La investigación en perspectiva: empleos a la altura del futuro complejo del sector del agua

489
0
  • investigación perspectiva: empleos altura futuro complejo sector agua

Sobre el blog

Marina Arnaldos Orts
Responsable Área Recursos Hídricos, Producción y Reutilización en Cetaqua, Grupo SUEZ. Desarrollo y Optimización de Procesos, Estrategias y Herramientas para el Tratamiento y Gestión de los Recursos Hídricos.

Blog asociado a:

Publicado en:

Portada iAgua Magazine

A primera vista, podría parecer que escribir sobre la situación presente en España de la investigación en relación al mercado laboral es algo relativamente sencillo; es un tema acotado, referido a un sector particular, y en una localización y tiempo específicos. Sin embargo, pienso que hay matices que hacen de este tema algo complejo –e interesante- que discutir. Por un lado, es difícil describir la situación actual de algo tan dinámico como el empleo en investigación, que continuamente responde a necesidades futuras. La disponibilidad de puestos de trabajo en I+D+i hoy está íntimamente relacionada con las perspectivas de lo que pasará mañana: las líneas prioritarias de los proyectos europeos de investigación, la estrategia de desarrollo de las empresas, las perspectivas económicas del sector público, etc. En definitiva, no se puede hablar del presente del empleo en investigación sin considerar cómo entidades públicas y privadas perciben el futuro del sector del agua.

La disponibilidad de puestos de trabajo en I+D+i hoy está íntimamente relacionada con las perspectivas de lo que pasará mañana

A esto se suma que dicho futuro está en constante re-definición. La apertura al mercado internacional del sector en los últimos años está facilitando nuevas formas de colaboración entre las empresas e instituciones españolas y las de otros países. Esto incluye la realización de proyectos piloto y de investigación como primer contacto de cara a establecer relaciones comerciales. Además, y de forma muy significativa, estamos siendo testigos de una transformación del propio sector. En concreto, podemos ver cómo las líneas tradicionales de depuración y potabilización municipal están siendo modificadas a través de la irrupción de las tecnologías de la comunicación, la necesidad de reutilizar agua en las industrias con altas huellas hídricas, y el desarrollo exponencial de las tecnologías basadas en disciplinas como la biología molecular, los nanomateriales, y un largo etcétera.

Es importante destacar que estos dos aspectos (la internacionalización y la transformación del sector) implican que las soluciones a la problemática del agua empiezan a ser marcadamente diferentes a las tradicionalmente contempladas. Esto implica la necesidad de un conocimiento técnico amplio y versátil por parte de los profesionales, que bien puede ser adquirido a través de proyectos de investigación internacionales o bien en colaboración con empresas e instituciones de diferentes sectores. Esto queda reflejado claramente a nivel europeo en las temáticas de los proyectos de investigación, así como en las líneas estratégicas de las plataformas tecnológicas. Específicamente, en los proyectos europeos H2020 se exige que existan consorcios con un alto componente internacional y que las temáticas cubran tanto las tradicionales, como las prioridades llamadas “transversales”, que incluyen tanto la gestión hídrica, los sistemas de ayuda a la decisión, y formas novedosas de financiación de la innovación.

Los empleos en investigación pueden jugar un papel importante en cubrir las necesidades del sector del agua

Se podría pensar que todo esto refleja mi opinión como responsable de proyectos de I+D+i en Acciona Agua, una empresa española del sector del agua, y que se pueden hacer lecturas diferentes de la situación. Por ello, he decidido apoyar mi perspectiva con algunos datos. No mucha gente sabe –todavía- que el grupo de jóvenes profesionales del agua en España está en incipiente formación a través de AEAS y la IWA. Se podría argumentar que el futuro del empleo en investigación queda, en cierta manera, reflejado en los trabajos actuales de los jóvenes profesionales del sector. Pues bien, tras una pequeña labor de investigación, vemos que en el grupo aproximadamente un tercio se dedica a la investigación, con un 40% de personas dedicadas al sector privado; otro tercio corresponde a perfiles técnicos de ingeniería, mientras que el último tercio corresponde a perfiles de consultoría y gestión de proyectos. Podemos ver entonces que, en un panorama que apunta a ser cada vez más complejo e interesante, los empleos en investigación pueden jugar un papel importante en cubrir las necesidades del sector del agua.

Comentarios