La CHC alerta de la vulnerabilidad de los cauces en época de estiaje

70
0
70

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico advierte a los usuarios ribereños y a los gestores de vertidos, de la necesidad de extremar las precauciones ante el descenso de caudal producido por el estiaje. La merma de los cauces implica que cualquier incidente, de poca entidad en cualquier otra época del año, tenga consecuencias más graves en los ecosistemas fluviales, tal como está ocurriendo los últimos días con los vertidos al río Nalón y otros cauces como el Nora.

El Organismo de Cuenca intensificará las labores de vigilancia y se coordinará con el Seprona para actuar contundentemente contra aquellas acciones que pongan en peligro el equilibro fluvial o incumplan la normativa ambiental al respecto.

Además de este refuerzo, la CHC está en permanente vigilancia de los cauces, a través de su guardería fluvial y de la Comisaría de Aguas del Organismo, como departamento encargado de investigar y esclarecer las causas y consecuencias de los vertidos, incoando los expedientes oportunos y resolviendo con la sanción correspondiente en base a la normativa que rige la preservación del dominio público hidráulico.

Respecto de los últimos incidentes registrados por vertidos al río Nalón, la CHC ya ha iniciado la tramitación para incoar los correspondientes expedientes sancionadores. El Organismo de Cuenca está investigando las causas para esclarecer los vertidos que a continuación se describen:

  • El pasado 5 de agosto se observa una gran cantidad de peces muertos en el río Nalón, a su paso por la localidad de Puente del Arco (T.M. de Laviana). El motivo de dicha mortandad parece ser un vertido accidental que se produjo desde un aliviadero de la traída de abastecimiento del municipio de Ayto. de San Martín del Rey Aurelio. La causa de la muerte de peces pudo ser debida al cloro de las aguas de dicho abastecimiento. La investigación continúa abierta y los datos obtenidos hasta el momento no son concluyentes respecto a la atribución de la responsabilidad del vertido.
  • El día 15 de julio de 2009 se detectó un vertido al río Nalón, de aproximadamente 100 l/seg, procedente de las instalaciones del Pozo Carrio, en la margen izquierda del río Nalón, a la altura de la localidad de Barredos (T.M. de Laviana). El agua vertida tenía color negro y aspecto muy turbio. Se trataba de un vertido intermitente, pero incumplía en todo momento con las normas de calidad ambiental de las aguas del río Nalón y los valores límite de emisión establecidos en la autorización de vertido que posee la titular de la explotación, Hunosa. Como consecuencia, la CHC han iniciado los trámites para incoar un expediente sancionador al titular de la autorización de vertido.
  • También existe constancia de un tercer vertido el pasado 27 de julio en el río Tiraña, a su paso por la localidad de Barredos, que ha tenido como consecuencia la mortandad de peces en la zona. El tramo donde se produjo la muerte de los peces está delimitado por unas 24 construcciones contiguas al cauce. Si bien las investigaciones desarrolladas hasta ahora no han posibilitado hallar con certeza las causas y la responsabilidad del incidente, todo parece indicar que se debió a un vertido de lejía procedente de la actividad de algún garaje contiguo al cauce, no habiéndose podido identificar por el momento, al causante del vertido.

Respeto de los últimos vertidos identificados en los ríos Nora y Santa Bárbara, desde Confederación Hidrográfica del Cantábrico se está siguiendo el procedimiento habitual de toma de muestras para poder identificar las causas y la responsabilidad del vertido.

Comentarios