Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
TecnoConverting
Fundación Biodiversidad
ADASA
AMPHOS 21
Baseform
Rädlinger primus line GmbH
Fundación Botín
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
RENOLIT ALKORPLAN
Sacyr Agua
Global Omnium
CAF
SCRATS
Innovyze, an Autodesk company
Asociación de Ciencias Ambientales
FENACORE
LACROIX
Aganova
Barmatec
s::can Iberia Sistemas de Medición
Agencia Vasca del Agua
Amiblu
Sivortex Sistemes Integrals
KISTERS
GS Inima Environment
Vector Energy
Ingeteam
AGS Water Solutions
Almar Water Solutions
Confederación Hidrográfica del Segura
ACCIONA
ISMedioambiente
ESAMUR
ICEX España Exportación e Inversiones
Saint Gobain PAM
DATAKORUM
Likitech
Fundación CONAMA
AECID
Idrica
IRTA
TRANSWATER
TEDAGUA
Kamstrup
Aqualia
Lama Sistemas de Filtrado
HRS Heat Exchangers
Catalan Water Partnership
IAPsolutions
MOLEAER
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Red Control
Xylem Water Solutions España
EPG Salinas
Minsait
Hidroglobal
FLOVAC
Molecor
Filtralite
Cajamar Innova
ONGAWA
Hidroconta
J. Huesa Water Technology
Grupo Mejoras
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Hach
Schneider Electric
ADECAGUA

Se encuentra usted aquí

Los laboratorios de aguas y los retos de los “nuevos contaminantes”

Sobre el blog

Mar Carramolino Fitera
Jefa de Servicio y directora del laboratorio de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Tajo

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
  • laboratorios aguas y retos “nuevos contaminantes”

Para todos aquellos que estamos vinculados a la gestión del agua de una u otra forma, la determinación de sustancias contaminantes nos es familiar.

La Directiva Marco del agua (DMA) y su reglamentación posterior, incorporaron hace veinte años el control de determinadas sustancias. Esos «viejos» contaminantes son compuestos tóxicos que permanecen intactos en el medio, elevados periodos de tiempo, pero a los que su volatilidad les permite desplazarse a distancias muy alejadas del lugar de producción. Debido a su lipofilia, se acumulan en los tejidos grasos, alcanzando mayores concentraciones a medida que aumenta la escala en la cadena trófica, lo que potencia su riesgo.

El análisis de estos compuestos ha supuesto retos analíticos importantes en el pasado que, aunque en su mayoría resueltos, perduran como problemas asociados a la dificultad de lograr cuantificar en los límites requeridos por las NCA.

Frente a esos «viejos» contaminantes, la revisión de la legislación ha puesto en el centro de atención a otras sustancias, los «nuevos contaminantes». Fármacos, hormonas, microplásticos, estos «nuevos contaminantes» son compuestos familiares de uso generalizado. ¿Por qué esa denominación, entonces? Su «novedad» se debe a la reciente conciencia de su existencia en el medioambiente, gracias a nuevas técnicas de análisis y a la disminución de los límites de detección que permiten estas. Esa conciencia ha supuesto una creciente preocupación en las administraciones y en la propia opinión pública.

Frente a esos «viejos» contaminantes, la revisión de la legislación ha puesto en el centro de atención a otras sustancias, los «nuevos contaminantes»

Preocupan por varios motivos. La amplitud de su uso, su introducción continuada en el ecosistema, su uso global no restringido a determinados medios de producción o el desconocimiento del efecto de sus metabolitos, son cuestiones que se magnifican al pensar que no se eliminan por los tratamientos convencionales de las EDAR, a donde llegan no solo desde la industria, sino desde todos los hogares.

La DMA fue pionera en poner un foco de atención en estas sustancias a través de las listas de observación. Recientemente, la nueva Directiva de Aguas de Consumo Humano (DACH) incorpora ya valores límite para tres nuevos contaminantes (dos fármacos y una hormona) y la propuesta de la Directiva de Aguas Residuales (DAR) menciona un tratamiento cuaternario con reducciones del 80% para determinados fármacos indicadores.

Su inclusión en la legislación obliga a los gobiernos al control de estas sustancias y, por tanto, a los laboratorios de aguas a su determinación y cuantificación. El primer reto de estos no es el reto analítico. El propio texto legislativo y su lenguaje a veces pueden resultar ambiguos en términos científicos: definiciones no concretas, sustancias que poseen varios congéneres o sumatorios de analitos, por ejemplo.

Posteriormente, los retos analíticos se encadenan. Al tratarse de sustancias de reciente detección, no siempre existen normas de aplicación internacionales para su análisis y cuantificación. En tanto aparecen, los laboratorios deben poner a punto procesos trabajando bajo estándares de la norma de calidad UNE EN ISO 17025. Esto implica la validación de nuevos métodos, capaces de trabajar en rutina, versátiles, para permitir incorporar las sustancias que se vayan incluyendo en las normativas en permanente revisión, y económicamente viables.

Dicha validación va precedida de la elección de la técnica analítica más adecuada a la naturaleza del analito y a los límites que se exijan, la búsqueda de materiales de referencia que permitan la comparación con las sustancias diana, la compra de equipos de elevado coste y mantenimiento, o la existencia de un personal formado y muy especializado, entre otras cosas.

Si, a estos requisitos, añadimos que la propia decisión acerca de cuáles, dónde y en qué medida debe realizarse el control, implica un conocimiento analítico previo, tendremos una idea del reto en el que se embarcan los laboratorios de aguas y por qué, hoy más que nunca, legisladores, investigadores y laboratorios deben coordinar sus esfuerzos.