Estanque petrificado con escombros en la trinchera de San Lázaro #GranCanaria

262
0
  • Estanque petrificado escombros trinchera San Lázaro #GranCanaria

Sobre el blog

Jaime J. González Gonzálvez
Geógrafo contemplativo de presas. Registro, documentación e historia del diseño y construcción de Grandes Presas de embalse (Gran Canaria / Islas Canarias) Información al público, educación y crítica creadora. © textos y fotografías

Siete Palmas / 7 Palmas (Las Palmas de Gran Canaria): Escombros colgados en lo alto del talud norte de la "Circunvalación", entre las paredes y fondo de un viejo estanque de mampostería. Otra cosa extraordinaria en Gran Canaria.

Dice el reportero Mariano de Santa Ana en su reciente artículo La última palmera [LA PROVINCIA, viernes, 8 de enero de 2016), que de modo más notorio que en otras zonas de Las Palmas, el tiempo porta en este área el sello de la aceleración y de la subordinación de toda cualidad a la pregunta por el mero cuánto. Con todo, hay elementos que otorgan heterogeneidad a la vivencia de la duración.


Vista del estanque cortado y relleno de escombros adornado de publicidad y color

El impacto de la globalización en San Lázaro, entre la Montaña de San Lázaro y su gigantesco camposanto -San Lázaro-, trajo consigo la fría mutilación de varias obras hidráulicas de la primera mitad del siglo XX. El diseño y construcción de la trinchera que une el Barranco Guiniguada con el valle de Tamaraceite, para el paso de los vehículos globalizados, destruyó un conjunto lineal de obras conformado por un canal, con un acueducto que cruzaba la vieja carretera que unía Las Palmas con San Lorenzo; por dos estanques, del que sólo quedan los restos petrificados del mayor; y por una vieja torre de mampostería que aun permanece en pie en lo alto de un desmontado lomo, lugar escogido en la segunda mitad del siglo XX para la ubicación lejana de San Lázaro.


Acueducto comprimido en una rotonda pequeña de un enlance político

Dicen que el agua es lo mejor, así que la contemplación de los escombros al aire, donde antes hubo agua, es la mejor escultura de expresión que tenemos en Siete Palmas. San Lázaro no es nombre para una expansión urbana de Las Palmas, así que encontraron en el topónimo de Las Siete Palmas la solución al impacto del eterno final. Pero Las Siete Palmas es un topónimo del agua porque las palmeras [propias o extrañas, aquí da lo mismo] se desarrollaron a los pies del viejo canal cuya agua todo lo unía: obras y palmeras, utilidad y paisaje. 


El canal y Las Siete Palmas en 2003


Desde Las Siete Palmas en 2015

Junto al Cementerio de San Lázaro, jardín de silencio melancólico, continúan Las Siete Palmas en un paisaje residual de lo urbano, semienterradas por escombros que han ocultado a nuestros ojos los restos lineales del canal que las alimentaba. Pero a falta de agua, !escombros¡, porque ahí debe estar el secreto de la supervivencia de cinco ejemplares: en la humedad de lo antrópico. Y los acopios "antropoterrígenos" llegan hasta la vieja torre de mampostería, la última palmera.  


Torre de mampostería, palmera de piedra

Dicen que la piedra permanece, así que en la realidad del espacio que nos ocupa, desde el acueducto comprimido a la palmera de piedra, lo que identifica el estilo grancanario son los escombros, especialmente los que hacen de agua en el estanque petrificado de la trinchera isloteñista.


Perfil tipo de un estanque con escombros en un lomo sedimentario [de película]

De obras hidráulicas a creaciones artísticas de la globalización. Esto también es IDE: Infraestructura de datos espaciales, elementos que otorgan heterogeneidad a la vivencia de la duración.

Expresión personal.  


La piedra del agua permanece en el paisaje de la isla de los escombro


Comentarios