Algunas características generales de las grandes presas construidas en #GranCanaria

547
1

Sobre el blog

Jaime J. González Gonzálvez
Geógrafo contemplativo de presas. Registro, documentación e historia del diseño y construcción de Grandes Presas de embalse (Gran Canaria / Islas Canarias) Información al público, educación y crítica creadora. © textos y fotografías
  • Algunas características generales grandes presas construidas #GranCanaria

En la isla de Gran Canaria el número de construcciones calificadas en el conjunto asistemático de normas como “grandes presas” es enorme [según mi registro actual la cifra alcanza las 73 grandes presas en explotación]. Aguas abajo de muchas de nuestras grandes presas hay personas, propiedades y medio ambiente. Ahora bien, en Gran Canaria no hay vigilancia de presas: inspecciones visuales, auscultación, etc. 


Catástrofe del Toscón (1934)

Soy de los que postulan que aceptar el riesgo de rotura o mal comportamiento de una presa mediante la no actuación [sin vigilancia] no es acertado. Y no lo es porque la primera rotura de una gran presa en España en el siglo XX  tuvo lugar en Gran Canaria [véase el artículo Rotura de la Presa de Granadillar]; porque el cambio climático trae consigo un aumento de la magnitud y frecuencia de fenómenos extremos como inundaciones y sequías;  y porque el envejecimiento de las presas tiene sus fechas y datos relevantes en su patrimonio documental histórico [en peligro porque no se traslada al Archivo General Insular desde hace 5 años].  Además, en Gran Canaria se debe incluir su fase de construcción para determinar su edad, porque muchos de nuestros viejos muros tardaron décadas en ser finalizados, como p.e., la Presa de Chira [1941-1965]. Por consiguiente, para contabilizar la edad de explotación de nuestros muros de presa no sólo hay que tener en cuenta la fecha de su Acta de Reconocimiento Final, sino las vicisitudes de su construcción-explotación, sobre todo en un lugar donde el agua es la obsesión de las heredades, las comunidades, los particulares y las administraciones. Por cierto, la Presa de Chira no tiene reconocimiento final de lo ejecutado, así que las obras desconocidas y mal documentadas no se pueden considerar seguras, aunque desde 2011 el Cabildo de Gran Canaria  y su Consejo Insular de Aguas plantearon por escrito a propios y extraños que Chira tiene garantizadas las condiciones actuales de seguridad. Sobre esta última cuestión véase el artículo crítico de expresión personal  Inseguridad de presas en Gran Canaria [más de 780 lecturas en un año]. Sigo esperando conocer a los técnicos especializados distintos del equipo de explotación de Chira para intercambiar impresiones sobre seguridad de presas. 


Chira con embalse lleno en 2010

La falta de dirección insular que existe a la hora de vigilar y controlar estas singulares obras hidráulicas, las presas muy antiguas [de 1902 a 1949], las antiguas [de 1950 a 1965] y las maduras [1966 - 1984], que de estar vacías pasan a estar llenas y vertiendo en muy poco tiempo, dice mucho de lo único que importa en la Gran Canaria: el oro líquido. El pensamiento en oro líquido produce agua: no seguridad de presas. Las personas, las propiedades y el medio ambiente son menos importantes para el Cabildo que los yacimientos arqueológicos, sus centros de interpretación, sus museos, etc. Así, el patrimonio documental de las presas no tiene por qué ser trasladado al Archivo General Insular para su mejor custodia, conservación, inventario, protección y difusión, con el objetivo de cumplir con su finalidad: gestión administrativa, información o investigación histórica, científica o cultural. El conocimiento de lo ejecutado es necesario para modificar, adaptar o mejorar una obra hidráulica, pero como en Gran Canaria no hay seguridad de presas, el patrimonio documental de presas no se traslada al Archivo General Insular.  


Pequeño bosquete colgante en el muro de Chira (2010)

A mi juicio, la administración insular conformada por el binomio Cabildo-CIAGC no puede considerar -sin ingenieros de presas- que los riesgos existentes son tolerables cuando tenemos más de 70 grandes presas en explotación en Gran Canaria; un Proyecto relevante en trámite de ejecución [Central Hidroeléctrica Soria-Chira]; y unas lluvias que a veces son excepcionales. 


Detalle del ecosistema azonal por filtraciones en Chira (2010)

Desde 1903 hemos tenido una rotura, varios incidentes y muchos vertidos por coronación, pero el Cabildo-CIAGC nos dice que los riesgos son tolerables. Pero las características generales de nuestras viejas obras dicen que los riesgos (rotura/incidente) no son tolerables: presas de gravedad, con dominio de la planta curva, taludes del orden de 0,7 y fábrica de mampostería con mortero de cal o bastardo. Que muchas presas carecen de aliviadero o tienen un sencillo orificio en la ladera, una ventana abierta a través de la fábrica o disponen de un aliviadero vertedero que suele ser lateral de labio fijo y con canal de descarga. Que no tienen galerías, drenes u otra clase de dispositivos de auscultación, por lo que no se lleva ningún control ni de subpresiones, ni de filtraciones, ni estructurales. 


Línea de filtraciones histórica en Chira (2010)

Dicen que nuestras presas suelen tener un empotramiento insuficiente, estando sin trabar la zona superficial del cimiento, lo que es origen de filtraciones bajo el cauce en muchos casos. Y también dicen los ingenieros de ayer que en las presas de mampostería la fábrica tiene densidades bajas (menores de 2 Ton/m³) cuando los mampuestos no son de rocas pesadas. Además, la porosidad es elevada (del orden del 25 % teniendo medidas de hasta el 39 %) y la escasa dureza de las aguas hace que se vaya impermeabilizando el talud de aguas abajo con incrustaciones de cal. Como carecen de drenaje, la subpresión puede llegar a ser total y las condiciones de estabilidad precarias.


Chira (2010)

Algunas características generales de las grandes presas construidas en Gran Canaria: la isla sin seguridad de presas. 

[Expresión personal]


Chira (2010)

La cal es lo que tranca (Antoñito)

Comentarios