Las "biobalas" y su efectividad contra el mejillón cebra

161
0
161

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha finalizado ya su informe de conclusiones sobre la aplicación de “biobalas” para la lucha contra el mejillón cebra.

El Organismo de Cuenca ha analizado con datos propios y con los ofrecidos por la Universidad de Cambridge, donde han desarrollado técnicamente este método, los efectos de su uso en un sistema cerrado, destacando su gran efectividad en la eliminación de esta especie invasora.

Además, se destaca en el informe las ventajas de este método para sistemas cerrados por la seguridad de su manejo, la no corrosión de las tuberías y la posibilidad de ser utilizado como un tratamiento rápido al final de la temporada de riego, ahorrando costes de operación y personal. Actualmente, eso sí, por estar en fase de pruebas, sólo se aplica contando con el asesoramiento de los investigadores que han desarrollado el método.

Las pruebas realizadas por la Confederación Hidrográfica para la aplicación de este método se integran en un proyecto de investigación financiado por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino dentro del Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica. El proyecto está liderado por la Universidad de Zaragoza y en él participan, además de la Confederación Hidrográfica del Ebro, la Universidad Politécnica de Valencia, la Sociedad de Infraestructuras Rurales Aragonesas, S.A. y el Centro de Transferencia Agroalimentaria del Gobierno de Aragón.

Los trabajos de campo se realizaron a mediados del mes de mayo gracias a la colaboración de la Comunidad de Regantes de Mora la Nova (Tarragona) que prestó para las pruebas sus infraestructuras de riego y también con el apoyo técnico del Centro Tecnológico de Manresa-Flix. En ellas se utilizaron dos fórmulas de biobalas desarrolladas por la Universidad de Cambridge, a través de un equipo liderado por el Doctor David Aldridge: las SB1000 y las SB2000.

Tras las pruebas de tratamiento, durante un mes se realizó un seguimiento de la efectividad, inspeccionando los filtros instalados a lo largo de las tuberías tratadas. La proporción de especímenes de mejillón muertos en los filtros alcanzó el 100% y además, se destacó su efecto en ejemplares de todos los tamaños.

Este análisis de aplicación del método de las biobalas permite ahora que este producto se presente como alternativa entre los tratamientos químicos para los usuarios afectados en sus infraestructuras.

Almeja asiática

Otro punto interesante que se destaca en el informe de conclusiones es que en la infraestructura que se utilizó para las pruebas se detectó la presencia de otro bivalvo invasor, la denominada almeja asiática (Corbicula fluminea), lo que ha permitido analizar el efecto de las biobalas en ella.

Aunque la mortalidad del mejillón cebra fue más rápida que la de almeja asiática, el resultado final alcanzó los mismos niveles de mortalidad. Esta es la primera vez que se utiliza este método contra la almeja asiática.

Comentarios