Recuperación de costes en Cáceres

25
0
25

El pasado 27 de julio el Ministerio de Medio Ambiente publicó en el BOE una resolución en la que se decantaba por la alternativa de Portaje para garantizar el suministro de agua a la capital cacereña. Se descartaba una nueva presa en Almonte o traer agua desde Valdesalor o Alcántara, opciones que también habían sido estudiadas por los técnicos de la Confederación Hidrográfica del Tajo.

Los ayuntamientos que se beneficien de la conducción de agua desde Portaje tendrán que abonar a la Confederación Hidrográfica del Tajo un canon de regulación, que en el proyecto se cifra en un montante total de 293.997 euros anuales, además de una tarifa de utilización, cuya cuantía va en función de la cantidad que se trasvase. Las tuberías de la red principal desde el embalse de Portaje hasta el Guadiloba pueden llevar hasta 20 hectómetros cúbicos al año (casi el doble de lo que se consume en Cáceres), y para recargar de agua a Portaje se ha dimensionado una red de tuberías que pueda trasvasar hasta 18 hectómetros cúbicos al año desde el canal de riego de la margen izquierda del río Alagón.

Al ayuntamiento de Cáceres no le gusta la opción de abastecimiento elegida por el Ministerio de Medio Ambiente ha presentado 12 alegaciones al ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero con el que paralice el proyecto de Portaje y haga realidad la construcción de una nueva presa en el Almonte-Monroy, iniciativa que ya estaba aprobada por el gobierno Aznar y que incluso fue sometida a información pública y que fue descartada por la CHT por los problemas medioambientales que ocasionaría y ante el temor de que la Unión Europea no finaciase la obra.

Uno de los argumentos que aporta el consistorio cacereño es la posibilidad de que el metro cúbico de agua consumida se incremente considerablemente si se cumplen sus cálculos.

Comentarios