que nos hemos dado cuenta de que somos una especie con mucha libertad y con creciente capacidad para modificar nuestro hábitat, tanto para mejorarlo como para empeorarlo e incluso destruirlo.

Hay colectivos e incluso naciones que viven bien y cuidan su entorno pensando en el futuro mediante una ética grupal. El problema es que al lado de estos colectivos, hay muchos otros con dificultades. Y que a veces el bienestar de los que viven bien se debe precisamente al malestar de los otros. Las desigualdades son grandes, y en muchas ocasiones esos colectivos que viven bien tampoco tienen entre sus prioridades cuidar el medioambiente, pese a saber que dejan una herencia maltratada, y con la duda de que estas acciones de grupos cada vez más grandes y poderosos, estén poniendo en peligro el futuro de todos.

Aquí es donde se ve la necesidad de una puesta en acción por parte de toda la sociedad. Tradicionalmente han sido las diferentes religiones quienes, no solo han promovido la ciencia, sino también que su uso sea para el bien humano. En lo referente al respeto por el medio natural no existe religión que no la haya respetado y valorado. Por ello el Papa nos incita a respetar y dialogar con todas ellas junto a los grupos ecologistas y conservadores del medioambiente, sean o no religiosos, pues estos son los que actualmente lideran la conciencia social de nuestra casa común.

En nuestra opinión, para conseguir el objetivo de condiciones de vida adecuadas (agua, alimentación, vivienda, energía, salud) los avances de la tecnología son una pieza esencial

El Prof. Llamas y yo consideramos que mantener una postura meramente conservacionista con respecto a la Naturaleza no tiene sentido alguno, pues iría en contra de los propios derechos del ser humano. La ciencia y la técnica ha de servir como motor para ensalzar, valorar y mejorar el medio natural en el que nos desarrollamos. Sin embargo, utilizadas en la búsqueda de un placer inmediato o a corto plazo, con único enfoque económico, no parecen estar contribuyendo al avance del hombre como tal, sino que están siendo herramientas utilizadas a veces en contra del propio ser humano a medio y a largo plazo, causando un problema ecológico realmente serio.

La LS huye tanto de dar una excesiva preminencia de la especie humana sobre los demás seres vivientes –antropocentrismo-, como de algunas posturas ideológicas extremistas –ecocentrismo- para las que, exagerando un poco, hasta las bacterias patógenas merecen el mismo respeto que el Homo Sapiens Sapiens. He de dar cierta importancia a estas dos posturas, pues ambas prevalecen en las sociedades actuales, frente a aquellas que buscan puntos de encuentro mediante el análisis ético y la rigurosidad científico-técnica.

También leemos en la LS un énfasis claro en la ayuda a los pobres, los mayores afectados ante problemas medioambientales. Pero, ¿a qué sector de la humanidad que vive en unas condiciones que se consideran infrahumanas se refiere? Esta fracción de la humanidad es un porcentaje relativamente pequeño y discutido según el criterio que se adopte para evaluar cuando una persona es pobre o no. En los últimos dos o tres siglos se ha producido un aumento espectacular de los bienes y servicios que utiliza el hombre. Este aumento ha afectado tanto a los ricos como a los pobres. Ahora bien, al mismo tiempo en general, se ha producido una mayor inequidad entre las clases pudientes y las clases más desfavorecidas. Muchas voces, cada vez más frecuentes, claman que es necesario no solo no aumentar, sino disminuir esta gran diferencia entre los ricos y los pobres. No es una tarea fácil, pero sí muy necesaria y urgente.

En nuestra opinión, para conseguir el objetivo de condiciones de vida adecuadas (agua, alimentación, vivienda, energía, salud) los avances de la tecnología son una pieza esencial. Indudablemente existe un peligro de que esos avances sean monopolizados por grupos para su propio provecho y no para conseguir menor inequidad, pero es innegable, por ejemplo, que la Organización Mundial de la Salud ha conseguido mejoras indudables. Las pestes o epidemias que diezmaron en tiempos pasados la población europea han sido prácticamente erradicadas de todo el mundo, lo cual es muy positivo.

Y hablando claramente de agua, es bien sabido que a escala planetaria el consumo de agua para el abastecimiento humano en las ciudades no llega al 10% del total de recursos hídricos consumidos por la humanidad. El consumo de agua para la agricultura supone el 70-80%. El agua para abastecimiento humano es clave para la salud pública. Hay que recordar que se suele considerar hoy día, que el eficaz funcionamiento del abastecimiento y saneamiento urbano ha tenido un efecto en la salud pública mayor que la invención de las vacunas. A esto se añade la tendencia imparable de la emigración a las zonas urbanas desde las zonas rurales dónde ese abastecimiento y saneamiento urbano se logra con mayor efectividad (en otra ocasión daré mi punto de vista como arquitecta y urbanista sobre la despoblación del medio rural y otros aspectos).

Hay un progresivo convencimiento de que el abastecimiento y saneamiento urbano han de integrarse con los otros usos del agua alcanzándose lo que se suele definir como “Gestión Integral de los Recursos Hídricos”. Esta gestión integral exige analizar un conjunto de factores muy diversos, pero de similar importancia. Consideramos que estos factores se puede clasificar en dos grupos: los medibles y los intangibles o difícilmente medibles. En el primero están los volúmenes de agua empleados, el valor económico producido con cada uso de agua y los puestos de trabajo requeridos,... Entre los intangibles están los valores estéticos, culturales, espirituales, y por supuesto los condicionantes éticos, entre otros. Estos factores no fácilmente cuantificables con frecuencia tienen un peso en las decisiones finales que es superior al de los factores medibles, pero casi nunca se tienen en cuenta en los estudios y proyectos, llevando a la frustración a muchos científicos, técnicos, gestores,... Quizás sea interesante transmitir aquí algo que el Prof. David Ríos nos dijo, y es que todo se puede medir, de una u otra manera. Ante esta afirmación de una académico de la Real Academia de Ciencias, seguir cerrando los ojos ante cuestiones que necesariamente tienen múltiples visiones y análisis, y que por lo tanto requieren de equipos multidisciplinares, es como remar en un río seco.

Uno de esos factores que casi siempre se dejan al margen en los estudios medioambientales son los aspectos éticos. Muy al contrario, el seminario en el que expuse nuestros pensamientos, comenzó abordando el derecho humano al agua con el estudio de dichos aspectos; y es que la Academia Pontificia de Ciencias cuenta con suficientes siglos de labor pionera científica, para saber cómo abordar un tema tan necesario y complejo como el agua.

Para concluir, ante las necesidades actuales y previsibles de toda la especie humana, se necesita de una base ética universal explícita que permita tratar los problemas y oportunidades globalmente. Sin que esto quiera decir unificar las culturas, pues se trata de tener un fundamento común en el que basar las éticas adaptables a los distintos grupos y a sus diferentes momentos y circunstancias. 

Comentarios