La Xunta constata la presencia de mejillón y topo de río en varios afluentes de la cuenca del Ulla

129
0
129

(Xunta) La Xunta de Galicia acaba de constatar la presencia de distintas poblaciones de mejillón y topo de río en la cuenca del Ulla tras realizar un estudio en esta zona con el fin de garantizar la conservación de estas especies.

Así lo manifestó hoy el director general de Conservación de la Naturaleza, Ricardo García- Borregón, en una jornada de trabajo del proyecto Margal Ulla. Este proyecto, que cuenta con la financiación de los Fondos Life+ Naturaleza y Biodiversidad, trata de contribuir a la mejora del estado de conservación del Mejillón de río (Margaritifera margaritifera) y del topo de río (Galemys pyrenaicus) en Galicia, comenzando por garantizar la conservación de las poblaciones existentes en el río Ulla.

Los resultados del inventario de la especie confirmaron la presencia de mejillón en 8 de los ríos de la cuenca, aunque las colonias más extensas y con mayores densidades se localizan solamente en algunos tramos del río Arnego y Alto Ulla. En la subcuenca del Deza los ejemplares se encuentran aislados y dispersos a lo largo del río.

Para la realización de estos muestreos se visitaron más de 1.000 tramos de cuenca. Por otra parte, las condiciones del río Ulla a partir de la presa de Portodemouros hicieron necesaria la utilización de un equipo de buceo con escafandra autónoma. Los buceadores recorrieron más de 45 kilómetros de río en este tramo, hallando escasos ejemplares, y generalmente aislados de mejillón de río.

Durante el muestreo en la zona baja de la cuenca se localizaron colonias de otras especies de bivalvos amenazados como Unio delphinus y Potomida littoralis. También se encontró una extensa colonia de la especie invasora Corbicula fluminea que supone una grave amenaza para esta y otras especies.

En el que se refiere al estudio genético, el primer paso para llevar a cabo el plan de conservación propuesto para la cuenca del Ulla es caracterizar los recursos genéticos de la especie en la cuenca para definir la potencia a mantener el medio natural.

Los resultados de las evaluaciones indicaron que la variabilidad genética de la especie en los tramos analizados es muy baja. Por el contrario, la diversidad genética mostró importantes diferencias entre subcuencas. Esta situación puede explicarse por el aislamiento causado por la fragmentación del medio y la pérdida de calidad de los cursos, acentuado además por el hecho de que las hembras de este especie pueden funcionar como hermafroditas alternativas cuando la densidad poblacional alcanza niveles críticos.

En este proyecto se optó por trasladar el proceso de cultivo de la especie en condiciones controladas a la piscifactoría del Veral, en Lugo, que contaba con buenas condiciones para desarrollar esta actividad. En la actualidad ya se realizaron obras para dotar la este centro de las instalaciones precisas para iniciar el ciclo reproductivo de mejillón de río, así como un laboratorio de apoyo a los trabajos. En septiembre se ejecutó una infestación de 900 truchas que permanecerán en la piscifactoría hasta la caída de las semillas. Los próximos meses serán claves en el desarrollo de esta actuación. A los cuatro meses de la infestación, los quistes de las branquias deberán ser visibles en las truchas. A partir de este momento se efectuarán controles periódicos y se todo evoluciona favorablemente, en el mes de abril se iniciará la obtención de semillas para reforzar la mermada población de la especie.

Topo de río

En relación al topo de río, la Dirección General de Conservación de la Naturaleza llevó a cabo un estudio para inventariar esta especie en la cuenca, basado en la realización de trampeos mediante nasas especiales. Los esfuerzos realizados para detectar la presencia de topo mediante capturas dieron pocos resultados en esta zona.

No obstante, de manera complementaria, se empleó una segunda técnica: el estudio de la presencia de los restos de la especie en excrementos de londra y visón americano. El método radica en que el topo es presa ocasional de estos animales, principalmente de la londra y por lo tanto, puede ser identificado. En este caso el resultado de los análisis permitieron encontrar trazas de topo en 10 ríos de la cuenca.

En conclusión, la especie aún está presente en diversos puntos de las cuencas del Ulla, una buena noticia para la comunidad gallega.

Comentarios