Aqualia
Connecting Waterpeople

Datos de observación terrestre para lograr la equidad en el acceso al agua

2
  • Datos observación terrestre lograr equidad acceso al agua
  • Traducido por Cristina Novo.

Sobre el blog

Raha Hakimdavar
Hidróloga con experiencia en los sectores gubernamental, multilateral y privado. Experta en la aplicación de datos de observación de la Tierra para la gestión del agua y la tierra, modelos y estadísticas ambientales, política científica.
Global Omnium
2

El Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 6 de Naciones Unidas, acceso universal a agua limpia y saneamiento, no es solo una aspiración, sino la manifestación de derechos humanos ya establecidos. Aun así, el acceso a servicios de agua y saneamiento sostenibles y equitativos sigue siendo un reto considerable y el mundo no está bien encaminado para lograr las metas del ODS 6 en 2030. Parte de ese reto son las discrepancias y lagunas en los datos sobre el agua, sobre todo en países en desarrollo. Casi un 60% de los 193 Estados Miembros de Naciones Unidas que apoyan la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que comprende los ODS, no tienen suficientes datos para cumplir con los requisitos de notificación del ODS 6. Los datos de satélite de observación terrestre pueden ayudan a resolver en parte estas lagunas.

Desde el espacio, las fronteras geopolíticas desaparecen. La misma flota de satélites que nos informa sobre los incendios forestales en California puede, en el mismo día, utilizarse para cartografiar inundaciones en Camboya. Gracias a estos datos ha sido posible avanzar de forma extraordinaria en cuanto a seguimiento ambiental en las últimas décadas. Los sensores de observación terrestre pueden tomar medidas directas e indirectas de casi todos los componentes del ciclo hidrológico. Hoy en día es posible medir cambios en aguas superficiales y subterráneas, en la extensión de humedales e incluso hacer un seguimiento de algunos parámetros de calidad de aguas desde el espacio, en casi cualquier lugar del mundo. Y lo que es increíble, la mayor parte de estos datos están disponibles en Internet y se pueden acceder de manera gratuita. Desde esta perspectiva, el ODS 6 y la observación terrestre tienen un objetivo en común: proporcionar acceso igual para todos.

Cuatro de las ocho metas del ODS 6 incluyen indicadores que pueden beneficiarse de la integración con la observación terrestre. En un estudio reciente con colegas de la NASA y la Universidad de Maryland,  demostramos que casi todos los componentes del indicador sobre ecosistemas relacionados con el agua (6.6) pueden medirse utilizado datos disponibles fácilmente y de forma gratuita basados en la observación terrestre. Otros han demostrado que la observación terrestre proporciona información sobre indicadores de metas del ODS sobre calidad del agua (6.3), estrés hídrico (6.4) y gestión integrada de los recursos hídricos (6.5). No obstante, aunque la investigación puede solucionar la cuestión de disponibilidad de datos de observación terrestre para apoyar estas metas del ODS 6, la accesibilidad de los datos sigue siendo difícil en muchos lugares del mundo.

El uso de datos de observación terrestre en apoyo a los ODS ha aumentado, pero es desigual en diferentes países. Limitaciones técnicas y de capacidad institucional dificultan el uso de esta información incluso en países dispuestos a utilizar los datos para la notificación a nivel nacional sobre el ODS 6. Y a pesar de los avances en la accesibilidad de los datos, continúa habiendo una importante curva de aprendizaje a la hora de utilizar datos de observación terrestre. Por ello, es necesario un esfuerzo considerable para desarrollar capacidades. Los retos de tipo técnico también pueden ser una barrera para la adopción. Por ejemplo, la falta de información hidrológica sobre el terreno en muchos países en desarrollo limita la capacidad de calibrar y validar datos de observación terrestre, un proceso esencial para reducir errores asociados a la extracción de datos de satélite y la clasificación de incertidumbres. La resolución espacial y temporal, junto con la latencia y los datos de observación terrestre anticuados también pueden ser factores limitantes.

La solución pasa por innovaciones en cuanto a servicios en la nube, planes para nuevos satélites de observación terrestre orientados a las necesidades de usuarios, el desarrollo de capacidades y unas políticas y gobernanza más sólidas. Plataformas como Google Earth Engine permiten analizar datos de satélite en línea con los ordenadores de Google, con lo que se reduce de forma significativa el nivel de conocimientos sobre análisis de datos y la capacidad de cálculo que son necesarios. Al mismo tiempo, un gran número de satélites de observación terrestre gubernamentales, comerciales y privados que se lanzarán al espacio en la próxima década prometen solucionar algunos de los retos técnicos actuales, mientras que sus fases de planificación y diseño tienen más en cuenta las necesidades de los usuarios finales. Entidades de coordinación como el Grupo de Observación de la Tierra (Group on Earth Observations) también tienen un papel importante en la mejora de cuestiones de capacidad institucional y gobernanza, ya que trabaja con gobiernos, organizaciones de la ONU y el ámbito de la investigación y del espacio para abordar las barreras que existen para el uso de los datos de observación terrestre en apoyo de los ODS.

Incluso con los retos actuales, los datos de observación terrestre pueden ayudar a equilibrar las desigualdades entre países en cuanto a acceso a datos relacionados con el agua. El hecho de que aumente la disposición a utilizar estos datos para el ODS 6 es importante. Se trata de una oportunidad de lograr mayor equidad en la disponibilidad y accesibilidad de datos sobre agua, y ayudar a todos los países a alcanzar los objetivos establecidos en la Agenda 2030 para el Desarrollo. Para ello serán necesarios considerables esfuerzos de integración de aspectos técnicos, políticos y de gobernanza.

Puedes leer la entrada de blog original en Smart Water Magazine.

Redacción iAgua