La escasez de agua ahoga al regadío

415
0

Sobre el blog

Mariano Soto Garcia
Doctor Ingeniero Agrónomo. Secretario General C.R. Campo de Cartagena. Coordinador Cátedra Trasvase y Sostenibilidad JMC. Profesor asociado Universidad Politécnica Cartagena. Miembro Grupo Investigación Diseño y Gestión en Agricultura de Regadío.
  • escasez agua ahoga al regadío
    Central hortofrutícola en el Campo de Cartagena

Durante estos últimos meses se ha generado un gran debate sobre el Trasvase Tajo-Segura, los medios de comunicación han denominado esta disputa como la guerra del agua. Pero esta controversia no es nueva, desde siempre este trasvase ha generado una gran polémica entre sus partidarios y detractores, principalmente por motivos territoriales y medioambientales. Pero esta fuerte polémica no se produce en otros trasvases existentes en nuestro país, como por ejemplo los ocho trasvases del Ebro, o los de nueva ejecución como el Trasvase del Condado

El Trasvase Tajo-Segura fue gestado en la Segunda República, ejecutado durante la dictadura, y su puesta en funcionamiento comenzó en 1979, durante la transición democrática. La llegadas de las aguas del Tajo a la Cuenca del Segura posibilitó la expansión de la actual agricultura intensiva del Sudeste, que la sitúa entre una de las mayores zonas de producción hortofrutícola de Europa. De acuerdo con el informe de PriceWaterhouseCoopers sobre el impacto económico del Trasvase Tajo-Segura: la industria agroalimentaria vinculada al Trasvase Tajo-Segura aporta en su conjunto 2.364 millones de euros de PIB y más de 100.000 empleos.

En este sentido, se debe significar la importancia del sector agroalimentario en España, dado que sus exportaciones alcanzaron los 40.830 millones de euros en 2014, representando el 17% del total de exportaciones de la economía nacional. El sector hortofrutícola, primero de ranking de las exportaciones agroalimentarias, exportó en ese mismo año por valor de 14.260 millones de euros. Andalucía, la Comunidad Valenciana y La Región de Murcia fueron las principales comunidades autónomas exportadoras, todas ellas reciben recursos procedentes del Trasvase Tajo-Segura. De acuerdo con Olana:"la consideración de la agricultura como sector aislado está superada por la visión integrada del sistema agroalimentario".
 
Pero por contra, la Cuenca del Segura sufre una escasez estructural de recursos hídricos, agudizada en este ultimo período. Esta escasez de agua es un aspecto muy relevante a la hora de garantizar el futuro de su potente industria agroalimentaria, dado que el regadío suele ser el primer sector al que se le aplican restricciones en el suministro de agua en los periodos de escasez, tal como está sucediendo actualmente. Lo que esta provocando una gran incertidumbre sobre la cantidad y calidad del agua que va a disponer el agricultor para poder cubrir las necesidades de sus cultivos. Por eso en muchas ocasiones la cuestión está en cuándo dispondré de agua. En este sentido, el Trasvase Tajo-Segura desempeña un papel esencial, dado que permite aumentar los recursos totales disponibles, al mezclar estos recursos con otras fuentes de peor calidad, como aguas subterráneas con una alta salinidad, que por si solas no sería aptas para riego. Hay que destacar que esta incertidumbre pone en peligro poder satisfacer los compromisos comerciales adquiridos, poniendo en riesgo muchos mercados. Abrir un nuevo mercado necesita mucho esfuerzo y tiempo, perderlo puede ser cuestión de minutos.

Debido a esta escasez de recursos, desde finales de los ochenta del siglo pasado, se está haciendo un gran esfuerzo en alcanzar una gestión sostenible y eficiente del regadío, tomando medidas como:

Todas estas medidas han convertido a la Cuenca del Segura en referente internacional en la gestión de recursos hídricos, donde se encuentran involucrados la Administración del Estado, la Administración Regional, los centros de investigación, las universidades, las comunidades de regantes y los regantes. Además, hay que significar que en la Cuenca del Segura se está haciendo un gran esfuerzo en conseguir los objetivos medioambientaleas de la Directiva Marco del Agua (Directiva 2000/60/CE). Pero para alcanzarlos va a necesitar el Plan Hidrológico Nacional (PHN), que debe propiciar las medidas necesarias para disponer de nuevos recursos. Caso que no se tomen las decisiones adecuadas a tiempo, la situación puede llegar a ser insostenible.

Por último indicar que conseguir una agricultura de regadío sostenible en la Cuenca del Segura es totalmente factible, de acuerdo con el Profesor Llamas: “En España no hay problema de escasez física de agua: el problema es de gobernanza”.

Publicado en el Blog "El Regadío"  

Comentarios