Agua: oro azul del siglo XXI

629
2

Sobre el blog

Andrés Martínez
Doctor por la Universidad de Alicante (PhD). Tesis en Gestión del Agua y gobiernos locales del Ecuador. #WaterLaw #Watergovernance #LocalGovernment
629
  • Agua: oro azul siglo XXI

Existen muchos elementos de juicio que nos permiten concluir que el agua, como elemento vital para la existencia de los seres humanos, puede ser calificada como el “oro” azul del siglo XXI, para lo cual centraré mi análisis en tres casos:

Uno: conocida es la lucha de los activistas alrededor del mundo, quienes han usado como su bandera de lucha la defensa de los recursos hídricos frente a proyectos extractivitas, véanse así las consignas de quienes luchan contra la minería a gran escala, quienes acompañan sus protestas con la consigna: “El agua no se vende, el agua se defiende”.

Dos: por otro lado, muchos afirman que la lucha por el agua en zonas de estrés hídricos ha sido la causa para el inicio de históricos conflictos bélicos (véase el caso de la cuenca del Jordán, conflicto Israel, Siria, Palestina, Jordania y Líbano), llegando incluso a plantearse de manera precipitada que la III Guerra Mundial, será a causa de conflictos sobre recursos hídricos. Sin embargo, autores como Aaron T. Wolf (2006), sostienen que es exagerado asociar exclusivamente al manejo de los recursos hídricos como el detonante de una guerra, concluyendo que esto no es más que un “hidromito”. Argumentando su teoría en tres cuestiones: a) la primera que la mayor parte de conflictos bélicos en los que el agua se supone que fue su detonante, eran comunes e inevitables, más allá de la presencia o no del recurso hídrico; b) en segundo lugar, Wolf afirma que en los casos de cuencas transfronterizas, no es necesariamente la mala planificación binacional la que genera conflictos, sino los problemas internos y subnacionales; y, c) por último, señala que si bien es cierto los conflictos hídricos nacen por escasez del agua, esta no siempre se debe a tensiones entre los Estados, sino al manejo abusivo de una potencia regional.

Tres: a finales del siglo pasado, dada la preocupación por parte de la comunidad internacional en relación con el estado del medioambiente, se vio la necesidad de establecer una agenda relacionada con el estado y protección de la naturaleza y su entorno. En ese contexto, importantes fueron las conferencias que se realizaron en este sentido, destacando sobre todo aquella que derivó en el Protocolo de Kioto (1997), en el que se incluyó una forma para estabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero, a través de los famosos bonos de carbono (energías renovables, reforestación, etc.).


Frente a esto, casi dos décadas después, CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, sorprendió al mundo a inicios de este año con la primera emisión y respectiva colocación en el mercado japonés de los “bonos de agua”. El proceso de emisión se hizo en dos momentos, por una suma total aproximada de 100 millones de dólares. La particularidad de estos bonos, es que sus fondos serán destinos para el financiamiento de proyectos WASH (Agua Potable y Saneamiento Ambiental), en América Latina y El Caribe, siendo de gran ayuda debido al fenómeno de El Niño que afectará la región.

En mi opinión, en los próximos años será decisiva la gestión y las decisiones que se tomen en materia de agua y medioambiente, por ello cada vez nos tenemos que preocupar más por las propuestas que los partidos políticos plantean en esta materia a la hora de decidir nuestro voto.

Comentarios